lunes, 17 de enero de 2011

Cigalas a la plancha y salsa romesco




La cocina de autor es un concepto prácticamente moderno. La búsqueda de la estética y la armonía en el maridaje de ingredientes tradicionales junto a otros totalmente innovadores, personal de cada chef, hace de ésta una tendencia muy habitual en nuestros días. Es curioso que, en un tiempo donde toda obra es susceptible de ser rubricada o patentada por su creador, no exista un organismo donde registrar la propiedad intelectual de las recetas, algo así como la SGAE de la cocina :-), a pesar de que algunos chefs franceses ya lo hayan intentado y, por lo visto, sin ningún éxito. Que conste que no estoy insinuando que deba existir, solo es una observación de lo más inocente. :-)

Sin embargo, lejos de quedar en el anonimato, estas autorías son reconocidas cuando se reinventan conceptos como espumas y aires, las "deconstrucciones", "esferificaciones" o solidificando aquello que por naturaleza es líquído y viceversa. Esto me hace recordar que, en ocasiones, grandes recetas universales pasaron a la historia gastronómica con el nombre de aquellos que las crearon, o mejor debería decir, con el de aquellos que pagaban por los servicios del ingenioso cocinero en cuestión, que a veces, y no pocas, también se llevaba los méritos del pinche. Todos conocemos nombres de estrategas o de damas aristócratas que han llegado a nuestros días, también, en forma de delicia culinaria. 

En cambio la cocina tradicional, per se, es todo lo contrario. Es la que pasa de padres a hijos, durante generaciones, sin más pretensión que la de utilizar sabiamente los alimentos de temporada, los autóctonos. La de los excedentes y el aprovechamiento. La que yo conozco, la cocina tradicional catalana, es muy rica y variada al beneficiarse de climas y suelos muy distintos, de una cocina mediterránea en el litoral y una rural y rústica en el interior. De productos de los fríos valles pirenaicos y de las llanuras áridas del sur de Tarragona. Utiliza refinados aceites de oliva y a la vez mantecas y tupinas. Los curados de montaña y la frescura de los productos del mediterráneo. Asimilando y adoptando todas aquellas culturas y religiones con las que se ha ido relacionando a lo largo de su historia, que han sido muchas y diversas, dejando su legado y aceptando e integrando los nuevos ingredientes de ultramar, así como la influencia de las cocinas francesa e italiana.  Como todas las cocinas tradicionales, la cocina catalana es también anónima y, además, colectiva, transmitiendo en cada receta el singular carácter de sus comarcas y si me apuráis, imprimiendo el de cada familia. Con lo que nos encontramos con algo que siempre he defendido y es que las recetas tradicionales tienen casi tantas variantes como familias la practican. 

Una buena muestra de lo que os hablo es la receta de romesco (pronunciado rumescu, en catalán oriental) que os traigo hoy. Nuevamente, el plato, está inspirado totalmente en una receta extraída del libro La Cuina de Nadal, Plats de Festa del que os hablé en entradas anteriores. La verdad es que es un librito sin ninguna pretensión pero repleto de buenas ideas para las mesas de fiesta, sea Navidad sea un domingo o una cena con invitados. Con la peculiaridad que la salsa que voy a compartir con vosotros no será la de David Lienas, sino la que se practica en mi casa.



Según el lingüista catalán, Joan Coromines i Vigneaux, autor del  Diccionari Etimològic i Complementari de la Llengua Catalana y del Onomasticon Cataloniae, que además fue especialista en lingüística romana, hispánica y gran conocedor de la europea y arábiga, la etimologia de la palabra romesco tendría raíz mozárabe y provendría de la expresión "remescolar", que significa mezclar y remover diversos elementos.

La salsa romesco es una de las grandes aportaciones de la cocina tarraconense a la gastronomía catalana. Para el historiador Jaume Fàbrega, considerado uno de los máximos investigadores de la cocina y alimentación mediterránea, esta salsa nacería en el Serrallo, el barrio pescador de Tarragona

Sin embargo, no siempre habría sido una salsa fría o caliente para acompañar carnes y pescados, sino base de guisos, que aún siguen practicándose, que habría evolucionando hasta lo que conocemos hoy en día gracias a los productos de ultramar. Se trata de una salsa popular y, sin ninguna duda, tal y como la conocemos hoy, posterior a la llegada de los productos americanos como el tomate y los pimientos, algo que no sucedería hasta el S.XVIII  ya que su implantación generalizada en los hogares catalanes fue más lenta que el de la patata, por ejemplo, que contrariamente gozó de gran aceptación desde el principio. Está emparentada directamente con la salvitxada (la salsa dels calçots), el romesco de peix o el xató, que se ofician de un modo muy similar o bien con salsa romesco como base o vendrían derivadas de la misma base sofrita de la que provendría el romesco. De las primeras referencias escritas que se conocen, de la salsa romesco como tal, podemos destacar la que aparece en el S.XIX en la obra de Joan Pons i Massaveu "Colla de Carrer" (1887) en catalán,  o en El Practicón de Angel Muro (1894) en castellano. Tened en cuenta que la cocina tradicional no es como una receta de autor, cuando aparece en algún escrito es porque está ya muy asentada o extendida.

Josep Pla dice en el libro "El que hem menjat" ("Aquello que hemos comido", y que os traduzco):  "No se ha de utilizar el vulgar pimiento, sino el auténtico pimiento de romesco, que los payeses de aquel campo cultivan con gran atención y ponen a secar con el cuidado más delicado. [...]  y después, hay que añadir "el secreto"."

Y entonces volvemos al anonimato y a la cultura colectiva que os comentaba antes, porque dicen que cada familia tiene su propia receta "secreta" o "truco" para oficiarla. Según su historia, los ingredientes que tuvieran más a mano o por los gustos personales, como por ejemplo la proporción y tipo de frutos secos, muy arraigados también en Tarragona o la incorporación de azafrán allí donde se cultivara, como en Santa Coloma de Queralt, donde recibe el nombre de "romesco d'interior". Algunos la prefieren más bien espesa y otros más clara, fría o caliente o acompañando diversos productos como carnes o pescados. En definitiva, es una salsa muy versátil en la que casi siempre podemos descubrir trucos o toques familiares que las distinguen unas de otras. 

Como la que os traigo es diferente a la que aparece en el libro os comentaré que, esta salsa romesco, es la que he aprendido de mi madre que a su vez lo hizo de la suya. Ella la aprendió de su padre, mi bisabuelo Josep, que fue pescador del Serrallo, que era quien cocinaba en casa cuando mi abuela era pequeña y que preparaba unos suquets fantásticos. Nacido en 1889 en una familia de pescadores con mote propio (els mosquits) y cocinillas por imperativos de la vida, oficiaba esta salsa para servir caliente o templada y así me gustaría compartir esta receta familiar y sus "secretos" con vosotros. 

En el libro, las cigalas se ofician al vapor y la salsa romesco se sirve fría. Yo os propongo ensalzar el sabor de este espectacular crustáceo a la plancha, con un chorrito de aceite de oliva virgen y unas escamas de sal marina que os harán sentir todo el placer y la frescura del mediterráneo. Os explicaré como preparaba esta salsa mi bisabuelo y también una alternativa para los no iniciados en el arte del mortero.  Tened presente que aunque os voy a dar medidas, para que quienes nunca la hayáis preparado podáis orientaros, es una salsa que nunca se ha mesurado, como otras muchas cosas, que he visto hacer a "ojo" y que siempre ha quedado para chuparse los dedos. :-)

En el mismo libro que os he citado antes, dice Josep Pla respecto a los crustáceos: "Y hay que comerlos a la brasa -nunca cocidos- porque estos monstruos tan delicados no solamente así conservan todas sus posibilidades, sino que el tostado de la cáscara produce un perfume agradabilísimo y -perdonen el romanticismo- embriagador." 

Os confieso que estoy más que de acuerdo, aunque haya obviado deliberadamente que Josep Pla, en el mismo párrafo,  rechaza de plano la cocción a la pancha. No sé qué diría del vapor...  :-)



Ingredientes:

  • Cigalas frescas (2-3 por persona, en función del tamaño)
  • aceite de oliva virgen extra
  • escamas de sal marina

para la salsa romesco (para aproximadamente 2-4 personas):

  • 1 tomate maduro grande 
  • media rebanada de pan (del día anterior)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 nyora (pimiento seco, que he puesto en sustitución del pimiento de romesco)
  • 1 bitxo (guindilla cayena picante)
  • 3-4 almendras tostadas
  • 3-4 avellanas tostadas
  • 6-8 piñones
  • 1 cebolla mediana
  • un chorrito de cognac (aprox. 2 cucharas soperas)
  • medio vaso generoso de agua
  • aceite de oliva virgen extra (para ligar la salsa. aprox. 70ml )
  • sal y pimienta
  • algo más de aceite para el sofrito

Además de servirla en frío, algunas recetas, como la del libro, añaden vinagre a esta salsa y prescinden del cognac. Puede, aunque no lo sé, que estas diferencias sean precisamente el "secreto" de mi bisabuelo, que la hace única para los gustos de mi casa. :-)

Empezaremos por preparar la salsa, ya que las cigalas tienen que servirse recién hechas.












Como para la mayoría de este tipo de salsas y picadas marcaremos primero el tomate, al que habremos hecho un corte en cruz para que no estalle, en una sartén y un poquito de aceite de oliva.










No es necesario cocerlo completamente, solo lo suficiente para poder quitarle la piel sin dificultad.

Reservadlo y peladlo cuando haya enfriado un poco.









En el mismo aceite, freiremos la puntita de pan y un par dientes de ajo, enteros y con piel, pero a los que habremos dado un golpe con el fin de facilitar que suelten su sabor. 

El pan debe tostarse, los ajos solo dorarlos. Es ideal que el pan sea del día anterior, puesto que si es pan fresco absorbe más aceite de lo deseable.


Reservad.


En la misma sartén y aceite, saltearemos muy brevemente la nyora y la guindilla. Debe ser poco tiempo y a fuego muy suave, pues se quema con mucha facilidad.

Si lo deseáis podéis hidratar la nyora con anterioridad, en lugar de saltearla. No sé exactamente el motivo por el cual mi abuela lo hacía directamente así, pero se trata de darle simplemente un "susto". La guindilla lo mismo.

Si la salsa os gustara muy picante podéis añadir más guindillas, pero no las incluyáis en la picada pues sería incomestible. Solo deben aromatizar el aceite. De aquí, la guindilla, se retira definitivamente de la preparación.

Una vez reservada la nyora y descartado el bitxo sofreíd la cebolla bien picada.

Si os habéis quedado cortos de aceite podéis añadir un poco más.









Mientras se hace la cebolla picad, en un mortero, el pan, el tomate pelado, los dientes de ajo, también pelados, los frutos secos y la nyora, a la que habréis quitado el rabito y las semillas.










Debe quedaros una pasta, relativamente húmeda, donde apenas se aprecien las texturas de los distintos ingredientes.

Si no estáis familiarizados con el mortero u os resulta dificultoso, empezad por los ingredientes más secos e incorporad luego los húmedos o grasos. Al revés es más complicado porque os patinarán los ingredientes. Si lo preferís también podéis usar una picadora eléctrica. Sin ningún problema.



Esperad a que la cebolla esté bien dorada y en ese momento agregad el Cognac.

Dejad que evapore el alcohol completamente.









Incorporad la picada, romoved y añadid el agua.













Dejad hervir hasta que reduzca el agua, momento en que debéis probar y salpimentar al gusto.

Debe resultar una salsa muy espesa, pero salsa al fin y al cabo. La humedad también es importante para ligar este preparado, sin ella la posterior emulsión con el aceite resulta difícil.






Pasad toda la salsa al mortero ( usé la mitad para poder enseñaros después otro método).

Acabad de picar la cebolla para que la salsa resulte lo más fina que os sea posible. No entraña ninguna dificultad.

El aceite que usé, a ojo, viene a ser aproximadamente unos 70ml, pero recordad que depende de la humedad de la salsa y el aceite que admita.

Como si fuerais a preparar un all i oli id añadiendo gotitas de aceite, muy poco a poco al principio, e id emulsionándolo con la salsa. El movimiento, como con el all i oli, debe ser siempre regular en intensidad y velocidad y siempre en el mismo sentido. No variéis la velocidad, siempre la misma desde el principio hasta el final.  Algo que a mí me resulta muy útil es ir emulsionando en las paredes del mortero, y cuando se va ligando, poco a poco con el resto de la salsa. Aquí cada maestrillo tiene su metodología.

Aunque veáis un buen chorro de aceite, más que nada porque de lo contrario no se apreciaría en la foto, si no estáis habituados a trabajar con el mortero,  incorporadlo siempre gota a gota.

Id deteniendo el aporte de aceite cada poco tiempo para ayudaros a ligar mientras removéis. Cuando comprobéis que el aceite vertido está absolutamente ligado podéis continuar añadiendo más aceite. 

Si mientras estáis emulsionando observáis que puede llegar a cortarse, es algo que ves venir a simple vista, añadid unas gotas de agua, os ayudará a volver a emulsionar.


La salsa debe quedar absolutamente ligada y compacta, de tal manera que si la levantáis con la mano del mortero debe permanecer adherida en él. No debe apreciarse rastro alguno de aceite. Os recordará a una mahonesa de textura tosca. 




Otra buena manera de saber que lo hemos hecho bien es hincando la mano de mortero en la salsa. Si está bien ligada deberá permanecer bien sujeto y estable.


Ligar las salsas con el mortero es algo sencillo pero que requiere mucha práctica, así que si no os sale bien no os preocupéis, hay más soluciones. 

Cuando saquéis la salsa del fuego, estando aún la cebolla entera, vertedla en un recipiente adecuado junto a la totalidad del aceite de oliva.

Como si de una mahonesa se tratara, picad a velocidad media, despacito y siempre de abajo hacia arriba, hasta que hayáis emulsionado todo el aceite.






Al igual que pasa con la mahonesa, observaremos que siempre queda la emulsión más sólida si la hacemos a mano, con el mortero. No obstante ésta de la picadora es también una buena solución, te aseguras el resultado y es más rápido.


Mantenedla y servidla templada.

Mucha atención en calentar esta salsa, pues se nos podría cortar.


Preparad entonces las cigalas, que yo he cocinado a la plancha, con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra y unas escamas de sal marina.

El fuego alto, pues debemos realizar una cocción rápida y a la vez procurar tostar la cáscara sin pasarnos del punto óptimo de cocción. 

Este tipo de crustáceos debe quedar cocido pero jugoso. Como todo el pescado en general.


Emplatad y servid rápidamente.




La salsa romesco tiene un sabor muy original. Como veis se elabora de la misma manera que muchas de las bases de los platos típicos de la gastronomía catalana. Sin la emulsión de aceite es una base estupenda para todo tipo de suquets, sobre todo para los pescados. Aunque una carne en salsa, con esta base, también resulte deliciosa. Si os sobra salsa romesco, podéis guardarla en la nevera un par de días, o bien congelarla y usarla como base de cualquier guiso. 




Esta que os traigo hoy es simplemente una versión, la de mi casa, pero recordad que hay muchas, muchísimas. Todas absolutamente sabrosas. Provadlas, cada una tiene un toque distinto y delicioso con el que acompañar cualquier tipo de bocado o tapa, tempuras, preparados a la plancha o fritos. Verduras, carnes, pescados o mariscos verán ensalzado su sabor con ella. 




Sobra decir que con estas hermosas cigalas hacen un maridaje perfecto que te traslada, allí donde estés,  a las costas tarraconenses. :-)

No sé yo si valdrá como aperitivo :-), pero me gustaría participar con esta receta en el concurso de Sonia, de l'Exquisit





47 comentaris:

  1. Ostres Maduixa! ara mateix em menjava tot un plat d'aquests!!!! sort al concurs! i les fotos fantàstiques! petonets

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por el post. Me gusta todo: la erudición de las explicaciones, la exquisitez de las fotografías, lo informativo del paso a paso...

    Yo hago la romesco para acompañar a verduras asadas, y no sé por qué la asocio con las comidas relajadas de los domingos de verano.

    Me ha encantado lo de darle un susto a la nyora.

    Besos,
    Nik

    ResponderEliminar
  3. Tras la publicación de mi comentario anterior, me atrevo a invitarte a que leas esta sugerencia al respecto de la verificación de palabras. ¡Con todo respeto y la mejor de las intenciones!

    http://kako-enguete.blogspot.com/2011/01/campana-no-la-verificacion-de-palabras.html

    Besos,
    Nik

    ResponderEliminar
  4. Querida Maduixa, quedé totalmente FASCINADA con tu entrada.
    Primero por la introducción tan pulcra como siempre y seguido de una receta familiar, un ''receta tesoro'' la verdad, que lo aprecio desde el fondo de mi corazón que nos compartas.
    Ya te había comentado que vivo lejos de la costa, por lo que no gozamos de mariscos frescos. Pero hay un mercado en el DF, el mercado de San Juán si se encuentra, y no sé cuando, pero me propongo este año conseguir las cigalas para degustar este manjar.
    Un abrazo, y FELICITACIONES por tu trabajo, que me encanta.
    Gaby

    ResponderEliminar
  5. Mare meva, aquests escamarlanets m'estan cridant!! Quina bona pinta! I del romesco.... què es pot dir?! Que qui no l'hagi provat que no se'l perdi, és una de les millors salses del món, per no parar de sucar pa!!
    Petonets,
    Sandra

    ResponderEliminar
  6. Maduixa, recepta acceptada...no he fet mai romesco i m'encanta estrenar-me amb la teva recepta familiar...pero...tinc un problema, no tinc nyores...i ja se q es la base, sortirà molt diferent sense?

    Gracies per participar!

    Una abraçada,

    ResponderEliminar
  7. Tens raó que cada casa té la seva recepta de romesco, però que totes són igual de bones.
    Quan els ingredients són de luxe com aquests, fets senzillament a la planxa i acompanyats d'una bona salsa tradicional resulta un plat de 5 estrelles.
    I ara que acaba de començar la temporada del xató, és un plat molt de temporada ;)

    ResponderEliminar
  8. Prodigiosa explicación, Maduixa. ¿Cuánto tiempo has necesitado para documentarte? ¡Madre mía! Si has escrito una tesis sobre la salsa romescu. Casualmente, hace unas semanas, compartimos tiempo con unos familiares que viven en Tarrasa, y que nos animaron a encontrar unos días y desplazarnos hasta allí, alquilar una casita de montaña, y disfrutar de una calçotada. Y en la conversación fue cuando salió el tema de la salsa romescu y de cómo se elabora; una salsa riquísima y que yo elaboro en alguna ocasión para acompañar pollo. Pero tu salsa romescu y la que yo hago es diferente, pues no incorpora tanta variedad de frutos secos. Así que con tu permiso, tomo nota de la tuya, que es tan ancestral, que será mucho más genuina.

    ¡Por cierto! Qué curioso el truco para averiguar si la salsa tiene la textura perfecta.

    Y después de mi "pequeña" aportación, me marcho. Un beso, y suerte en el concurso de Sonia, en el que también participo yo.

    ResponderEliminar
  9. Suerte en el concurso.
    Me parece una salsa buenísima y hecha con primor.
    Besos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  10. Delicioso, la salsa y las cigalas.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  11. Deliciosa esta receta. La salsa romesco es deliciosa, y con las cigalas, un auténtico manjar.

    croqueteandoo.blogspot.com

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Quina entrada més meravellosa Maduixa, bé, com totes! moltes gràcies per compartir la recepta de romesco. Jo mai l'he fet, la meva mare és l'experta però bé ja va sent hora!

    Trobo molt interessant el que plantejes al principi, i crec que donaria per un debat ben llarg. El tema de registrar l'autoria de les receptes i la seva lliure reproducció o publicació. Moltes vegades m'he plantejat inclòs fins a quin punt podem nosaltres reproduir les receptes d'un llibre de tal cuiner o cuinera i la molta o poca gràcia que els hi deu fer a ells, etz.
    Ja et dic que el debat és ampli i llarg!

    Petons!

    ResponderEliminar
  13. Ya solo las fotos son de una delicadeza tremenda.
    La pintita es de diez.
    Mucha suerte en el concurso.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar
  14. Espectacular aquesta entrada d'avui!!Tot el que estic aprenent amb el teu bloc! Gràcies!! Maduixa, la teva càmara de fotos no és "normal", no? És que fa fotos amb tres dimensions!! un petó i sort al concurs, que aquí on et presentes, guanyes!! Un petó, Paula!

    ResponderEliminar
  15. Conocemos esta maravilla de salsa cuando la oficiamos en la casa del pueblo de mi padre para acompañar a la calçotada (te invito a verla en mi blog aquí la salsa, aquí la fiesta). La salsa nos encanta, nos pirra, y con estas cigalas tiene que ir de muerte. Nosotros a la salvitxada quisimos añadirla algunos carquinyolis pero utilizamos galletas maría. Problemas de logística.

    Y bueno, muy interesante de nuevo toda esa documentación que te trabajas hasta el más mínimo detalle en todos tus artículos, de verdad, que tiemble wikipedia!!.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Impresionante!!!!
    No he probado nunca la salsa romesco, pero entre esas fotos, tu explicación histórica y tu manera de oficiar la salsa, te aseguro que no me queda más remedio que probarla.
    Y además las cigalas son mi marisco preferido.... así que sin excusa.
    Enhorabuena por esta entrada.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  17. La salsa romesco és un clàssic de tota la vida, per acompanyar uns escamarlans "estupendus".

    Una vegada més, un post i unes fotos fantàstiques!

    ResponderEliminar
  18. Es que es como leer un cuento, no una receta.

    ResponderEliminar
  19. Una delícia total, boníssim, ara mateix hi sucaria pa!

    ResponderEliminar
  20. El romesco me pierde, lo comería con todo, hasta con un trozo de pan y nada más, habrá que animarse y probar la receta de tu familia.
    Besos guapetona.

    ResponderEliminar
  21. El romesco es una de las cosas que tengo pendiente de hacer desde hace mucho tiempo, así que tus explicaciones, tu foto y tu receta me han encantado, a ver siesta misma semana me animo.
    Un besazo y suerte para el concurso.

    ResponderEliminar
  22. Maduxia fantástica la receta, tiene que estar deliciosa y tengo que hacer esta salsa que creo que con un buen pescado tambien le tiene que ir de maravilla.
    Una entrada estupenda en todos los sentidos.
    Un besote desde el bazar de los sabores

    ResponderEliminar
  23. A mí me parece espectacular. Siempre había tenido curiosidad por saber cómo se hacía esta salsa en versión casera. La cocina catalana no la conozco demasiado y esta es una de esas cosas que me encantan, pero que no sabía hacer.
    Tremenda esta entrada por el paso a paso, por todos los detalles históricos de la salsa, por las fotos...
    Y por dar ideas a la SGAE!
    Me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Maduixa, a esta cocina no se puede venir con prisa.Se necesita tiempo para poder disfrutar bien de las fotos, de la receta, de la historia, en definitiva de todo lo que nos transmites, que es mucho.
    Nunca he probado esta salsa.Sé por ingredientes que lleva que me va a gustar pero lo que más me ha gustado es que gracias a tus palabras a ese carió que transmites sobre la cultura gastronómica con la que has crecido, has conseguido que quiera probarla.
    Tomo nota.Ya te contaré.
    Un abrazo grande,
    María Josè

    ResponderEliminar
  25. Tengo que reiterar mi admiración personal por tus bonitas fotografías culinarias, pero además, en esta ocasión, deseo felicitarte y darte las gracias por esta deliciosa, generosa e ilustrativa entrada en tu blog. Deliciosa, porque es un plato delicioso; ¿quien lo manifiesta?, un gallego de A Coruña a quien le apasionan las cigalas; generosa, porque has compartido con nosotros una receta tradicional de tu familia, e ilustrativa, porque la gastronomía es cultura y con esta entrada/aportación en tu blog nos has ilustrado a todos un poquito más en la cultura y arte culinarios.
    No soy adivino, pero el jurado del concurso al que te has presentado lo va a tener muy difícil en cuanto a la valoración de la diferente propuesta, si la calidad de los platos que se presentan al concurso, alcanza tu excelente nivel.

    Un beso, gracias por compartir y gracias por visitar mi humilde y sencilla cocina tradicional.

    ResponderEliminar
  26. Fantàstica aquessta historia sobre el romesco que ens deixes Maduixa! m'encanta...igual que la recepta, és una salsa deliciosa i amb aquestes cigales casen a la perfecció.
    A mi m'hagués agradat que a casa meva hi hagués aquesta tradició, però la meva avia cuina però no li agrada gaire, i la meva mare no fa res.... però bé, qui ha dit que no puc començar jo la tradició amb els meus fills algun dia...:))
    Molts petooons

    ResponderEliminar
  27. No totes les cases tenen la seva recepta de romescu: jo en sé d'una on NO EN TENEN CAP!!!!! La meva! No n'he fet mai, i això que al Pere li agrada molt.
    Jo ja em conformo amb els escamarlans a la planxa. Els trobo tan bons que no necessito cap salsa. Ara, no dubto que aquesta recepta del teu besavi ha de ser boníssima. Jo me l'apunto (una recepta amb tanta història ha de ser bona a la força) i ja la faré.
    Feia dies que no em passava per aquí. Últimament el temps em passa de pressa i no avanço gaire en la feina. Però acabo de veure una crema de carbassó molt bona una mica més avall. Jo en faig una de semblant (amb pell, com tu) i que precisament toca demà per dinar. Avui n'he comprat uns de molt tendres.

    Molts petons!

    ResponderEliminar
  28. Que salsa más buena y que forma tan magistral de mostrárla. He disfrutado mucho de tu paso a paso.

    Besotes

    ResponderEliminar
  29. Un post d´allò més instructiu i complert, unes explicacions perfectes , la fotografia sensacional i el plat exquisit, no sóc tarragonina, que si provinciana, i he de dir que el nostre romesco és una salsa única al món, versàtil a més no poder i tu l´has brodat, però , no contaré el meu secret ( tots els tarragonins tenim el nostre secret pel romesco) jejejeje.
    Una forta abraçada

    ResponderEliminar
  30. Moltes gràcies JUDITH!! i jo!!! :-))


    NIK, para las verduras asadas es ideal. Muchas gracias a ti, guapa, por leerme. :-)


    GABY! muchísimas gracias, preciosa. No te apures si no encuentras cigalas, cualquier crustáceo a la plancha o a la brasa te va a quedar estupendamente. Y si no, puedes probarla con unas verduritas. Un beso, cielo :-)


    Hola SANDRA! I tant! és boníssima i ben sana. Crec que som uns privilegiats de poder gaudir d'aquests productes de la mediterrània :-)

    ResponderEliminar
  31. SONIA, La nyora realment tampoc és el pebrot del romesco, però el substitueix força be i és més
    fàcil de trobar. La meva opinió és que la salsa seria igual de bona, però tan la nyora com el
    pebrot del romesco li donan el toc especial i inconfosible. Jo de tu miraría de posar-li. Gràcies a tu, bonica. :-)


    I tant GEMMA! Com més bons son els ingredients menys preparatius necessiten :-)


    Hola YOLANDA! muchas gracias guapa, pero aunque sea laborioso siempre es interesante y aquí queda :-) No te preocupes por las diferencias entre tu salsa y la mía, esa es una parte del
    encanto de las recetas tradicionales. Que sea más antigua no implica que sea más genuina, solo
    que llevamos más años practicándola. :-) Mucha suerte para ti también!

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias ALICIA! un beso, guapa. :-)


    Hola REME!! qué tal estás, bonita? Muchas gracias por pasarte por aquí :-)


    Hola CARMEN ELENA, Muchas gracias por tu visita, sé muy bienvenida :-)


    ANA, jo he pensat moltes vegades fins a quin punt som lliures de compartir les receptes dels
    llibres, però si cuinem nosaltres la recepta i la compartim indicant l'autoria no sé pas tampoc
    si estem fent alguna cosa del tot incorrecte. A més, fins a quin punt una recepta es realment
    original i única? Seria possible reivindicar l'autoría d'una samfaina? o d'uns escamarlans amb romescu?... :-).

    ResponderEliminar
  33. AMANDA, eres un cielo, nuchas gracias :-)


    PAULA! jajajaj Sí que es una bona càmera, havia de triar entre això o la termomix jajajajja un petó guapíssima :-)


    Ay CARLOS, qué buenos son los carquinyolis! y qué bien le van a este tipo de salsas! a ver si subo un dia la receta y así ya no tienes que buscarlos más. Son muy fáciles de hacer. :-) Gracias! un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias BEGOÑA! Pruébala, creo que te gustaría mucho. Le da un toque distinto a todo lo que acompaña :-)


    Hola GLÒRIA! quina troballa oi? mira que va be amb tantes coses, però trobo que amb el marisc casa d'escàndol :-) Gràcies, bonica!


    LUCIA, me lo tomo como el mejor de los cumplidos :-) me alegra que te guste. Un beso, bonita :-)

    ResponderEliminar
  35. ANA! sí que es cierto, para mojar pan y no parar, verdad? A ver si te gusta ;-) un beso, guapa :-)


    LOLA, creo que te gustará porque no es muy diferente de cualquier base sofrita mediterránea, si la pruebas no te olvides de decirme qué te ha parecido :-) Gracias, bonita, un beso!


    Hola MARIA! efectivamente con un pescado a la plancha casa perfectamente, y también con unas brochetas de carne o verdura a la brasa. Es ideal para acompañar preparaciones sencillas. Gracias guapa, un beso! :-)

    ResponderEliminar
  36. Gracias ANGICOCK! bienvenida :-)


    MACU! Seguro que conoces más platos de la gastronomía catalana de los que te imaginas. Anímate a probar de hacerla en casa, estoy convencida que sabe mucho mejor que cualquiera que hayas probado envasada. Gracias guapa, un beso!


    Mª JOSÉ, qué bonito todo lo que me dices :-) gracias! Yo creo que la cocina tradicional hay que quererla, mimarla, respetarla, practicarla y compartirla. Cuanto más universal sea mejor. Ahora a ver quien es el guapo que reclama su autoría :-))) Sé que la harás, así que espero ansiosa tu opinión!! :-)

    ResponderEliminar
  37. RIDENTE, qué placer ver que disfrutas tanto de la lectura de mis palabras como yo de intentar transmitirlas. Hablar de marisco y Galicia son palabras mayores, así que ésta mediterránea agradece doblemente tus cumplidos. :-)

    Gracias a ti, un beso :-)



    INGRID bonica! mai es tart per a començar! només cal estimar la cuina, i tu, això, ho fas molt be :-) A casa meva no et pensis pas que tenien massa temps, totes les dones hem treballat fora de casa, però quan ens posem el davantal no ha estat mai una obligació, ha estat un plaer :-) un petó guapíssima!

    ResponderEliminar
  38. MARGARIDA! preciosa! La sort meva és que el besavi fos de Tarragona si no potser tampoc en tindria de recepta familiar! :-) I ja tens raó, uns bons escamarlans a la planxa no necessiten res més. No pateixis pas pel temps per que tots anem igual, i per cert, qui em va fer veure lo bona que pot arribar a ser la pell sola vas ser tu :-) Aquelles tallarines son absolutament fabuloses. Un petó ben gros!


    Muchas gracias TROTAMUNDOS, por tu visita y por dejarme tu comentario. Sé muy bienvenida :-)


    MAI! jajajajaj ja sé jo que a tota casa tarragonina teniu el vostre "secret" i que no penseu compartir-lo! jajajaja :-) I ben fet que feu! em sembla el millor encant de la salsa romesco :-)

    un petó, preciosa! ;-)

    ResponderEliminar
  39. Ostres!!!!! El què donaría per conèixer les maravelloses receptes del teu besavi!!!! Una de les poques coses que he comprat en aquest viatje han sigut les nyores, no poden faltar a la meva cuina, el meu marit es un enamorat del romesco, de la salsa de calçots i del xató jajajajaja que català que m'ha sortit el nano!!!!! Unes fotos increibles, com sempre, ara miraré el concurs de la Sonia, acavo d'arrivar com qui diu i encara no estic al tanto de tot el que es cou pels fogons!!!! Mil petons bonica

    ResponderEliminar
  40. Que maravillosa receta!, las cigalas aquí no existen, al menos nunca he visto algo así, debe ser un super lujo este plato, felicidades por la estupenda fotografía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  41. Quin recital del romesco!! Només veient la foto dels escamarlans amb el romesco... quines ganes m'has fet venir de menjar-ne!!
    Petons!

    ResponderEliminar
  42. Qué placer leer entradas como esta, querida Maduixa, qué maravilla, venir, disfrutar, aprender, y salir con un gran sabor de boca virtual.

    Gracias por tu excelente trabajo.

    ResponderEliminar
  43. Hola Maduixa, lo prometido es deuda, y me alegro mucho de haber puesto en práctica la preparación de esta sabrosa salsa romesco.

    Muchas gracias por compartir, ha sido un placer.

    http://gastronomiaenverso.blogspot.com/2011/02/lubina-con-salsa-romesco.html

    Un beso grande desde mi cocina.

    ResponderEliminar
  44. Hola , hice tu receta de la Romesco.Magnífica, les ha encantado a todos.El domingo tengo en casa un bautizo y la voy a servir con los langostinos. Mil gracias Y besos

    ResponderEliminar
  45. Con coñac! realmente tiene que quedar deliciosa es el único ingrediente que no le he puesto nunca ademas de los piñones! habra que probarlo!
    Por si te interesa hacen un concurso de salsa de romesco en Tarragona por estas fechas! si quieres mas inforamnción mira en mi blog!
    Un saludo grande y encantado de conocerte!

    ResponderEliminar
  46. otra prueba superada. Casualidad que ayer me trajo una amiga por avión, con el consiguiente aroma entre los pasajeros, de unos manojos de calçots, y he preparado tu receta de romesco para acompañarlos, muy rica.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba