jueves, 12 de julio de 2012

Chocolate caliente para postres helados




La verdad es que no tengo especial preferencia por los sabores cuando hablo de postres helados. Tartas, sorbetes, helados, biscuits o granizados me gustan de todos los ingredientes, formas y maneras. Lo que sí intento, en la medida de lo posible, es que combinen bien con el chocolate, porque, quien puede resistirse a un buen chorretón de chocolate caliente sobre estos postres?. Yo no, desde luego, ya sabéis que soy una adicta confesa. Iba a decir chocoadicta pero lo he repensado unos segundos, una vez leí que eso podría interpretarse como adicta a los chocos y por extensión a las rabas y calamares, que también, pero, decididamente, no es el caso :-).

Elaborar una cobertura para tartas o una crema de estas características, con chocolate, resulta complejo por no decir directamente desaconsejable. No solo habría que atemperarlo correctamente para que adquiriera un brillo atractivo, sino que, con el contraste frío del postre, se solidificaría volviendo a su estado original. Lo que os quiero mostrar hoy es una alternativa ideal para este tipo de postres fríos. Se utiliza como cobertura de tartas (con algún gelificante), porque tiene todo el sabor del chocolate, una textura fluida y brillante, y sin los inconvenientes que os he comentado. Es una receta que he adaptado de la cobertura brillante de chocolate del libro Todos los sabores del chocolate de Pierre Hermé. Como tengo cierta tendencia a experimentar y simplificarme la vida, he acabado adaptando las proporciones de los ingredientes  además de utilizar simplemente leche, en lugar de nata y agua como indica la receta.  Veréis, y a riesgo de poner en evidencia mi ignorancia, tengo que deciros que no entiendo muy bien el sentido de rebajar nata con agua, o reconstruir la leche mediante la rebuscada fórmula de mezclar leche en polvo con agua, en lugar de utilizar directamente leche. Seguro que todo ello tiene una razón de ser y que yo no alcanzo a comprenderla, quizás una cuestión de temperaturas o de grasas, no lo sé, pero, os puedo confirmar que con esta pequeña sustitución queda también estupendo. En cualquier caso, y como no podía ser más sencillo y resultón, he querido compartirlo con vosotros. Seguro que se os ocurre mil combinaciones donde usarlo.

El helado con que he emparejado este delicioso fluido también es casero. Se trata de un biscuit al whisky extraordinariamente cremoso, sencillo de hacer sin necesidad de heladora y que os traeré la semana que viene. Hace unos meses me regalaron el accesorio para helados de la cooking chef. Sobra decir que he preparado helados como una posesa y que os los quiero traer. Si no todos, al menos, una muestra. Sin embargo, he querido empezar por algo muy fácil y artesano para que, quienes no tengáis este accesorio o un aparato similar, podáis hacer en casa todo tipo de helados cremosos.  Hoy empezamos por el tejado y la cobertura de chocolate caliente, os apuntáis? ;-)




Ingredientes: (para aproximadamente 4 copas)


  • 250ml de leche entera (también podéis usar semi descremada si lo preferís, aunque os recomiendo mejor la entera)
  • 125 gr. de azúcar
  • 60 gr. de cacao en polvo (100% cacao)


Os vendrá bien si disponéis de un termómetro digital pero no es absolutamente necesario.




Es muy posible que en vuestra zona haya marcas de cacao distintas, así que no es necesario que os guiéis por la que he utilizado yo, solo debéis procurar comprar uno que sea 100% puro cacao. No uséis derivados ni "chococaos" ni similares :-)




Lo que suelo hacer es mezclar primero y en seco el cacao con el azúcar. Podéis usar también azúcar glace, pero, en este caso, no es estrictamente necesario.




Llevad la leche al fuego y cuando empiece a estar caliente añadís la mezcla. Idla disolviendo con unas varillas hasta que empiece a hervir. Se disuelve muy fácilmente.

A partir de este momento debéis estar muy pendientes, removiendo constantemente, pues, al principio, tiende a querer desbordarse con facilidad (por la leche, al hervir) y, además, a pegarse al cazo (por el cacao). Procurad usar un cazo con capacidad suficiente para que no se desborde.

Para alcanzar la textura adecuada lo ideal sería que pudierais controlar la temperatura con un termómetro digital, pues la mezcla debe alcanzar los 103ºC, pero, si no disponéis de él, dejad que hierva por unos 3-4 minutos o hasta que notéis que toma cierto cuerpo, como si se tratara de un caramelo líquido suave, almíbar o jarabe fluido.




Aquí podéis observar la textura que os comento.

Una vez preparado lo vertéis en algún recipiente con el que,  además de servirlo, podáis recalentarlo al microondas si fuera necesario. Resulta muy práctico si hay que servirlo como postre y lo tenéis todo preparado a falta sólo de unos segundos de microondas. (Tened la precaución de utilizar una cucharilla metálica que absorba el impacto del calor y evite que el recipiente estalle, sobre todo si es de cristal, recordad que estamos trabajando con un punto de ebullición más alto del normal)






Si lo hicierais con antelación, no os preocupéis que no pierde el brillo ni la textura, ni al enfriar ni al recalentar.

Me gustaría que tuvierais presente que, para utilizarlo como cobertura de tartas, deberíamos usar un gelificante justo en el momento que tuviera la temperatura indicada por el fabricante del producto, ya sea gelatina en polvo, en hojas (cola de pez) u otros. Algunos gelificantes deben unirse a la mezcla  a 60ºC, otros a 90ºC (una vez alcanzados los 103ºC), pero todos deben trabajarse sobre la tarta a distintas temperaturas, siempre más bajas, necesitando para todo ello,  forzosamente, un termómetro digital. Os lo comento porque este procedimiento que os explico hoy solo es válido para la finalidad que le he dado, que es cubrir con un fluido caliente y brillante una superficie fría (o templada, pues queda fantástico sobre una porción de bizcocho borracho).
Otro día que prepare una tarta ya os mostraré como hacer esta mezcla para coberturas sólidas y que vuestras tartas parezcan un espejo. :-)




Si necesitáis recalentar el preparado, hacedlo justo cuando ya tengáis el postre a punto. Más si se trata de helado como en este caso, ya que el calor del chocolate lo derrite fácilmente. 




Yo me he servido dos bolas de biscuit helado al whisky, pero podéis usarlo sobre un corte o una porción de tarta helada.




Aquí podéis apreciar también la textura que debe tener, se trata de un fluido viscoso, como un almíbar, muy parecido al del caramelo líquido, pero sin llegar a ser una crema espesa de chocolate.

Mi sugerencia es que lo llevéis a la mesa y dejéis que cada comensal se sirva la cantidad que desee. De esta manera el helado se sirve intacto y el contraste frío y caliente resulta más evidente.

Tampoco es que el helado se derrita instantáneamente ni en su totalidad, pero sí que, lógicamente, absorbe el calor del chocolate y se va fundiendo poco a poco. En esta foto inferior podéis apreciar lo que os comento. Alguna vez que lo he pedido en un restaurant me han servido el helado y, aparte, la jarrita con la salsa de chocolate.


Espero que a estas alturas ya lo estéis casi saboreando... jajajaj ...ummmmm, o yo soy muy golosa o esto está irresistible!


En la siguiente foto podéis apreciar como el chocolate mantiene un brillo intensísimo, que no desaparece con el frío y lo mejor de todo, no se solidifica. Probadlo porque es muy fácil de hacer, no necesitáis ningún aparato fuera de lo común y estaréis encantados con el resultado.






30 comentaris:

  1. Pues me parece una idea estupenda. Estoy deseando ver esos helados preparados con el accesorio de la cooking (espero que puedan adaptarse a la heladera de la Kitchen Aid).
    Necesito un racionador de helado como el tuyo, se me han roto dos en nada de tiempo...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ningún problema, cualquier receta preparada con la cooking chef es perfectamente aplicable a la KA, a cualquier tipo de mixer o robot, e incluso prepararse a mano. Caso aparte sería la Thermomix, que tiene su propio modus operandi y solo pueden aplicarse sus propias recetas.

      Eliminar
  2. Mira tu entrada me sirve de aliento pues tengo problemas con el chocolate, que fácil lo has puesto y estoy deseando la cobertura para los pasteles, no me queda brillante que es lo bonito....gracias , estaré atenta ...besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que es porque usas chocolate y no lo trabajas adecuadamente. Prueba de hacerla tal como explico aquí pero añadiendo un gelificante y respetando al pie de la letra las temperaturas que indique el fabricante. Aparte, intenta que no se produzcan burbujitas, pues afean la superficie.

      Cuando cubras la tarta hazlo a una temperatura que ronde los 30º o 40ºC, las instrucciones del producto también te lo deberían especificar. Aplica la cobertura poniendo la tarta sobre una rejilla y dejándola caer sobre una cuchara del revés, o similar, para que no te marque un hueco en la superficie.

      En cuanto haga una tarta lo explicaré más detalladamente, pero, de momento, a ver si con esto que te digo te animas a probar :-)

      Eliminar
  3. Buenísimo eso de que no se solidifique, además lo del atemperado del chocolate es una cuenta pendiente bastante importnate, y no es tan fácil la cosa.
    La combinación con el biscuit de whisky debe de quedar brutal!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Ideal para cuando tienes gente, si sólo es calentar y servir, es una gozada. Fantástica receta, gracias. Besos

    ResponderEliminar
  5. Felicidades me parece una receta de diez, yo tambien soy una adicta al chocolate,aunque solo me gusta el chocolate negro.
    Imagino que el helado es casero ¿no? he buscado la receta pero no la encuentro. ¿la vas a poner?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es casero, es un biscuit helado de whisky, y lo subiré la semana que viene. Al principio de la entrada lo he comentado. :-)

      Eliminar
    2. Gracias.
      Al leer todo con detenimiento, lo he visto, con las prisas por leer la receta no me habia dado cuenta.
      Besos

      Eliminar
  6. !Dios mio! la que se derrite soy yo. Estaré atenta al helado. besitos

    ResponderEliminar
  7. Siempre tentándonos...Me encanta tu blog. Gracias por hacerme pasar buenos ratos en tu cocina.

    ResponderEliminar
  8. va fantasticamente bien en los postres y helados
    bon cap de setmana

    ResponderEliminar
  9. Casi un imprescindible, sobre todo para cuando hay invitados.
    Aunque no me gusta el chocolate me llevo la receta, me encanta la idea.
    Bss.

    ResponderEliminar
  10. Carlos Caro





























    Carlos caro.
    Tienes un gusto y unas manos de maravilla por lo que leo y veo, tus recetas deben estar riquisimas (aún no he tenido tiempo de elaborar ninguna, espero Espero me inluyas em tu circulo de amigos blogueros.



    Como puedo conseguir mas publicidad para mi blogs?



    Un abrazo

    elcalderonazari.blogspot.com

    elcalderonazari@gmail.com



    Málaga - España

    ResponderEliminar
  11. Que sencilla esta receta, pero que pinta tan deliciosa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Deliciosa...como todo lo que expones en esta ventanita tuya...que por cierto me tiene enganchada...hoy POR FIN he podido terminar de ver todas y cada una de las entradas que han puesto, y las he leido TODAS, con puntos y comas...ME ENCANTA, se convertirá en una de mis "biblias" culinarias, ya verás...jejejej...
    por cierto...nos tienes un poco abandonados...supongo que estarás bien de salud, y que "solo" estés descansando, y disfrutando de este verano glorioso...Si es así, espero con ansiedad noticias nuevas...
    Un saludo de una gijonesa enamorada del buen comer..
    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  13. Las flores de Mantou me han traído hasta aquí, que bonito tu blog y que bien explicado.
    Me quedo por aquí, para que me sigas sorprendiendo!
    Gracias por compartir recetas tan bonitas con tod@s.
    Un cordial saludo.
    Sonia.

    ResponderEliminar
  14. Abro esta página tuya cada día...nos tienes abandonados...que vacaciones más largas...sé que suena muy egoísta, pero....VUELVEEEEEEEEE...y pronto, que te echamos de menos...

    ResponderEliminar
  15. Llevo tiempo siguiendo tu página perpleja... se me caen los lagrimones de ver las maravillas que hacer, la delicadeza y lo bonito de la fotos. ENHORABUENA, ya me he hecho seguidora, no quiero perderme nada!!!

    ResponderEliminar
  16. Que buena idea!!! A mi también me gusta MUCHO el chocolate caliente sobre los postres fríos!!!!

    Voy a ponerla en práctica, como puedo congelarla? Me gustaría hacer una buena cantidad y tener siempre disponible...

    ResponderEliminar
  17. Fantástica entrada! Se acabó el chocolate-roca en los helados.
    Gracias !!
    Besos
    Mónica

    ResponderEliminar
  18. Toc toc... te extraño :(
    Besicos sorianos

    ResponderEliminar
  19. Felicidades. Tiene una pinta extraordinaria.

    ResponderEliminar
  20. Hace mucho que no publicais nada y se os echa en falta

    ResponderEliminar
  21. que rico dos debilidades helado y chocolate

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba