martes, 13 de marzo de 2012

Crema de calabaza y gambas salteadas con naranja




Ya sabéis que las cremas de verduras me encantan, me parecen un plato muy socorrido, reconfortante, gustoso y nutritivo, ideal para empezar bien una comida o simplemente como cena ligera. Como además se pueden acompañar de tropezones varios, acaba resultando un plato siempre original y adaptable a cualquier paladar. Pero si alguna crema me roba el corazón de manera especial es ésta, la de calabaza con gambas.

Cuando os hablé de la crema de calabacín ya os comenté que no se trata de recetas muy elaboradas ni complicadas, sino de una mezcla de hortalizas y verduras salteadas que se cuecen con caldo de pollo, se trituran y luego se les da carácter singular con ingredientes salteados de nuestro gusto. Esto hace que sean muy versátiles, pero, para mí, tienen un inconveniente importante teniendo en cuenta que cocino a ojímetro, nunca me salen dos cremas exactamente iguales :-) Solo peso los ingredientes cuando os subo una receta y tengo que dar las gracias a ello pues esta me quedó especialmente sen-sa-cio-nal. Me alegro de tenerla apuntada, porque hasta yo vendré a consultarla. :-) 

Os explico como la hago:


Ingredientes: para 2 personas


Para la crema:

  • 400gr. de calabaza
  • 150 de patata
  • 1 cebolla grande
  • caldo casero de pollo ( o en su defecto, algún caldo preparado de vuestra confianza)
  • sal y pimienta
  • 60gr. de mantequilla
  • 2 cucharas soperas de nata (o crema de leche) para cocinar. (< 18% MG)
Para el salteado de gambas:
  • media docena de gambas  de calibre medio (25-30 piezas kilo) (frescas o congeladas pero sin pelar, queda mucho más sabroso )
  • 2 dientes de ajo
  • perejil
  • 1 naranja (solo necesitareis un poco de zumo)
  • aceite de oliva virgen extra
  • escamas de sal (opcional)




Procedimiento:



También os he comentado muchas veces que suelo tener, en el congelador, pequeñas cantidades de caldo de pollo, de manera que me sirva para estas preparaciones. En el listado os he dejado el link por si os hace falta. Se trata de un caldo realmente económico y totalmente desatendido que podéis preparar en un rato tonto y que os dará para muchas ocasiones. Con una simple carcasa de pollo, alguna verdura que os baile en la nevera y un par de huesos bien seleccionados de jamón, que no contengan grasa, ni jamón, ni tuétano, obtendréis un caldo gustoso, blanco y con muy bajo contenido en grasas, para todo tipo de cremas, salsas e incluso arroces. A mí me gusta usarlo en estas cremas, pero si no tenéis tiempo o ganas de prepararlo (ya os daré la colleja otro día), utilizad algún caldo preparado que sea de vuestra total confianza. Pero ponédselo, porque, a diferencia de otras cremas de verduras, os cambiará radicalmente el sabor si utilizáis simplemente agua. La calabaza es especialmente dulce y a mí su sabor dulzón no me desagrada, al contrario, pero, aunque también quedaría muy buena sin el caldo, no tendrá nada que ver con ésta.




Tanto si compráis una calabacita entera o una sección de calabaza grande, lo primero que deberéis hacer es quitar la piel exterior. 

Si es entera la laváis antes para quitarle los posibles restos de tierra. Si es en una pieza, intentad retirar la piel con cuidado y luego enjuagad un poco la calabaza bajo el grifo. El caso es que procuréis que no se os cuele en la preparación.

Una vez limpia, cortadla en daditos pequeños que faciliten su cocción.






Lavad, pelad y cortad también la patata en dados.

La cebolla la cortáis en brunoise.




En una olla ponéis a derretir la mantequilla y rehogáis la cebolla a fuego suave. Recordad que la mantequilla es más delicada que el aceite de oliva.




No dejo que la cebolla coja demasiado color, pero sí que pase ese punto de rehogado y empiecen a medio dorarse las puntas. Aseguraos que la cebolla está bien cocida, de lo contrario, por mucho que la tengáis hirviendo después, no perderá la textura de cruda.

En ese momento añado la calabaza y le doy un par de vueltas. Sin más.




Y a continuación los dados de patata.




Le dais otro par de vueltas y entonces añadís el caldo de pollo, el suficiente para que cubra la preparación de manera holgada y teniendo en cuenta que tiene que hervir un ratito.

Salpimentad algo más generosamente de lo habitual, con intención de contrarrestar el dulzor de la calabaza. Pero no lo hagáis en exceso, pues el caldo de pollo ya le aporta este contrapunto de sabor. Luego podréis rectificar y siempre es preferible pecar de escasos.

Una vez arrancado el hervor bajáis el fuego y dejáis cocer lentamente unos 20 minutos o hasta que, al pinchar, las patatas estén tiernas.




Mientras cuece, limpiad y pelad las gambas en su totalidad o dejando simplemente la punta de la colita, a modo decorativo. Después os cuento un par de opciones de decoración.

Practicad un corte dorsal profundo, pero sin llegar a dividir la gamba en dos mitades. Esto nos permitirá quitar limpiamente el cordón intestinal y a la vez, al saltear, adoptará una posición que facilitará que se mantenga en pie.

Ya os he contado muchas veces que prefiero comprar las gambas frescas, aunque sean algo más pequeñas, pero en esta ocasión solo encontré langostinos, así que utilicé unas gambas congeladas que venden en Eroski que tenían muy buena pinta, y que además resultaron sabrosísimas. 

Aquí las llaman gambones, porque con "gamba" se refieren a la pequeña, que en otras partes es conocida como arrocera, pero si sois del mediterráneo, me entenderéis si os digo que se trata de una gamba roja de calibre medio.

Una vez las tengáis limpias las reserváis en la nevera hasta el momento de utilizarlas.



Cuando la patata esté bien cocida retiráis la preparación del fuego y la trituráis.

Probadla y rectificad de sal y pimienta si fuera necesario. Tened presente que, de tener que hacerlo, deberéis devolver momentáneamente la preparación al fuego, para que la sal se disuelva correctamente.

Con esta crema que habréis obtenido podéis hacer dos cosas. Si os gustan las cremas finas podéis pasarla por un chino o un colador de malla fina. 

Si os gusta un poco más consistente o queréis beneficiaros de la fibra de las verduras, simplemente dejadla tal como os haya quedado. Yo lo hago así, pero es una cuestión de gustos personales. El sabor es exactamente el mismo.

También podéis aligerar la textura añadiendo un poco más de caldo, todo esto a vuestro gusto. De hacerlo, recordad que sea de nuevo en el fuego.




Cuando tenga la textura, sabor y consistencia que os guste añadid, pero ya fuera del fuego, un chorrito de nata para cocinar, aproximadamente una cucharada sopera por comensal. 

Removed y reservad caliente.




Ahora saltead las gambas con un poquito de aceite de oliva virgen extra. El fuego vivo pero sin ser excesivamente alto.




Cuando apenas hayan cambiado de color, estando aún sin cocer, añadís los ajos y el perejil muy bien picaditos. Removéis 10 segundos y añadís un buen chorro de zumo de naranja. Como casi todo, suelo hacerlo a ojo, pero, es aproximadamente como una cuchara sopera por comensal.

Dejáis que se emulsionen los sabores, apenas unos segundos, y apagáis el fuego.

Esto le da a las gambas un sabor fresco, agudo, que a la vez se trasladará a la crema.

También podéis añadir unas escamas de sal sobre las gambas, pocas, lo justo para intensificar su sabor puntualmente.
Servid la crema, añadís las gambas y salseáis por encima el aceite con naranja que ha resultado del salteado de las gambas. Veréis que cosa tan deliciosa. :-)


Sugerencias de presentación:

Si no tenéis que impresionar a ningún invitado, o simplemente prescindís del atractivo visual, os recomiendo que troceéis las gambas y las mezcléis con la crema. La crema de calabaza preparada de esta manera es de por sí de un paladar exquisito, suave y gustosa. Sin embargo, acompañada de un pequeño bocado de gamba con un sutil perfume a naranja, pasa a ser una sensación realmente sublime. 

Si por el contrario os apetece algo más elegante que los tropezones de gamba, pero no menos gustoso, mi sugerencia es que presentéis la crema con una gamba en el centro. De esta manera elevaremos, a la coprotagonista del plato, a la categoría más que merecida de estrella invitada, acaparando todo el interés del comensal y, seguramente, llevándose todos los elogios. Más de uno os preguntará, sin esperar a verlo por sí mismo, como habéis conseguido que se mantenga ahí :-)

Para que esta deliciosa vedette pueda mantenerse sobre la superficie, colocad debajo las otras dos gambas, una encima de la otra, dentro de la crema. De esta manera cada comensal deberá cortar las gambas, pero habremos llamado su atención y qué caray, que con la vista también se come :-)





35 comentaris:

  1. Me encanta Maduixa, conviertes una sencilla crema de calabaza en algo sublime. Y con esas gambas bailarinas.......... Una maravilla. De lo único que yo prescindiré es de las cucharadas de nata, por lo demás perfecto. Un beso. Esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico. Para una sopera como yo, otra combinación ideal. Yo creo que le va tan bien la gamba con naranja, porque un chorrito de zumo de naranja le va genial a la calabaza. Riquísimo!!!

    ResponderEliminar
  3. Nos ha gustado mucho tu crema, Y claro que sí, con los ojos también se come, esa gamba en equilibrio es magistral. Felicidades

    ResponderEliminar
  4. Los platos de cremas y sopas son mis preferidos sin duda.Y además con las verduras que sean, me gustan todas. Pero las gambas salteadas en el zumo de naranja me parecen sensacionales. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me parece un plato muy gustoso, la combinación es muy original y las fotos te han quedado muy bonitas. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Tiene una pinta espectacular. Las cremas son una cena muy recurrida en mi casa, probaremos esta receta!

    ResponderEliminar
  7. una buensima y sana crema y el toque de las gambas le da categoria al plato,me ha gustado el truco de que para que se aguanten bien rectas poniendo debajo las otras dos gambas.
    peto

    ResponderEliminar
  8. Qué delicia de crema y con estas fotos tan maravillosas que nos pones, dan ganas de meterse dentro del ordenador, para ver si podemos catar algo.
    Muxus

    ResponderEliminar
  9. Aún dudo, no se si me ha gustado más la crema, las gambas o las fotos !!!

    petonets

    ResponderEliminar
  10. Pues fíjate que la calabaza y yo no nos terminamos de entender bien pero claro, con esas gambas y esa presentación, nos hacemos amigas en un pis-pas, ja,ja.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  11. Jejeje, buen truquillo, me ha gustado!. La crema deliciosa seguro, este mismo año descubrimos que el toque de naranja al ajillo le tiene que ir de miedo a la crema de calabaza, y sin duda probaremos ese ajillo, me parece lo más. Te veo muy 'naranjera' últimamente... pues me parece genial, es una de mis frutas predilectas!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Quina crema tan deliciosa!
    Sóc una amant de les cremes de verdures,
    m'agraden de totes les classes.
    Però els acompanyaments que ens presentes
    sempre són genials ,com el de la crema d'espàrrecs
    que la llimona i l'oli amb la nata muntada ,
    l'hi dóna un gust de l'ho més exquisit.
    La carbassa ja de per si al ser dolça
    el toc de la taronja ,l'hi serà molt bona acompanyant.
    Referen al caldo de pollastre ,és molt bona idea,
    jo el congelo en pots de 500cc,i sempre el tinc apunt.
    Quin munt de idees ,que sempre ens proporciones.
    Com sempre molt agraïda.
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  13. En tu linea, una receta sublime acompañadas de unas magnificas fotos que hacen que la receta todavia sea más atractiva. Felicitats!!! guapa...

    ResponderEliminar
  14. Espectacular! Tiene una pinta genial con esas gambas y el toque de naranja suena muy bien!
    Saludos,
    Pablo.

    ResponderEliminar
  15. Montse que buena idea la de sujetar las gambas. Yo la hago igual o muy parecida solo que con mejillones y está tambien muy rica.Por cierto probe tu pollo al limón . Un exitazo. Besets

    ResponderEliminar
  16. Yo soy una auténtica fan de las cremas, pero de verdad de verdad. De hecho anoche mismo tomé una cremita de puerros con espárragos salteados.

    La crema de calabaza me vuelve loca, la he preparado muchas veces tal como tú la haces (las cantidades tampoco las sé con exactitud jeje) y también muchas otras veces acompañada de otras verduras que tenía en la nevera. Sólo que no le hecho el chorrito de nata del final. Pero el caldo de pollo casero si que lo utilizo, el sabor que le da es increible, infinitamente mejor que con agua.

    El toque que me falta a mí son esos gambones salteados con zumito de naranja, ¡se me hace la boca agua!

    Un beso grande, Montse.

    ResponderEliminar
  17. Acabo de descubrir tu blog a través de Cogollos de agua y que razón tiene Chelo en su recomendación. Todo lo que tienes es delicioso y con un paso a paso estupendo. Con tu permiso, me quedo por aquí. Besitos.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. Hola te he descubierto por Chelo de Cogollos de agua y no mentía en absoluto cuando recomendaba tu blog. Es una maravilla, todo muy bien explicado y con unas fotos preciosas. Me quedo a partir de ahora como una fiel seguidora. Besos

    ResponderEliminar
  19. Una crema boníssima amb un acompanyament de luxe
    Petons

    ResponderEliminar
  20. Naranjas de nuevo.... genial! Me gustan mucho los platos con naranja, y esta crema tiene una pinta riquísima.
    Por cierto, hice el pollo de la entrada anterior.... bueno, bueno... im-prezionante! Muy bueno. Repetiré.
    Esta receta seguro que también cae (si me dejan, ya sabes, jeje ;-) )
    Bss

    ResponderEliminar
  21. Sencilla y deliciosa.
    Con todos estos detalles y consejos es imposible poner una disculpa para no prepararla.

    ResponderEliminar
  22. Una cremita bien rica, que juego da la calabaza y qué agradecida es. Fantástica presentación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Que rica y que presentación ....geniallll !!!!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  24. Mmmm si hasta parece que me llega el aroma de las verduritas friéndose...una receta suculenta con presentación de lujo...un besito

    ResponderEliminar
  25. La crema de carbassa és de les meves preferidesi acompanyada d'aquestes gambes a la traonja e s converteix en un plat de luxe digne d'un gran dinar!

    ResponderEliminar
  26. m'encanta!!
    avui anant de blog en blog m'he trobat per casualitat amb el teu... es fantàstic!!
    segueixo mirant!!
    per cent, ja em pots conciderar la teva seguidora!!
    un petó!!

    ResponderEliminar
  27. Cada día me aficiono más a las cremas.
    Esta tuya creo que no va a tardar en aparecer en mi cocina. Me ha dejado enamorada total.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. La presentación es de auténtico lujo. Nadie se puede resistir a esta crema!

    ResponderEliminar
  29. Quina proposta mes bona!!! i lo de les gambes amb taronja un puntás!!!! la presentació molt maca. Petonets

    ResponderEliminar
  30. a mi tambien me gustan mucho las cremas,y las q llevan calabaza creo q la q mas.

    ResponderEliminar
  31. Exquisita crema y las fotos, de sobresaliente.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. La calabaza es que está rica con cualquier cosa, verdad? ;-D
    Nunca la he probado con gambas, pero ese toque de naranja promete, ñam...

    Petons!

    ResponderEliminar
  33. Muy buen truco el ajillo a la naranja, se me ocurren infinidad de aplicaciones. El de añadirlo a la crema muy bien...

    un saludo maestra...

    ResponderEliminar
  34. que maravilla de receta
    me encanta la calabaza
    me quedo a saborear estas deliciosas recetas .
    saludos desde las baleares

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba