sábado, 7 de mayo de 2011

Káber Elluz tunecinos, la receta viajera.






"Cuenta la leyenda que, hace mucho tiempo, un genio malvado privó a Túnez de dátiles. El sultán que reinaba por entonces era un hombre cruel y solo los confites tenían el poder de dulcificar su carácter. De día en día se reducía la reserva de dátiles y una de las cocineras de palacio, creyendo que podría engañar las papilas del sultán, hizo unas bolitas de masa de almendra, pistachos y avellanas. Descubierta la superchería, el sultán la decapitó."



Esta historia adereza la receta de kaber elluz que he extraído del libro "Conina tunecina". Los Káber elluz son un dulce tradicional que suele degustarse en celebraciones familiares especiales. Como muchas preparaciones está elaborado básicamente de almendras, cuyo cultivo se centra principalmente en la region de Safx, a 270km de la capital del país.  Desde que visitamos Túnez, en otoño, quería preparar alguna receta tunecina que me diera la excusa de ensañaros algunos de sus bellísimos rincones. Por eso, cuando los chicos de el taller de cuina propusieron celebrar su segundo aniversario con "la recepta viatgera", que nos recordara algún rincon de mundo al que hubiéramos viajado, pensé que era la mejor ocasión para traérosla. Nosotros solo pudimos visitar por unas horas la capital, Tunis, la milenaria Carthage y la deliciosa y pintoresca Sidi Bou Said, sin embargo fue suficiente para conquistarnos y desear poder volver algún día.



Abrochaos el cinturón que nos vamos de viaje. :-)










Llegar a las ciudades por mar, y descubrirlas poco a poco, es una sensación casi indescriptible que recomendaría a todos aquellos que aún no la hayan experimentado. A diferencia de otros puertos, donde habíamos visto despertar las ciudades entre el alba y las luces artificiales, llegamos a La Goulette a media mañana. La luz y el turquesa del mar eran tan espectaculares que fuimos conscientes de que, a pesar de tratarse del mismo mediterráneo que baña nuestras ciudades, nos estábamos acercando a otro continente. 

Foto de La Goulette en 2008, wikipedia.


El puerto de la ciudad de La Goulette lo es también de la capital del país desde 1893, Tunis, que está situada a unos 8 km. Su nombre proviene del italiano Goletta,  que a su vez deriva del árabe  Halq al-Wādī , "gola del uadi" o "garganta del río" porque es el paso por donde entran los buques desde el mar, haciendo clara referencia al canal que comunica el precioso lago de Tunis con el mar abierto. Esta ciudad costera, que fue el primer puerto del país, es hoy en día uno de los lugares más apreciados por los habitantes de la capital que en verano se refugian del calor en esta población residencial. La vista desde el puerto no es quizás la más agraciada, como en la mayoría de las ciudades (excepto Nápoles, que parece posar para el mar), pero desde ahí podíamos observar la fortaleza de la Carraca, construida por los españoles y conquistada más tarde por los turcos. 




Contratamos un guía que nos llevó a Tunis. La capital es una mezcla de modernas infraestructuras y edificios altos, edificaciones árabes, y calles y establecimientos que recuerdan el estilo arquitectónico del París de los años 60, época en que Francia abandonó su protectorado. Sus habitantes hablan árabe, francés y un dialecto tunecino mezcla de ambos idiomas, propio de la zona. Esto en lo tocante a lo oficial, en la práctica no es difícil encontrar quien te responda en inglés, alemán, italiano e incluso en castellano. Si habláis francés no tendréis ningún problema ya que sigue siendo el idioma del comercio, y frente a la radicalización islamista, muchos tunecinos se aferran a él con la clara intención de mantener el contacto con los ideales y cultura europeos.



A medida que nos íbamos acercando a la Medina ese aire europeo iba lógicamente dando paso a la cultura árabe, sin embargo, a nuestros ojos ignorantes y en cuanto a la estética de sus habitantes, tanto mujeres como hombres, nos pareció más "occidental" que la que podemos encontar en muchos barrios de nuestras grandes ciudades.



La Medina, que es como se define a una ciudad árabe, es uno de los lugares más turísticos y característicos de la cuidad. Donde se abandona el presente de la urbe y descubrimos, entre callejuelas estrechas, el verdadero corazón histórico de Tunis. Allí visitamos el barrio "des Andalous", que fundaron aquellos que fueron expulsados de España en la reconquista pero que llegaron aquí con el título de andaluces, calles intrincadas de fachadas estrechas y blancas y ventanas turquesa. Toda una preciosidad para el turista.



También visitamos la Madrassa.





Lo que más me llamó la atención, aparte de los mosaicos que decoran numerosas entradas,  fue las puertas tan hermosas que se encontraban por doquier. La mayoría de ellas decoradas con motivos de cargado signo religioso.




Y que la guía nos mostraba con todo lujo de detalles.



El la medina se encuentran también los distintos zocos, los populares mercados tunecinos, situados en laberínticas, claustrofóbicas y abarrotadas calles, que se agrupan en gremios comerciales y donde, no os quepa duda alguna, hacer unas pequeñas compras resulta un acto casi heroico.



El deporte nacional, en lo tocante al comercio, es entrar en una batalla regateadora tal que el vendedor consiga endosar su artículo por un valor cuatro veces superior al real y que al mismo tiempo a ti te parezca que te estás llevando un chollo, tal como suena. El precio inicial del juego cotiza al alza en función de la cara de entusiasmo con que te presentes al duelo dialéctico. No os penséis que es tarea fácil para mentalidades de hipermercado, porque si aprietas mucho ofendes, si no lo haces, y les dejas llevar la iniciativa, también.

Para dificultar más la contienda, si cabe, no hay ni un solo precio a la vista del cliente, pero sí unos cestillos de mimbre donde el vendedor que te toca en suertes, porque se te rifan al entrar -esto es un hecho comprobado-, te hace ir depositando todo aquello que te guste y con un  "ya hablaremos de dinero después", que te sueltan con toda la naturalidad del mundo, tomas consciencia repentina de la  trampa en la que has caído, porque desde ese preciso momento sabes que te están obligando a enseñar todas tus cartas antes de empezar la partida. No es de extrañar pues que unos mosaicos por los que me pedían 300 euros, porque en el zoco te piden euros, acabes encontrándolos en otras poblaciones a unos pocos dinares, y sin regateo. No os apresuréis en las compras porque en la otra esquina lo encontrareis a mitad de precio. :-)

Hablando de dinares, ni se os ocurra sacarlos del país pues está prohibido, o al menos lo estaba. Id con euros que en todas partes os harán el cambio, sobre todo aquellos lugares que son turísticos. Me acerqué  a una farmacia porque con tanta brisa marina estaba incubando la madre de todos los resfriados. Pedí paracetamol y pastillas para la garganta y aunque me atendieron unas señoras de aspecto occidental (algo que no ves en toda la medina, ni señoras, ni de aspecto occidental) y en francés, no me aceptaban euros. Por otro lado, tampoco aceptaban VISA si no hacías un gasto considerable, con lo que me aprovisioné de ambos medicamentos para varios inviernos, a regañadientes, eso sí, no me hacía ninguna gracia usar la tarjeta, para qué os voy a mentir. Una curiosidad, allí los medicamentos no solo resultan baratísimos, si no que se venden en dosis sensiblemente inferiores a las que estamos acostumbrados, prácticamente infantiles, así que salí de la farmacia con un montón de cajas con el etiquetado en árabe.



Camino de Sidi Bou Said pasamos por Carthage. Lo que fue el enclave más importante del mediterráneo se ve reducido a unas pocas piedras que, con muchísima imaginación, puedes reconstruir mentalmente en forma de columnas, arcos, patios e imponentes construcciones navales, hasta el punto que solo si prestaste atención en la escuela te puedes llegar a imaginar las guerras púnicas. Ejemplo de ello es la foto de arriba, esta tierra ajardinada que veis entre las casas y el agua es un pequeño islote, de forma perfectamente circular y rodeado de agua, construido para el amarre de las naves de guerra cartaginesas. Una flota que llegó a alinear 350 navíos quinquerremes con la que dominaba el mediterráneo.



La mayoría de estas ruinas conviven junto a edificaciones modernas sin otro motivo que el  de "haber aprovechado los pedruscos" para construir la casita. Un poco triste y más cuando vienes de ver el esplendor del imperio romano o las increíbles ruinas de Pompeii. Pero es así. Sin querer excusar esta política de abandono, es fácil entender que tengan prioridades más urgentes.

Sidi Bou Said es aquello que espera encontrar el turista que no ha visitado nunca Túnez (y que tampoco ha visto la guerra de las galaxias :-)) ). El típico pueblecito costero mediterráneo que no sabes si está en el sur de España o en una pequeña isla griega. Calles empinadas que derivan al mar, cielo azul luminoso, fachadas blancas, flores que crecen exuberantes y mucha artesanía manufacturada.


La zona peatonal es la que concentra las tiendas de souvenirs, pequeñas galerías de arte y las terrazas donde tomar un refresco mientras disfrutas las vistas del acantilado. Aunque la bebida típica es el delicioso te con piñones pueden degustarse todo tipo de zumos naturales, que saben a gloria tras haber pateado todo el día.

A pesar de que el regateo sigue siendo un arte del que ningún vendedor parece prescindir, en estas tiendas los precios son mucho más honestos para ambas partes y aquí encontrareis todo lo que pensabais llevaros del país como recuerdo. Como los preciosos mosaicos o la rústica artesanía. También las rosas del desierto o esos camellos de peluche, que parecen ser el top manta en el zoco y por el que te han pedido 5 euros, que aquí encuentras por 1 dinar.

Bueno, para ser exactos, todo menos la pequeña joyería. La guía nos avisó que las compras había que hacerlas en las "cooperativas del estado" (en el zoco, donde las fotografías de Ben Alí eran omnipresentes), como si en otros lugares nos hubieran de engañar. Solo que la tienda que visitamos no nos convenció y no compramos. De aquellos sitios que visito me gusta llevarme como recuerdo algún pequeño colgante con el símbolo del país. Siempre hay algo que es típico del lugar y me hubiera gustado comprar una main de Fatma de plata. Cuando llegué a Sidi Bou Said pregunté por ellas y pareció como si le hubiera mentado la bicha, cambió de repente el francés por el árabe y empezó a negar con la cabeza, algo que yo interpreté como "a mí no me vengas con problemas".  Y esto me ha hecho recordar que en el zoco, cuando te interesas por algo de joyería, te sacan un mechero que siempre tienen a mano y la pasan por el fuego como si fuera un asador exclamando "est bonne, est bonne!". Me imagino que para demostrar que las piedras son auténticas y no se derriten :-)). No es que haya visto mucho mundo, pero aquello era la primera vez que  lo veía.   


En descargo de lo que he comentado acerca de algunos comerciantes del zoco, me gustaría comentaros que, en todo momento, el trato del tunecino de a pie hacia el turista es absolutamente exquisito. A pesar de los numerosos grupos de curiosos que inundan sus estrechas calles todo el mundo se acerca con una sonrisa y con suma educación te piden paso o te saludan. Te hacen una rápida radiografía y según tu nacionalidad te salen con algún comentario simpático propio de tu cultura. Son conscientes que viven del turismo y se vuelcan en ello. No hago más que preguntarme la suerte de estas gentes en este sentido, o de aquellos que con tanta amabilidad me vendieron toda la artesanía con la que volví a casa. Espero, por ellos, que la situación se normalice lo antes posible.



Ya de vuelta a La Goulette,  paseamos por las instalaciones portuarias antes de embarcar. Es un recinto amurallado muy espacioso, el más bonito de los que vi en varios puertos, donde además de los trámites aduaneros puedes visitar las boutiques o los restaurants que allí están instalados. Algunas marcas prestigiosas tienen su representación en estos locales con aire entre moderno y tradicional, y algo que no me atreví a hacer en todo el día, como comprar especias o dátiles, pude hacerlo en estos establecimientos.



Vimos muchísimas cosas e hice millones de fotografías. Nos hicimos una ligera idea de algunas de ellas y más firme en otras, sin embargo, la sensación de querer volver se hizo presente tan buen punto partimos. Despedimos Túnez mientras las luces de la noche iluminaban su costa. Era la estampa que nos quedaba por contemplar de un día y un lugar absolutamente preciosos. Esperamos poder volver. :-)  


Y vamos a por la receta de los Káber Elluz :-P


Ingredientes:





  • 300gr. de almendra molida
  • 150gr. de azúcar
  • 100ml. de agua
  • 1 rama de canela
  • colorantes rosa y verde (líquido o en gel)

Necesitareis una pequeña cantidad de azúcar glace para el amasado y un poquito más de azúcar granulado para rebozar. Además sería muy recomendable que utilizarais unos guantes de látex para manipular el colorante.




En el libro la receta viene aromatizada con agua de rosas. Como es algo que no uso nunca lo sustituí por canela, que además de ser más de mi gusto me parece también muy adecuado. Pero aromatizad como más os guste.

Preparad un almíbar con el agua, el azúcar y la canela, y dejad hervir unos 10 minutos a fuego fuerte.

Dejad que infusione la canela mientras enfría.



Cuando el almíbar esté frío coladlo.



En un bowl disponed la almendra molida y verted pequeñas cantidades de almíbar mientras removéis con una espátula. No lo echéis de golpe.

Reservad una pequeña cantidad por si hubiera que ajustar la cantidad de almíbar  (Esto lo notareis cuando empecéis a amasar con las manos). A mí me sobró un poco, así que incorporadlo poco a poco y a medida que os lo pida la masa. Si os sobra, como a mí, lo descartáis.



Llegado el momento en que os cueste de manipular con la espátula, depositad la masa sobre una superficie donde habreis espolvoreado azucar glace y continuad amasando con las manos. 

La masa os debe quedar hidratada pero no pegajosa, y a la vez debe estarlo lo suficiente como para que no se cuartee. Para comprobar que está correctamente hidratada basta con que la marquéis con los dedos, si se agrieta en exceso necesitareis más almíbar.



Una vez tengáis la masa a punto, divididla en tres partes.

Teñid una parte de la masa con colorante rosa. 

Los colorantes en gel son altamente concentrados de manera que necesitáis solo una pequeñísima cantidad para dar color.

Yo suelo aplicarlos con un palillo de madera y en pequeñas pinceladas, como veis en la foto. Con apenas esos  4 o 5 toques teñiréis toda la masa perfectamente.

Colocaos los guantes de látex y amasad para mezclar el colorante hasta que la masa se tiña de manera homogénea.



Haced lo propio con el colorante verde y otra de las tres partes de la masa que teníais reservada.

Dejad la tercera parte sin teñir.



Una vez aplicado el color haced rodar las porciones de masa hasta conseguir canutillos de unos 60cm.





Formad una trenza.



Cortadla en secciones de aproximadamente 1 cm. 

Haced rodar estas piezas entre las manos para formar las bolitas.



Por último rebozadlas con azúcar granulado.
Se conservan bien y por mucho tiempo siempre y cuando las preservéis correctamente.  Como en un recipiente hermético o una cajita metálica, como las de galletas.




La receta es de concepción muy sencilla y a pesar de ello me pareció muy atractiva por el juego de colores que se consigue con este trenzado. 

Me imagino que ya os habréis dado cuenta que son muy similares a los panellets típicos de la gastronomía catalana, no en vano nos baña el mismo mar y tenemos historias comunes. Sin embargo, a diferencia de éstos últimos que se cuecen al horno y son típicos de otoño, los Káber elluz son más propios de la primavera, momento en que  las almendras crudas, dulces y frescas, tienen el sabor más delicado. 





54 comentaris:

  1. De un viaje así,no podías quedarte,con otra cosa mas que con estas tan bonitas fotos y con este postre tan colorido.
    Maduixa,me encanta tu blog y cada dia mas!!!Te admiro por todo lo que haces,por tus entradas tan trabajadas,por ofrecernos tantas y tan valiosas explicaciones de las recetas.Ahora mismo acabo de leer otra entrada,la del la pizza y la voy a seguir paso a paso,porque justo esta noche la pizza,que la hago de mucho años me ha salido fatal-la masa super dura;creo que ha sido por seguir otra receta de la masa,de una revista,o despues de leer tus explicaciones,creo que puse harina mas de la cuenta...o el horno,no sé,algo ha fallado.
    Gracias por todo que compartes con nosotros y si el valor de un blog se mide en el numero de seguidores,yo creo que tu deberias tener miles y miles.Te deseo lo mejor y..petons,molts petons!!!!

    ResponderEliminar
  2. Que chulada de entrada! has conseguido transportarnos a unas tierras preciosas.
    Y la recita, madre mia fantastica! y quedan monísimas!
    Saludos Da & Mer

    ResponderEliminar
  3. Interesantisima entrada, con unas explicaciones y unas fotos preciosas. Me encantan este tipo de viajes exóticos, pero nunca me he atrevido con ellos....
    El origen de estos dulces tambien me ha encantado, y el dulce en si....pero las fotos y la elaboración, ......, increibles!!
    Felicidades, vaya nivel......

    ResponderEliminar
  4. Como siempre impresionante tu entrada, tus explicaciones, tu receta.
    Chapeau!!!

    Petons

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tanto la receta como tu recorrido por Túnez, el mismo que yo hice en el 2007.
    Esas bolitas son una tentación para divertirse en la cocina.
    Me quedo por aquí y encantada de haberte encontrado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado este viaje que has compartido con nosotr@s, la historia y los dulces Feliciades. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Mira, en aquesta estoneta he estat e milers de km d'aqui...quines fotos mes maques i, com sempre, molt ben explicat....realment com si tinguessim a la guia a casa...

    I aquestes boletes son fascinants, per mi massa dolces, pero son tan sorprenents...

    Petons,

    ResponderEliminar
  8. Gracias por llevarnos a este viaje virtual tan interesante. Las bolitas son muy graciosas y se ven muy fáciles de hacer. Sin duda, además, mucho más saludables que las chuches.

    Besos,
    Nikk

    ResponderEliminar
  9. No sé qué decirte que me ha gustado más, Montse, si la explicación de vuestro viaje a Turquía, lleno de tantos consejos, o la receta, tan vistosa, tan fácil y seguro que tan, tan rica. ¿Me puedo quedar con las dos cosas?

    No hemos estado en Turquía, y no es un viaje que esté en nuestra mente por ahora, pero uno de los motivos por los que me gustaría mucho visitarla es por los bazares, y esa mezcla de ambientes, de productos, de colores y de olores que abundarán en él. Habrá a quien precisamente no le guste, pero a mi, teniendo en cuenta, que el mueble de casa que más me gusta es el especiero, lo que daría por una visita a un bazar.

    Me encantan tus fotos, pero la de la vista del mar desde el avión, y la de las puertas de color azul, las que más, por no hablar de la del trenzado de la masa. ¡Qué bonitas!

    Me gustan mucho tus entradas, aunque tengo que escoger el momento para disfrutarlas, porque necesito tiempo y concentración.

    Disfruta del domingo. Besos!!

    ResponderEliminar
  10. He publicado este post en Mis Favoritas de la semana, si quieres verlo está en:
    http://blocderecetas.blogspot.com/2011/05/mis-favoritas-semana-18-2011.html
    Espero que te guste!

    ResponderEliminar
  11. Guau, recetón y reportaje!! Me ha encantado y las bolitas son vistosísimas. Me llama la atención que se conserven bien, a diferencia del mazapán, que se seca en seguida... Por cierto, que este finde próximo voy al Taller de las Tradiciones!! Ya te contaré... ;)

    ResponderEliminar
  12. Ohhh!! Ohhh!!! Ohhhh!!!
    M'ha encantat l'entrada d'avui! Quines explicacions, quines fotos i quins pastissets!!
    Petons, Paula

    ResponderEliminar
  13. Maduixa, gràcies per deixar-me viatjar amb tu, quines fotografies més boniques i quin pastissets més boooons!!!
    Moltes gràcies per tot
    Petons

    ResponderEliminar
  14. Madre mía, estoy por recortar directamente este reportaje y guardarlo para cuando vayamos a Túnez alguna vez, al menos, saber qué hay que hacer si vamos para allá un fin de semana.

    Me encanta de esta ciudad y como comentas el predominio del color azúl turquesa y blanco, con el mar de trasfondo y con ese ambiente tan genuino y seductor. Y no digamos su gastronomía.

    Este dulce no lo conocía, y efectivamente la trenza llama mucho por su colorido y por lo resultona que es tras ver lo fácil que es de hacer. Creo que es una idea muy buena para sorprender en una sobremesa.

    Un reportaje extraordinario, no sabía yo que sacando los dinares infrinjías alguna norma local en este país, desde luego en tu cocina siempre aprendiendo muchas cosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Han de ser una mica semblants als nostres panellets, oi? Però amb els colorants queden una monada, molt més bonics. De vici total!

    ResponderEliminar
  16. Ha sigut un viatge molt maco, les fotos, explicacions, la recepta, no sóc massa d´aquest tipos de dolç però estàn tan perfectes que les probaría. Un petó

    ResponderEliminar
  17. Me ha encantado todo el reportaje y tus explicaciones, casi me he sentido transportada a Túnez.
    Quedan muy vistosos estos dulces y pensaba que sería algo complicado, pero no.
    Suerte en el concurso!
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Ostras que gran reportage de Túnez! Gracias yo no he ído nunca! Y estas bolitas son preciosas y como siempre gracias por toda la explicación gráfica, para mi era muy necesaria! Besos

    ResponderEliminar
  19. Qué entrada más completa! Me parece una pasada de fotos e información, bravo!

    ResponderEliminar
  20. Això no és només una recepta viatgera, és un super reportatge viatger!!
    I aquests "panellets tunissians" t'han quedat preciosos!!
    Gràcies per participar amb aquesta fantàstica proposta, ens fa molta il·lusió!!!

    ResponderEliminar
  21. Quins dolços més originals i saborosos!!! m'encanten! aquest color m'ha enamorat!!!
    Una aportació de luxe!
    Molts petonets guapa

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa! Tuníssia és un dels meus viatges pendents (crec qu en tinc tants....) i més després de veure aquest post tan maco!!! El dolç no l'he tastat mai, però t'ha quedat fantàstic!!!!! molts petonets guapa

    ResponderEliminar
  23. Moltes gràcies per el teu comentari, m'ha encantat descobrir-te.
    Fantàstic el teu post, les fotos molt maques i la recepta molt interessant.
    Molts petons!

    ResponderEliminar
  24. Quina passada tot el que ens expliques, les fotos i aquests dolços tan macos i vistosos! Un gran descobriment! :)
    Com sempre, un luxe llegir-te!
    Petons!
    Sandra

    ResponderEliminar
  25. Quina passada de viatge i quantes coses ens expliques!
    No entenc perquè la van decapitar, li hauria hagut de donar les gràcies. Segur que estan boníssimes aquestes boletes!! :P

    M'han encantat, són molt vistoses amb aquests colors i amb el gustet d'ametlla i canyella han de ser molt bones!!

    Molts petonets bonica!! :)

    ResponderEliminar
  26. Me ha gustado mucho este reportaje, nunca he estado en Tunez, espero no tardar mucho en conocerlo, sobre todo despues de ver tus fotos.
    Los dulces tienen que estar muy buenos, ademas entran por los ojos.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Desde luego dan ganas de ir a Tunez o a tu casa;-P en serio menudo reportaje y esas bolitas con un paso a paso tan detallado.. no puede ser me has vuelto a dejar sin nada original que decir jaja
    Besicos sorianos

    ResponderEliminar
  28. Qué maravilla de entrada... Mentras leía, me acordaba de cuando estuvimos en Túnez. Me enamoré del país!!!! La gente es encantadora y con lo que a mí me gusta toda al comida especiada no sabes cuánto me entusiasmé.
    Nos trajimos muchas cosillas de Túnez (alfombras, cerámica, dátiles, especias, plata y alpácar, bolsos de piel de camello, etc.) y tenemos aún una fuente alargada de cerámica esmaltada en la que preparo mis ensaladas. Tiene unos 8 años y está impecable.
    Las bolitas que has preparado son una maravilla... Deja que als vea Marc y va a querer que las haga.
    Una entrada realmente evocadora.
    Un besote

    ResponderEliminar
  29. M´ha agradat molt fer aquest viatje virtual de la mà del teu bloc, fas unes entrades precioses i molt treballades...i tinc que donar-te les gràcies perquè he seguit la teva explicació del croquembouche i m´ha surtit rodó (et menciono a la meva última entrada) molts petonets

    ResponderEliminar
  30. Me ha gustado la história, las fotografías y esas bolitas que me han cautivado, que maravilla! besos guapa

    ResponderEliminar
  31. .- CLAUDIA Muchas gracias :-) a ver si te vale lo que te he contado de las masas para otra vez ;-)

    .- DA & MER muchas gracias por tu visita y por dejarme tu comentario :-)

    .- GUPANLA me alegra muchísimo que te haya gustado, pero oye, cuando vuelva a ser posible, animaos a ir a Túnez, es un país muy turístico y muy cercano. Seguro que os gustará. :-)

    ResponderEliminar
  32. .- Moltes gràcies DOLORS :-)

    .- Hola ANGELES, si llegaste en crucero seguro que hicimos las mismas visitas :-) es una manera fantástica de viajar y de hacerte una pequeña idea del país.

    .- Muchas gracias LA MORENA EN LA COCINA, me alegra que te haya gustado :-)

    ResponderEliminar
  33. .- SONIA, el que te de bo fer-te tu mateix les dolces es que les pots fer amb tant de sucre com tu vulguis, no t'agraden els panellets?? s'hi assemblen força però en cru. Un petó guapíssima :-)

    .- NIKK, gracias a ti guapa :-)

    .- YOLANDA, muchas gracias guapa, tu ven cuando puedas y quieras que soy consciente que para leer mis entradas hay que disponer de tiempo :-)

    ResponderEliminar
  34. .- SALOME, muchísimas gracias por incluirme en tus favoritos semanales :-)

    .- Oleee!! MIRIAM :-) ya me contarás!!! pasatelo en grande y aprende mucho!!! :-) oye, y respecto a la conservación me imagino que ha de ser parecido al mazapán, puede que al no tener horno aguanten algo más. Las preparé antes de irme 10 dias de casa, las puse en una bolsita y dentro de una caja metálica y cuando volví aún estaban bien, muy sabrosas, ya no les dimos más tiempo pero se conservan lo suficiente como para prepararlas con bastante antelación.

    .- Moltíssimes gràcies PAULA :-)

    ResponderEliminar
  35. .- Gràcies a tu , PURI, bonica :-)

    .- CARLOS, si vas un finde a Túnez nos escribimos y te cuento, que hay tela marinera... imposible de reducir en un post :-) Aunque me imagino que en cuanto el país vuelva a la normalidad muchas cosas serán distintas. Un beso, guapo! :-)

    .- GEMMA, son molt semblants però no em van semblar pas tan suaus com els panellets, son un pelet més àspres, potser perque jo faig els panellets amb ou. Però sí, s'hi assemblent molt :-)

    ResponderEliminar
  36. .- Hola SILVIA, el que més em va agradar d'aquesta recepta és l'efecte de colors tant atractiu i senzill de fer, que trobo que es pot aplicar a d'altres preparacions. Un petó bonica :-)

    .- Me alegra muchísimo que te haya gustado ANA, tanto el país como el dulce, son fáciles y vistosos, verdad? :-)

    .- COOK ME TENDER, gracias a ti guapa, es un placer que te haya sido de utilidad :-)

    ResponderEliminar
  37. .- Muchísimas gracias UNODEDOS :-)

    .- Gràcies a vosaltres TALLER DE CUINA, ha estat una idea fantàstica i m'ha encantat col.laborar-hi :-)

    .- Gràcies INGRID, son bonics i molt senzills :-)

    ResponderEliminar
  38. .- JUDITH! nosaltres també en tenim molts de viatges pendents, però aquest ens feia especial il.lusió per que no haviem estat mai a cap país musulmà, tot i que es dels més occidentals però, potser per això varem començar per aqui :-)

    .- Moltes gràcies ELISABET, sigues molt benvinguda :-)

    .- SANDRA, bonica, moltes gràcies, per a mi també és un luxe que em vingueu a llegir :-)

    ResponderEliminar
  39. .- ALBA! jajajaa pobreta oi? jajaja Pots contar d'on venen aquestes històries... :-)

    .- ASUN, Túnez te va a encantar, es una mezcolanza entre lo familiar del mediterraneo y lo desconocido de otro continente, teniendo en cuenta que es un país muy occidentalizado y que tuvimos muy poco tiempo para conocer. :-)

    .- RAQUEL!! vente pa mi casa y acabamos antes :-) jajajaa un beso guapísima! :-)

    ResponderEliminar
  40. .- Moltes gràcies Mª JOSÉ, estic molt contenta que les meves indicacions t'hagin ajudat, ara m'hi paso, un petonet gupíssima! :-)

    .- Hola FRESA Y PIMIENTA! muchísimas gracias, guapa :-)

    ResponderEliminar
  41. Hola de nuevo, !!como he disfrutado viendo tu viaje!! pues recorde el que hace años hice a Marruecos, Tan parecido.
    Con tu permiso voy a colgar en mi F.Book la dirección de tu blog. Lo paso tan bien leyendo que quiero compartirlo, ademas tengo un montón de amigos cocineros que no les vendrán mal ,seguro, alguna de tus ideas

    ResponderEliminar
  42. MARISOL, muchas gracias. Es un placer para mí que disfrutes con mis soliloquios (soy consciente que me enrollo como una persiana) :-))

    voy a ver si te contesto lo del pan y solucionamos algo ;-)

    ResponderEliminar
  43. Maduixa,
    Me he enamorado de estas bolitas de mazapán nada más verlas, qué preciosidad y qué sencillo! Las trenzas de mazapán ya me parecen vistosas de por sí.
    Gracias por la receta y las fotos!

    Helena
    http://ricosinazucar.com/

    ResponderEliminar
  44. Hola Helena! me gustó la receta precisamente por eso, porque al ver el resultado no imaginas que el procedimiento sea tan sencillo, verdad? :-). Me alegra que también te haya gustado. Muchas gracias por pasar a decírmelo.

    un abrazo. :-)

    ResponderEliminar
  45. la receta tiene que estar mal porque acabo de hacerlo y todo para la basura la masa no se pega todo cumos y nada de bolas.

    La receta esta mal o algo falta no me a salido y todo a la basura gracias por comprar todo para nada.

    ResponderEliminar
  46. Anónimo, quizás si me lo cuentas un poquito mejor podría ayudarte, no acabo de entender muy bien donde te has encontrado el problema.

    La receta está extraída de un libro de cocina mediterránea, tal y como comento en la entrada, y tanto las medidas como la metodología es la que explica el libro. Al hacerla, lo único que hay que vigilar es la cantidad de almíbar, puesto que el libro se limita a decir que hierva 10 minutos, con lo cual deja demasiado abierta esta cuestión. Por eso os comento en la entrada que lo añadáis poco a poco y reservéis un poco de almíbar para ajustar más tarde, si fuera necesario, ya que eso solo puede apreciarse al amasar.

    Si lo has echado de golpe y te ha quedado demasiado húmedo, añade más almendra, o bien simplemente deja secar la masa unas horas. Si te ha quedado demasiado seco solo debes añadir un poquito más de almíbar.

    La verdad es que es una receta muy sencilla, inténtalo de nuevo teniendo en cuenta lo que te comento.

    ResponderEliminar
  47. puess mira soy de alemania y hecho todo los ingredietes como en la receta y cuando eche el almmibar que queda pastante liquido en la masa y lo memuevo me quedan solo crumos la masa perdon no queda una masa sino muchisimoos crumos. yo deje el almibar como en la receta puesto 10 minuto cociendo pero no se no salio absuluto nincana masa y me quede muy frustrado !!

    ResponderEliminar
  48. Lo siento mucho anónimo, de verdad, lamento que no te quede bien. Sin embargo tú mismo te estás dando la solución, si al echar el almíbar te queda líquido es que hay demasiado.

    Como he comentado antes, justo en el comentario anterior, y también en la entrada, seguí las indicaciones del libro pero me encontré que las cantidades de almíbar eran excesivas. Lo atribuí al hecho de que el libro no da un punto de almíbar como referencia, sino un tiempo de ebullición, y eso es siempre relativo a demasiados factores que pueden ser diferentes cada vez y, por lo tanto, a que quizás me había equivocado yo al hervirlo. Por eso mismo os aviso en la entrada que no lo echéis de golpe sino poco a poco, mientras amasáis, porque entonces es cuando notas si falta almíbar o no. Si lo echas de golpe y hay demasiado no vas a poder corregirlo.

    El amasado de la almendra, por otro lado, requiere algo de pacienia. La masa no "sale", la tienes que formar tu. Hay que trabajarlo unos minutos antes de añadir más almíbar, porque lo que al principio parece seco, con el amasado se va hidratando y cambia totalmente de textura. Supongo que es eso lo que te ha pasado, o lo que te puedo entender que te ha pasado.

    Inténtalo con la mitad del almíbar, y amasa. Amasa con las manos, apretando la masa, hidratándola. Luego ve incorporando el resto del almíbar, en pequeñas cantidades y entre amasado y amasado y descarta el almíbar que te sobre, si es que te sobra. De esta manera nunca puede fallarte. Si te sobra almíbar no te preocupes, será que ha hervido con poca intensidad o que tu masa admite menos agua, pero al menos te quedará en su punto y no tendrás que tirar nada.

    Otra solución sería añadir más almendra, si ves que has echado demasiado almíbar de golpe. Aunque te aconsejo el método anterior.

    Yo puedo compartir las recetas, intentar trasladarte mi experiencia con ellas, aconsejarte, advertirte de los posibles problemas que te vas a encontrar, sugerirte métodos o intentar ayudarte cuando me pides ayuda, pero no puedo cocinar por ti, debes prestar atención a las explicaciones del paso a paso, tener paciencia y poner un poquito de voluntad. Los errores en la cocina sirven para aprender, pero no deben frustrarte. Piensa que si yo he podido hacerlo con las pocas indicaciones del libro seguro que tú también puedes con todo lo que yo te he contado.

    ResponderEliminar
  49. Me ha salido y hacido muy facil las voy a dejar 2 dias sin tocar las para que se sequen mas y estan como en las foto super genial

    gracias

    ResponderEliminar
  50. Me alegro que te haya salido bien! Yo de ti las probaría primero, antes de dejarlas secar, porque si no las guardas adecuadamente se secan muy rápido y quizás no te gusten tanto.

    Gracias a ti por venir a contármelo. :-)

    ResponderEliminar
  51. lo e dejando 2 dias secar me encanta pero creo que le falta algo y creo que es - si es el aqua de Rosa creo que seria man sabroso.
    Unos de estos dias lo probare de hacer lo.

    me encanta tu blog me puedes dar una opinion con lo que cocinar de proximo de tu blog

    tu Daniel

    ResponderEliminar
  52. Gracias Daniel. Pruébalo con agua de rosas que puede que sea el toque definitivo para ti. Pero entonces recuerda no añadir la canela y vigilar con las cantidades de agua.

    Daniel, en la parte superior del blog tienes un menú y un recetario, lo he hecho de manera gráfica, con fotos, para que puedas echar un vistazo rápido y saber si te gusta, aunque no sepas de qué plato se trata o no conozcas la receta.

    Yo estaré encantada de darte una sugerencia para que hagas en tu casa, pero dime, qué tipo de receta te gustaría hacer? otro dulce? algún plato sencillo o algo más complejo? oriéntame un poco con tus gustos, o lo que buscas, y te ayudaré con muchísimo gusto.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  53. pues algo dulce y facil de hacer

    ResponderEliminar
  54. Si te gusta el chocolate te recomiendo las trufas, son facilísimas de hacer y muy sabrosas. Aquí te dejo el enlace:


    Trufas de chocolate, fórmula pastelera

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba