viernes, 11 de febrero de 2011

Soupe à l'oignon gratinée







Creo no equivocarme si digo que de sopas de cebolla las hay en todos los paises y economías, en el nuestro  es muy común y seguro que todas las zonas tienen su propia versión. Y ya no digamos las sopas con pan. Pero si alguna nos viene a la mente cuando pensamos en ella es la francesa soupe à l'oignon.

La de cebolla es la sopa sencilla por excelencia, bueno, ésta y la de ajos, pero que entona el cuerpo como ninguna con ingredientes muy básicos. Precisamente por la facilidad y abundancia que supone el cultivo de la cebolla, esta sopa , ha sido muy a menudo considerada un alimento de hogares humildes, ya desde la antigua Roma donde eran muy populares. También y en nuestro país, se asocia a épocas de abstinencia por lo que en algunos lugares, tanto la de cebolla como la de ajos, están muy vinculadas a la Semana Santa. 

A pesar de su sencillez es toda una institución en el país vecino, donde incluso se llegó a fundar, durante la Restauración (1814-1830), "la societé du diner de la soupe à l'oignon" (la sociedad de la cena de la sopa de cebolla). Esta sociedad, de nombre tan singular, constaba de 20 miembros que se reunían una noche, cada tres meses, para dar cuenta de una cena que empezaba con una sopa de cebolla. El objetivo no parece que fuera un mero acto gastronómico sino que, mediante juramento, habían decidido reunirse en estas cenas hasta que todos y cada uno de sus miembros hubieran sido aceptados en L'Académie française ( el equivalente en Francia a la Real Academia Española, fundada en 1635 por el cardenal Richelieu).  Algo que no sucedería hasta 1845. 

La versión más moderna de esta soupe à l'oignon, la que todos conocemos, tiene su origen en la francia del siglo XVII. Se hacía con pan seco o tostones, caldo de buey y cebollas caramelizadas y era servida en un ramequin (pequeño bowl de cerámica). En la wiki francesa he leído acerca de una leyenda donde se adjudica la invención de esta sopa al propio Luis XV (conocido como le bien aimé - el bien amado o muy querido), en la que se supone que estando en su pabellón de caza y cercana la hora de cenar, solo disponía de cebollas, un poco de mantequilla y champagne con qué apaciguar el hambre, con lo que mezcló estos tres ingredientes resultando así la sopa de cebolla francesa. 

Por otro lado, Stanislas Leszczynski, Duc de Lorraine, ex rey de Polonia, solía viajar cada año a Francia para visitar a su hija Maria, la esposa de Luis XV. Cada vez que hacía el camino de Versalles paraba a descansar en una posada llamada la Pomme d'Or, donde su cocinero, Nicolas Appert, le preparó en una ocasión una sopa de cebollas excelente. Tanto le gustó que al parecer se negó a proseguir su viaje hasta no ver, personalmente, como se preparaba esta deliciosa sopa. Dicen que vestido con ropas de cama, su majestad, bajó hasta las cocinas de la posada para que el propio chef la hiciera ante sus ojos, tomando notas, sin perderse ningún detalle. El propio Nicolas Appert le dedicó esta sopa al duque dándole el nombre de "Soupe à l'oignon à la Stanislas" y así la publicó en su libro "Tous les ménages et l'art de conserver pendant plusieurs années toutes les substances animales et végétales" (que se podría traducir como: Todo el material (o útiles) y el arte de conservar durante varios años todas las sustancias animales y vegetales). Si os interesa el libro podéis leerlo íntegramente desde aquí. Hay que decir que Appert, que además de cocinero y repostero era un hombre muy ingenioso, fue el primero en desarrollar un sistema de conservación de alimentos, denominado en francés appertisation (60 años antes de Louis Pasteur y la pasteurización) mediante esterilización por calor en recipientes herméticamente cerrados, que primero eran de vidrio y más tarde de hojalata. Él fue el inventor de las conservas en lata y quien fundó la primera fábrica de conservas del mundo. Lo que no se sabe es si, una vez en Versalles, Stanislas preparó la sopa, que le enseñó Appert, a su yerno Luis XV, rey de Francia.

Hoy no os traigo la receta del chef Appert, sino la sopa de cebolla gratinada tal y como la preparo en casa. Sin embargo, a pesar de que yo con los años la haya ido adaptando un poco a mis gustos, está basada en la receta que aparece en el libro de Montserrat Seguí de Queralt, que, como ya os comenté una vez, estudió en la escuela Le Cordon Bleu de París. Es muy posible que se parezca a la que tanto entusiasmó al duc de Lorraine. :-)

os cuento como la hago:


Ingredientes para 2 personas:


  • 4 cebollas grandes
  • 30gr. de mantequilla
  • una ramita de tomillo fresco
  • 100ml. de vino blanco (seco o semi dulce, a vuestro gusto)
  • 1 litro de agua
  • 1 pastilla de concentrado de pollo (debería ser de ternera o buey, pero a mí me resulta demasiado fuerte)
  • 4-6 rebanaditas de pan tostado (tostado en casa)
  • gruyère rallado, al gusto


Cortad las cebollas en juliana, no demasiado delgadas.













Derretid la mantequilla en la olla donde vayáis a hacer la sopa.

Podéis usar aceite de oliva si queréis,  o mitad y mitad, solo que la mantequilla le da ese toque francés que la diferencia de nuestras sopas de cebolla.


Incorporad la cebolla y, con el fuego no excesivamente alto, idla dorando.













De esta manera la cebolla no queda frita, sino de aspecto más bien pochado (hay que hacerla sudar), solo que, a diferencia del pochado que se hace aquí, debe quedar de color oscuro.

Cuanto más color le deis a la cebolla más oscura quedará la sopa, que es de lo que se trata.

Tomaos vuestro tiempo y dejadla hacer despacito hasta que adquiera un tono marrón intenso.


Añadid ahora el vino. No os dejéis engañar por el tamaño del zurito, que parece pequeño, pero no lo es :-)

La receta de mi libro no incorpora vino, pero a mí me gusta utilizarlo para darle cuerpo. El vino blanco, si lo dejamos cocer con paciencia, espesa sutilmente las salsas, y hace lo mismo con esta sopa. Algunas recetas directamente añaden una cucharadita de harina blanca, aunque no os lo recomiendo.


No es necesario que reduzca, simplemente dejad que arranque el hervor.

Añadid en este punto la ramita de tomillo fresco.









En cuanto veáis que hierve incorporad el agua a la que le habréis disuelto la pastilla de concentrado. Si queréis podéis calentarla en el microondas con el fin de que os sea más sencillo de disolver.

Os voy a decir algo respecto a los concentrados. Supongo que los que ya me conocéis sabéis que no me gustan, me parece que simplemente salan en exceso los alimentos y además de manera artificial, pero hay dos excepciones que mejoran sensiblemente con ellas, la comida china y la soupe à l'oignon. Y no es que sea una recomendación mía, varias recetas de chefs franceses que he consultado la incluyen sin inmutarse. En mi libro "de cabecera", Montserrat Seguí también lo incluye en esta receta. Creo que es en la única que lo hace, lo que me induce a sospechar que sea necesario. De todas maneras fijaos que solo utilizo una pastilla por un litro de agua y a mí me parece más que suficiente.

En cuanto arranque el hervor, bajad el fuego y dejad cocer lentamente. A partir de aquí lo único que requiere esta sopa es cocción. Pero es necesaria que sea muy prolongada. Aproximadamente entre 1 hora y hora y media. Creedme, no sabe igual con media hora de cocción.

No sé donde leí, porque he consultado varios libros, que la soupe à l'oignon debe hervirse hasta 6 horas (incluso algunas recetas ven la necesidad de hacerla reposar toda una noche antes de servirla), para que quede bien concentrada, oscura y sabrosa. Yo creo que tantas horas de ebullición no son necesarias o habría que ir añadiendo mucha agua, pero tampoco es algo descabellado. Todas las sopas ganan con el hervor y con reposo. Necesarias ambas cosas, a partes iguales, diría yo.

Fijaos que de 1,5 litros iniciales (entre la cebolla, el vino y el agua) ha quedado menos de 1 litro de sopa. De todas maneras, sí que es cierto que debe hervir mucho tiempo, si tenemos en cuenta que la cebolla ya estaba cocida cuando incorporamos el agua. Se trata de conseguir un concentrado con toda la sustancia de esta hortaliza.

De tomillo solo quedó la rama propiamente dicha, que retiré de la olla en ese momento.

Antes de retirar la sopa definitivamente del fuego, debéis rectificarla de sal, si os pareciera necesario, y añadir pimienta negra recién molida, como 4 o 5 vueltas de molinillo.



Servís la sopa en cazuelitas de barro, bowls o platos (pero atención que deben ir al grill del horno). Colocáis las rebanaditas de pan que habréis tostado previamente (yo utilicé pan de baguette pero podéis usar el pan que coméis a diario, de hecho tradicionalmente se usaba el pan del día anterior) y ralláis queso gruyère sobre ellas. Cuando la sopa no va gratinada la costumbre es hacerlo al revés, colocar el pan y luego, sobre él, servir la sopa caliente. Pero si queremos gratinar el queso, sin que se sumerja, creo que es mejor hacerlo de esta manera.

Llevad las cazuelitas unos minutos al grill del horno, hasta que el queso esté doradito y servid inmediatamente.


Como variantes para esta sopa podéis incluir media copita de cognac, antes del vino y dejándolo reducir, o bien justo antes de apagar el fuego y llevar al horno, en ambos casos dará un toque diferente y muy agradable. También podéis usar, en lugar del cognac, una copita de Porto (rojo) que le dará un gusto muy peculiar a la vez que le proporcionará un tono algo más oscuro, muy apetecible.

El concentrado de caldo de pollo que he utilizado puede sustituirse por un caldo casero de ternera o de huesos de ternera y/o pollo, pero siempre y cuando sea transparente y oscuro (como si quiséramos hacer  una salsa española). A esta sopa no le van los caldos blancos. También podéis hacerla con agua, solo que en ese caso deberéis dejar hervir la sopa más tiempo y salpimentarla más generosamente.

Si sois de los míos y os gusta el ajo, podéis frotar un diente, en crudo, en las rebanaditas de pan tostado. Siempre antes de colocarlas sobre la sopa.

También podéis sustituir el gruyère suizo, si os parece demasiado fuerte,  por un emmental francés o incluso un parmigiano italiano, aunque este último tenga un sabor muy característico y no funda como los anteriores.

La versión no gratinada de la soupe à l'oignon consiste en sumergir totalmente el pan sirviendo la sopa por encima de las rebanadas y espolvorear el queso rallado para que se funda en la propia sopa. Aunque también es muy común servida con picatostes, si es que el pan sumergido en la sopa no supusiera para vosotros una idea muy atractiva. Que también podría ser.



Ya sé que está haciendo unos días estupendos, pero cuando hice esta sopa todavía el grajo volaba muuuuy bajo y sentaba de miedo. Creo que aún tendremos ocasión de tomárnosla con mucho gusto. :-)






44 comentaris:

  1. Wow, que espectáculo de sopa. A mi me da que cae en esta semana, porque afortunadamente, vuelven las lluvias y el frío, así que encantado. Qué maravilla de entrada. En fin.. como siempre.

    ResponderEliminar
  2. ¡ Cómo me gusta !
    ¿ Sabes que todos los años tengo una amiga que me la hace por mi cumpleñaos ?Es mi regalo y no sabes lo que lo disfruto.Creo que ella no le pone ese toque de vino.Se lo tengo qeu comentar.Tomo nota de tu versión y prometo hacerla yo en casa, con mucho queso y haciendo malabares para que con el peso el pan no se hunda.
    Buen fin de semana,
    María José.

    ResponderEliminar
  3. Que pasada de entrada, Ole, ole y ole...!!
    Y yo pensaba que la sopa de cebolla la habia inventado mi yaya..Juas, juas, juas!!
    Maduixa en dos palabras "IN- CREIBLE" el paso a paso espectacular y la introducción...bueno ha dejado un poco atrás a mi yaya, pero también es muy buena la que hacia ella.
    Un beso desde cooking lovers

    ResponderEliminar
  4. M'encanta la sopa de ceba, i aquesta versió teva té una pinta espectacular. Jo també tinc el llibre de la Montserrat Seguí i em va sorprendre molt la seva recepta amb caldo concentrat... no l'he utilitzat mai, però llegint el teu posat no em quedarà més remei que fer-ho, m'has ben convençut! ;)
    Petonets
    Sandra

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir esta fantástica preparación!

    ResponderEliminar
  6. Fantástica Maduixa, mucha gente no abe lo que se pierde con esta sopa, fácil de hacer y super sabrosa y exquisita al paladar. Qué todos tomen buena nota de ella porque, no exagero, les marcará un antes y un después en sus sopas de invierno.

    Impresionantes fotos y paso a paso, como era de esperar... Yo gruyère a muerte!!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Tu, d'una sopa tan senzilla, en fas art!

    T'ho creuràs si et dic que no n'he menjat mai? I això que la meva mare la fa sovint, tot i que fa la versió no gratinada, amb pa però sense formatge.
    La ceba no se'm posa gaire bé , i a casa no li tenen gaires simpaties. Així que aquesta sopa no la coneixen. Però et faré cas (i és que les teves recomanacions sempre les tinc en compte), i qualsevol dia m'animaré a fer-la!
    Petons

    ResponderEliminar
  8. Hola Madiuxa¡¡¡ No me puedo creer que hasta hoy no haya descubierto tu blog¡¡¡ Me parece una maravilla. Me he quedado prendada de tu forma de redactar y de tus fotografias. Encantada de cocnocerte¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Que deleite! amiga de verdad que es una placer inmenso leerte. Lo que aprendo, tu trabajo, tus fotos, todo perfectamente cuidado, es un verdadero deleite.
    Me ha encantado la sopa, pero yo, le voy a poner el caldo de buey ;)(tengo unas pastillas de costilla jugosa que salen buenas)
    El domingo si no salimos, la preparo y te cuento.
    Todos los fines de semana estás presente en mi casa, ya que no hago otro pan de pizza que no sea el tuyo :)
    un besote y mil gracias

    ResponderEliminar
  10. M'encanta la sopa de ceba! Jo fa poc tb en vaig fer i la tinc pendent de penjar! Té una pinta mooolt bona! Es que no pararia mai de menjar-ne! jeje

    Un petó

    ResponderEliminar
  11. Doncs jo m'emporto la recepta, pq encara no he trobat cap sopa de ceba q em faci el pes...

    un consell...allo q has dit de l'all...jo tinc puré d'all a la nevera....crec q aniria molt be per posar-ho al pa com tu dius....aromatitzat...

    Un petó,

    ResponderEliminar
  12. Mmmmm.... fins aquí m'arriba l'oloreta del gratinat del formatge...
    Queda una sopa boníssima, sana, gustosa, senzilla i barata. Ideal pels dies freds d'hivern.

    ResponderEliminar
  13. Yo no he sido nunca muy aficionada a estas sopas.. y mira que la sopa castellana tira pero ahora cada vez las encuentro mas apetecibles:) como siempre una entrada impecable con una documentación excelente, mil gracias por acercarnos a la esencia de platos como este.
    Besicos sorianos

    ResponderEliminar
  14. Pues mañana aquí dicen que nieva, no te digo más! ;)

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa!!!
    Llego a tu blog desde "Uvas y queso saben a beso" y me está encantando. Tienes unas recetas exquisitas, muy apetecibles, y las fotos son espectaculares, así que por aquí me quedo.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Muy buena receta, hace un tiempo publicamos una sopa de cebollas en Espacio Culinario, pero otra versión. Así que así está genial para tener más variedad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Acabo de entrar en tu blog y me ha gustado mucho, realmente merece la pena haber entrado en él y espero poder seguir haciéndolo.
    Soy una profesional de la Gastronomía, pero siempre aprendo miles de cosas de los blogs de los demás.
    gracias por haberlo escrito.
    CUATRO ESPECIAS

    ResponderEliminar
  18. hola guapa! m'encanta sempre visitar el teu bloc! fas unes introduccions fantàstiques i unes fotos insuperables!!!! Una recepta molt calentona pel fred que fa! Bon cap de setmana guapa

    ResponderEliminar
  19. Hola!! Quina alegria que tenc cada vegada que veig que has publicat una nova entrada!! La llàstima és que quan acabo de llegir-la sempre em quedo amb ganes de més!! Fantàstica recepta, fantàstica introducció i per variar fantàstiques fotografies. Gràcies!! Una abraçada, Paula

    ResponderEliminar
  20. Deliciosa la sopa de cebollas, y ahora con estos dias frios da la vida.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  21. La sopa de cebolla es de esas que pruebas y no olvidas.
    Tu receta es muy rica.
    Besos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  22. Jo soc de les teves, all al pà!!!! Estic una altre vegada amb grip, i es de les poques coses que em venen de gust, es tant bona!!!! Per què m'agrada tant el teu blog??? Soc una adicte a les teves fotos i les teves explicacions. Petons bonica i bon cap de setmana

    ResponderEliminar
  23. Qué riqueza de entrada Maduixa, siempre que vengo a tu blog me quedo fascinada con tus entradas, me encanta cómo documentas cada receta.
    Yo hago esta misma sopa de cebolla, la única diferencia es que las rebanadas de pan, las pongo con el queso por encima unos minutos al horno, de forma que se doran y el queso se funde muy bien. Luego las pongo en el plato y sobre ellas, echo la sopa. Pero la receta es como la tuya, incluso también le pongo vino balnco seco. Es una sopa que en general no despierta muchas simpatías, no entiendo por qué, seguramente un prejuicio. Yo la como en navidades, me parece ideal como entrante de una cena de fiesta. Está riquísima.
    Un abrazo y gracias por tanta aportación.

    ResponderEliminar
  24. Què bona!!
    A la revista WK vaig presentar una sopa de ceba força semblant. La meva era una versió de la recepta de la Julia Child i tot i que era forta pel caldo de vedella, a mi em va encantar!!

    M'encanten els teus pas a pas. Es veu tot tant clar!! Molts petonets!! :)

    ResponderEliminar
  25. Una maravilla Maduixa ¡que rica! que verdad es que se comía antiguamente con un gran acierto y criterio.
    Me ha encantado, un besote

    ResponderEliminar
  26. Nunca he comido este tipo de sopas, pero la veo y me parece muy apetecible y rica!

    ResponderEliminar
  27. És un plaer visitar-te! :) Quina sopa i quines fotos!! I vés per on, amb el dia ennuvolat i gris que fa segur que entra de fàbula. ;)
    Petons!

    ResponderEliminar
  28. Que pinta!!!! una buena sopa de cebolla gratinada es un buen festín!!! me encanta! un beso

    ResponderEliminar
  29. Una sopa estupenda.... Lo mejor para el invierno.
    Besos

    ResponderEliminar
  30. - Muchas gracias Paco, la verdad es que para una noche de frío sienta estupendamente, y más fácil imposible :-)


    - Mª José! te tiene que gustar mucho para que sea un regalo de cumpleaños tan especial, pero tu también te la haces, no? y si no ahora ya no tienes excusa, eh :-) No te preocupes por el pan, si lo pones tostadito sobre la sopa (y no al revés) verás como el queso se aguanta perfectamente. Ten en cuenta que la cebolla tampoco deja que se sumerja del todo. Pruébalo y me cuentas :-)


    - Hola Puri! jajajaaj doncs les iaies fan una sopa de ceba de muerte! i la de la teva segur que és boníssima. Moltes gràcies bonica :-)

    ResponderEliminar
  31. - Sandra a mi també em va sorprendre moltíssim, la veritat, jo també en soc bastant reàcia, però és cert que al menjar xinès hi va molt be per el glutamat monosòdic que porten, així que ja saps, un cop de tant en tant no fa mal! :-)


    - Gracias a ti Diseño Web por dejar tu comentario. :-)


    - Hola Carlos! Te iba a decir que me parecía raro que alguien no conociera la sopa de cebolla, pero igual tienes razón, porque cebollas y ajos no son del gusto de todos e incluso las sopas tampoco. Yo también animaría a que la probaran, es de mis preferidas :-) ... y el gruyère también! Un beso, Carlos!

    ResponderEliminar
  32. - Hola Margarida! No soc jo, guapíssima, és la sopa que es una meravella :-) Mira, et diré una cosa. Si les cebes no t'agraden potser la sopa tampoc, però si les cebes son ben maques no han de fer-te mal, tot el contrari, la ceba és depuradora, descongestiona, es un remei molt bo per a les panxes brutes (només bullida, no fregida) i és en general molt saludable. Prova-la i menja't només el caldo, el pa i el formatge, a veure què tal... :-)

    - Beatriz, hola guapa, muchas gracias por tu comentario. Me alegra mucho que te guste lo que has visto. Sé muy bienvenida :-)

    ResponderEliminar
  33. - Gaby guapísima! Si te gusta el buey, adelante. Es realmente el tipo de caldo que se usa. Yo se lo he puesto de pollo porque soy un poco anti concentrados y éste me resulta más suave, pero vamos, eso de "costilla jugosa" suena de miedo! no sé yo si tenemos de esas cosas tan ricas por aquí :-) Qué contenta me hace saber que os gusta tanto la pizza :-) un beso, cielo.


    - Anniki es que surten molt bones les sopes de ceba, oi? :-) Moltes gràcies, bonica.



    - Apa Sonia! vaig a mirar aixó que dius del puré d'alls! mmmmm... ha d'estar molt bo! i la sopa a veure si aquesta t'agrada, ara, no son massa diferents les unes de les altres, però ja em diràs :-)

    ResponderEliminar
  34. - Gemma jo em sembla que hi posaria gratinat de formatge a tot arreu, què bo! m'hi encanta a les sopes d'aquest tipus, trobo que lliga molt be :-)


    - Raquel! Venga, anímate que no cuesta nada de hacer y en invierno entra super bien. Gracias a ti, guapísima :-)


    - Miriam me parece que me está llegando el olor a sopa desde tu cocina ;-)

    ResponderEliminar
  35. - Pandora, muchísimas gracias, guapa. Sé muy bienvenida :-)



    - Hola Fran, muchas gracias por visitarme y dejar tu comentario. Sé muy bienvenida :-)


    - Hola Elena, gracias por tu visita y tu comentario, me alegra mucho que te haya gustado. Se muy bienvenida :-)

    ResponderEliminar
  36. - Judith! gràcies bonica! :-) a mi també m'agarada molt visitar-te ;-)


    - Hola Paula! l'alegria la tinc jo quan em diuen aquestes coses! gràcies a tu preciosa :-)


    - Hola Reme! que tal guapa! muchas gracias :-)


    - Alicia es verdad, a mi me resulta deliciosa con todo lo sencilla que es. Gracias guapa. Un beso :-)

    ResponderEliminar
  37. - Hola Elvira! no em diguis que tornes a estar fumuda! doncs l'all i la ceba van molt be pels encostipats :-) (millor abans però jejeje) moltes gracies preciosa, jo també ho soc de les teves. Cuida't moltíssim eh! un petonàs!


    - Muchas gracias Viena, para mi también es un placer leerte. Ya lo sabes. Pues pienso que o bien no han probado una buena receta o simplemente no son muy amantes de la cebolla o las sopas con pan, que oye, hay gustos para todos. Yo la tengo asociada a las cenas después de un largo día en la montaña o esquiando, tienes un hambre brutal y el frío metido en el cuerpo. Cuando era adolescente simplemente no me atraía, pero cuando has pasado el día quemando calorías por las montañas te aseguro que te tomas cualquier cosa que humee, y así tuve ocasión de probarla dejando aparte los prejuicios y sobre todo supe apreciar cuan deliciosa era esta sopa. Desde entonces, para mí, es una cena de a diario absolutamente reconfortante.

    gracias a ti guapísima. Un beso enorme :-)

    ResponderEliminar
  38. - Alba, es que a França hi ha molta costum de brous de bou, molt més que a casa nostre. I ja queda prou bona, i tant, però jo no n'estic acostumada i m'estimo fer-la amb pollastre o alguna cosa més suau, com verdures, per exemple. Però està bona de qualsevol manera, és cert. Moltes gràcies, bonica. Un petó! :-)


    - Maria es verdad que está deliciosa. También pienso que cuantas más facilidades y más ingredientes podemos elegir parece que peor nos alimentamos, verdad? :-) gracias guapa, un beso!

    ResponderEliminar
  39. - Hola Unodedos! Anímate a probarla, creo que te estás perdiendo una sopa realmente sabrosa, sencilla y muy fácil de hacer. Estoy convencida que te gustará. Gracias, guapa, Un beso. :-)


    - Mercè moltes gràcies bonica! em fa molt contenta que t'agradi :-) un petó ben fort!


    - Fresaypimienta ya lo creo que es un festín! gracias, guapa. :-)


    - Hola Ana, muchas gracias, guapa. Otro beso para ti :-)

    ResponderEliminar
  40. Hola!!

    Gran receta. Te pongo un enlace desde una entrada de cuaresma, si no te importa. Me ha encantado tu sopa

    ResponderEliminar
  41. Hola guapa! Claro no me importa! me alegra mucho que te haya gustado. Muchas gracias por avisarme, voy a verlo ;-)

    ResponderEliminar
  42. Hola. Acabo de tornar de París i he quedat enamorada d'aquesta sopa. I mirant receptes he trobat el teu blog que m'encanta.
    Ara em toca adaptar-la i fer-la xq em sembla deliciosa.
    Vaig a seguir "cotillejant" les teves receptes.

    Fins aviat!!!!

    ResponderEliminar
  43. Merci beaucoup!
    Muchísimas gracias por tu receta.
    Yolanda.

    ResponderEliminar
  44. Impresionante lo rica que está!!la he preparado hoy para comer y estaba deliciosa!!Muchas gracias por la receta, la guardo en mis favoritos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba