lunes, 29 de noviembre de 2010

Queso fresco casero, de leche de vaca






Había visto hacer queso fresco a un par de amigas blogger con resultados extraordinarios, pero la mayoría de recetas necesitaban cuajo de otros animales (o químicos) como agente coagulante, y aunque me hacía ilusión preparar queso fresco en casa, este punto no me terminaba de animar a decidirme.

Hasta que encontré la receta de Viena que explicaba como hacer Panir, un queso tradicional en la India, Irán y Afganistán, basándose en una elaboración de la cocina vegetariana hindú. Este queso fresco se elabora tradicionalmente en los hogares a partir de leche de búfala, específica en la cultura India o Paquistaní, pero también se hace con leche de vaca en lugares como Canadá.

La peculiaridad más destacable de este queso radica en ser de los pocos donde se utilizan ácidos como únicos coagulantes naturales, como el zumo de limón o el vinagre, y con muy poquito tiempo de preparación se obtiene un queso suave, de aspecto y textura muy similar al mató (queso fresco típico catalán, elaborado de manera muy similar) o requesón. En Asia, el Panir (o Paneer) es fuente esencial de proteínas, especialmente para aquellos que siguen una dieta vegetariana, siendo su aportación muy similar a la de las carnes.



En un clima caluroso como el del sudeste asiático y buscando la manera de prevenir el deterioro de la leche, así como darle uso a los excedentes, se han desarrollado productos como el Panir, resultando un ingrediente importante en la gastromía de estos países. Lo consumen solo o en combinación de un gran número de preparaciones frías o calientes, así como en ensaladas y postres. Tanto en fresco como frito. Se utiliza en la elaboración de salsas y curris, o para dar consistencia a las sopas. Como el Panir puede absorber otros sabores, se utiliza también en marinados y adobos. El Panir fresco puede ser hervido en almíbar, así como mezclado con harinas y otros ingredientes formando una suerte de buñuelos que, fritos y acompañados de almíbares o jarabes dulces, se sirven como postre. A diferencia de la mozzarella, elaborada también a partir de leche de búfala, el Panir no se funde, y posiblemente debido a su relativa alta concentración de lactosa adquiere un color marrón cuando se cocina, lo cual añade atractivo visual a ciertas preparaciones. Por todas estas propiedades son muchos los platos de la cocina tradicional hindú que utilizan el Panir.

Bien, pues como os he comentado me animé a preparar esta receta. Viena lo oficia con leche de vaca envasada e incluso, por su experiencia, recomienda determinadas marcas, tanto enteras como semidesnatadas, ya que al parecer algunas funcionan mejor que otras. A todo esto, os recomendaría que leyerais su entrada donde aporta su interesantísima experiencia, y por supuesto todas sus recetas en las que deposita un cariño extraordinario.



Yo tenía intención de hacerlo con leche entera, pero, por aquellas casualidades de la vida, nos enteramos que en el centro de Hondarribia habían instalado una máquina dispensadora de leche pasteurizada de vaca (la caseta de madera que veis en la foto). Ya estaba tardando en ir a por ella :-). La han instalado justo el mes pasado y está gestionada por una empresa que tiene varias expendedoras distribuidas por Gipuzkoa. Las vacas, de las cuales viene esta leche, se crían a pocos kilómetros de mi casa por lo que parece tener visos de ser algo definitivo, vamos, que no será flor de primavera, ya me entendéis. La iniciativa tiene tal éxito que el consumo en litros por día se mantiene estable después de la natural curiosidad incial. El día que fuimos nosotros tuvimos que hacer cola, pequeña, pero cola al fin y al cabo, y siendo que ya era a última hora de la tarde me pareció una buena señal. La experiencia, en todos sus aspectos, ha sido muy grata.

Os explico como ha ido el asunto :-) :


Aquel día estábamos en plena ciclogénesis explosiva, ya sabéis, vientos de más de 150km/h, olas de 14 metros y con poquitas ganas de salir de casa, con lo que al ver abrirse el cielo aprovechamos la ocasión de acercarnos a comprar la leche. No es que esté lejos de casa, pero para ir andando desde las afueras, y con ese tiempo, como que no.










Está ubicada justo en el centro de Hondarribia, en la calle San Pedro. Los que hayáis estado recordareis este pequeño paseo de casas coloridas.

La cosa funciona de la siguiente manera; si no tienes un envase adecuado allí mismo puedes comprar unas botellas de plástico, por 0.50 euros la unidad.

En Donostia parece ser que tienes la opción de elegir entre envases de cristal o de plástico.


Nos hicimos con dos.


Luego, y tras pagar la cantidad de litros oportuna, abres la portezuela y llenas los envases.

Sale helada. Porque no me gusta la leche a palo seco, pero reconozco que entraba por los ojos y apetecía pegar un sorbo de la botella. Las cargué en la mochila, porque no se nos ocurrió nada mejor que ir en moto... y a pesar de la chupa, francamente, me dejó la espalda tiesa.

Blanca, opaca, y según mi costilla que se bebió medio vaso, excelente.

Arriba, un letrero donde indicaba la fecha de pasteurización. Que había sido precisamente ese mismo día.

Recomendaban no hervirla y tomarla en un periodo no superior a 5 días.



Una vez llenas las dos botellas, y tras cerrar la puerta, se produce un auto lavado con vapor. No había visto ninguna máquina de estas aún, y todo me venía de nuevo. :-)

El precio, como podéis ver, es de 1 euro el litro. Con opción de 1/2 litro por 50 cts. Para un par de colacaos. :-)






Ya puestos, y antes de que me diera cuenta que mi espalda se estaba cristalizando, se nos ocurrió ir a ver los destrozos del temporal en el paseo marítimo.

Justo una calle paralela a esta, y a nuestra derecha, ya podíamos divisar en el horizonte las casitas y los mástiles del puerto deportivo de Hendaye.



















Como el sol se pone a nuestra espalda, Hondarribia queda en penumbra mientras las casitas francesas siguen iluminadas.













Justo en ese momento llegaba el barquito que cruza la frontera natural entre ambos países. Pensaba que solo funcionaba en verano, pero al menos a mediados de noviembre todavía hacía su recorrido.













El caso es que había gente que esperaba que, por 1.60 euros, le llevaran al otro lado.



















Aunque no tenga la estampa de pleno verano, o la bonita luz del mediodía, pasear por aquí es siempre un placer relajante. Cuando vinimos a vivir aquí recuerdo que pensé que posiblemente echaría de menos muchas cosas, pero el olor del mar no sería una de ellas.

En invierno solemos dar paseos por la playa. A nuestro pitufo le encanta. Es una forma de hacer nuevos amigos, aunque a veces ni nos hagan caso :-)



Otro día que haga mejor tiempo os traeré fotos de la lonja de pescadores y del puerto pesquero. Es realmente precioso.


Vamos a ver, para hacer este queso necesitareis:

  • 1 litro de leche pasteurizada
  • el zumo de medio limón
  • 1 yogurt natural

  • un paño de hilo fino o gasa
  • 1 colador
Con estas medidas nos quedará un queso de no más de 200gr. Podéis doblarlas para que os salga más hermoso, pero como era la primera vez quise probar con 1 litro.

Si no tenéis acceso a leche pasteurizada de vaca, Viena comenta que con leche de las marcas La Asturiana, y Pascual, también es posible preparar este queso.

Poned la leche en un cazo y calentadla. Recordad que tanto ésta como la comercial ya están pasteurizadas y por lo tanto no deben hervir, pues eliminaríamos totalmente gran parte de las bacterias naturales y el proceso sería casi imposible.

Lo ideal sería rondando los 40ºC, pero si no tenéis termómetro, calentadla hasta que la notéis caliente al tacto, pero sin quemaros. 

Entonces añadid todo el yogurt y removed bien. Esto aportará fermentos a la leche además de acentuar su acidez, con lo que nos ayudará a su coagulación.

A pesar de no haberla calentado en exceso, la leche presentaba una nata estupenda, que al remover impregnaba las paredes.




Una vez disuelto el yogurt proceded de la misma forma con el zumo de limón.

Removed y dejad que se coagule. Como no sabía a ciencia cierta cuanto tardaría, la deje tapada con un plato y la iba observando de vez en cuando.

La verdad es que el suero se fue separando en seguida, pero me pareció que necesitaba más tiempo.


Tuve el cazo sobre la misma encimera, para aprovechar el calor residual, no del fuego, que es de inducción, pero sí el que tenía el propio cazo, que sobre el mármol se hubiera enfriado con rapidez. Con lo cual prolongué un poquito el efecto del calor.

Cuanto más rato pasaba más cantidad de suero se observaba flotar en el preparado, y más limpio. Es importante que no lo mováis.
No sabía muy bien como actuar respecto a los tiempos, cuando decidir que estaba listo. Así que lo dejé como 4 horas con lo cual se me hizo de noche.

Lamento el tono amarillento de las fotos a causa de los halógenos.  :-)

Preparad un bol donde recoger el suero, un colador de malla fina, y un paño de hilo o una gasa.

Verted el contenido del cazo para filtrarlo.

Tapadlo con la gasa.



Colocad un platito o una superficie similar y sobre él un peso.










Ya veis que yo me apañé con otro bol lleno de piedras. Cualquier cosa estará bien siempre y cuando tenga un peso considerable.

Veréis como poco a poco va filtrando todo el suero.

Tampoco tenía muy claro cuanto tiempo debía filtrar. Viena en su receta habla de 45 minutos tras los cuales pasa el Panir, aún envuelto en la gasa, bajo el chorro de agua fría para que tome cuerpo.

Pero o no lo hice bien, o mi queso no tenía suficiente con 45 minutos. Con lo cual, y por la hora que se me había hecho, decidí dejarlo así, con el peso, toda la noche en la nevera.

A la mañana siguiente tenía un aspecto estupendo.

Simplemente retirad la parte superior de la gasa, y, con la ayuda del colador, volcadlo sobre un plato.



La textura me resultó muy parecida a la del mató, que es una especie de requesón pero algo más granulado en su textura. Desde luego no era de textura tan fina como el queso de burgos. A mí me gustó ese punto especialmente.














Tal cual, con unas gotas de miel está riquísimo. Puede que un puntito, muy poca cosa, más acidulado a lo que estoy acostumbrada, y que quizás sea por el yogurt, pero desde luego más natural imposible.














En vista del éxito, me dispuse a preparar el otro litro de leche, bueno, lo que quedaba porque le faltaba ya media taza :-).

Pero esta vez quise probar dándole textura y sabor.


Así que piqué, de manera más bien grosera porque me gusta así, un puñadito de avellanas, unos piñones y unas pasas.











Una vez tuve el queso bien escurrido pero aún no había tomado forma consistente, lo mezclé con los frutos secos.

No lo hagáis recién volquéis el preparado o se os quedarían los frutos secos en el fondo. Que a la postre quedarían encima del queso :-)





Lo volví a depositar en el colador ejerciendo un poco de presión.














Cerré la gasa y puse un peso encima, igual que con el otro queso.

Recordad disponer un recipiente o bol debajo para recoger el suero.

También lo tuve en la nevera toda la noche.




Al día siguiente tenía un bonito queso fresco pero esta vez con tropezones, que a mi gusto, combinaban estupendamente.

A este solo le faltaba una tostadita -)














Por supuesto podéis hacerlo con el ingrediente que más os guste, unas hierbas aromáticas, ajo y perejil, pimentón, lo que más os apetezca. Con pistachos y ciruelas pasas queda especialmente delicioso.

Ha sido una experiencia muy satisfactoria, no os voy a decir que vaya a ser el único queso fresco que coma a partir de ahora, pero sí que me parece un ejercicio muy gratificante para esta cocinitas y que repetiré cada vez que tenga ocasión.



















Por cierto, el suero resultante da mucha pena tirarlo, yo hice caso y con él regué algunas plantas, aunque sinceramente me hubiera gustado darle un uso más culinario. Sé que con miel es una bebida nutritiva, pero no nos hacía tilín. Quizás para otra vez debería probar de usarlo como coagulante. Investigaré, haré más pruebas y ya os contaré. :-)



44 comentaris:

  1. Nosotros somos habituales de la "máquina de la leche".De hecho mis hijos se pelean por ir con la botellita a por la leche.Aquí hay varias máquinas y tienen bastante demanda.
    Muy interesante este queso.No lo conocía.Yo lo hice hace muuuuucho tiempo con cuajo.
    Me imagino la sensación de tomarlo sabiendo que es 100% natural, 100% casero.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  2. Hola maduixeta!!!
    La propera vegada el faré com tu, amb forma de formatget. El detall de les pedres m´ha agradat moltíssim!!!
    Felicitats per la recepta i pel reportatge, són unes fotos estupendes!!!
    Petonets.

    ResponderEliminar
  3. Yo utilicé ese mismo método, del zumo de limón y del yogurt, hace poco y usé el queso en una quiche, para la masa quebrada y para el relleno... También lo hice con leche pasterizada a punto de fenecer, ejem.

    ResponderEliminar
  4. Querida Maduixa: He disfrutado mucho toda la explicación y las fotos, solo te diré respecto a la primera vez que lo hiciste que comentas necesitaste más tiempo, es que se pasa por el chorro de agua fría antes del escurrido, es decir, en cuanto lo retiras del suero, con la gasa, en caliente, lo pasas por el agua fría y es cuando el cuajo tomará cuerpo. Después de esto, es cuando se escurre tanto como se quiera.
    Te recomendaría que lo peses cuando lo hagas, y enseguida pillarás la vuelta a los mejores tiempos, temperaturas, etc.
    Me ha encantado ver esta receta en tus manos, la engrandeces.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una explicación muy bonita, no tenía ni idea de lo de las máquinas de leche,creo que por aquí no hay, aunque también puede ser que no me haya fijado porque no suelo comprar leche.
    Eso de hacer el queso sin cuajo me ha gustado y quiero probarlo. A ti te ha quedado muy apetecible.

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo hice siguiendo los consejos de Viena y me quedó estupendo. Me quedo con la idea de mezclarlo con frutos secos. Por cierto, estuve hace unos años en Hondarrabía y me ha encantado revivirlo con tus fotos!

    ResponderEliminar
  7. Esta claro que para mi no es esta receta.
    ;-D

    ResponderEliminar
  8. Felicitar-te fervorosament per la teva explicació que completarem amb la de Viena. Com sempre, fas màgia a la cuina.

    ResponderEliminar
  9. Muy parecido al mató, con miel una delicia y el que has hecho con frutos secos también.
    Las fotos que nos has puesto muy bonitas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. A casa l'únic formatger és el Pere, però li agraden més aviat secs i "ben perfumats". Jo en menjo molt poc, però quan ho faig m'agraden els tendres, i dels frescos el mató és el que més m'agrada. Així que m'apunto aquesta recepta perquè em pot ser útil.

    Llegir a Viena és un plaer perquè és una font de coneixements. Com tu. Realment us posaria a les dues a dalt de tot del podi culinari!

    Saps que per aquí també tenim fonts de llet? La primera vegada que en vaig veure una va ser a Cassà de la Selva. Anàvem en bici, fent la via verda a l'estiu. Estàvem acalorats i ens va anar molt bé trobar aquella llet tan bona i tan fresqueta (a 4º).
    Primer van sorgir per les comarques gironines, però ara també n'hi ha a prop de Barcelona.
    Aquí trobaràs informació de la Font de llet:

    http://www.lletllet.com/fontdellet.html

    Petons!

    ResponderEliminar
  11. Ayyy qué ricuraaaa! He hecho el queso casero, también siguiendo las instrucciones de Viena, fabulosasss, una divinidad. Me encanta la idea de saborizarlos. Pero lo que me ha dejado con la boca abierta ha sido esa maravillosa máquina dispensadora de leche pasteurizada... me muero de la envidia jajajaja. Buenísima!!!!
    un beso guapa, y feliz semana,

    ResponderEliminar
  12. Hola Maduixa:
    Lo primero agradecerle las fotografías que ha puesto de Fuenterrabía, a mi me cuesta decir Hondarribi, cuantos recuerdos me han traído.
    En Vitoria contamos con varias maquinas dispensadoras de leche y las manejan los mismos ganaderos que se han constituido en cooperativa.
    El queso fresco de leche de vaca le ha salido muy bien.
    Después de días de trabajo, encuentros y cursos parece que la cosa empieza a calmarse y estaré más atento a lo que publican.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola Maduixa, ¡qué sorpresa!, y qué rico ese queso, ignorante de mí, pensaba que sin cuajo nada, pues hala, ya nos traes uno y además de la gran Viena, ahí es nada.

    Te ha quedado con una textura deliciosa y la segunda versión de frutos secos también. Me encanta que se quede la textura de la gasa en la superficie, le da un punto atractivo.

    Las máquinas dispnesadoras de leche callejeras también la hay en Madrid pero nosotros tenemos un acceso complicado. Sin duda es ideal para estos menesteres tan artesanos. Y está buenísima.

    Preciosas fotos.

    Un saludo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  14. No he provat mai de fer formatge fresc a casa, però ha de quedar molt bo. A mi m'encanta el mató!
    I la segona versió encara ha de quedar més bona!

    ResponderEliminar
  15. A l'Estartit també tenim màquina de llet. No he fet mai formatge a casa, però m'has animat moolt, perquè el resultat és exquisit!!
    Molts petons

    ResponderEliminar
  16. Una recepta per nota!!!!!. I un plaer recordar Hondarribia!

    ResponderEliminar
  17. N'he fet alguna vegada, i queda molt bo!!! Amb els fruits secs i les panses ha d'estar boníssim! Ens has fet un bon reportatge, quines fotos més maques!

    ResponderEliminar
  18. oh oh oh!!!! espectacular!!
    Aquí a Catalunya ja tenim màquines expenedores de llet fresca des de fa un temps i tenen molt d'èxit! Jo compro en alguna botiga de productes naturals i també n'he vist, així que em sembla que com que ens ho has posat molt fàcil, com sempre, provaré de fer el formatge fresc i ja t'ho explicaré!
    Ah! els tropezones em semblan un encert!
    Fantàstic!!!

    ResponderEliminar
  19. Que genial, la receta y las fotos, me ha gustado mucho esta entrada, me la guardo

    ResponderEliminar
  20. Esto es otra de las muchas cosas que tengo que hacer.
    me ha encantado todo el reportaje!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  21. Un formatge natural al màxim, copiaré la recepta amb el teu permís, a casa els encantarà, jo no puc amb el sabor a llet, nomes m’agraden els formatges curats
    Petons

    ResponderEliminar
  22. Mª JOSÉ, a nosotros nos cuesta mucho acostumbrarnos a esta leche, no es que tengamos intolerancia a la lactosa, al menos eso creo, pero sí es verdad que preferimos cualquier derivado lácteo antes que un vaso de leche a palo seco, aunque sea de la de tetrabrick. Supongo que no estamos acostumbrados. Siempre la disfrazamos con mucho colacao :-) eso sí, como ingrediente de cualquier receta nos encanta. Pero mira, me hizo ilusión comprarla y seguro que repetiré.

    Un beso, guapísima y gracias :-)

    ResponderEliminar
  23. Hola TITANII! es que no tenia res més a mà! :-) i vaig pensar que les pedretes anirien be. M'agrada ensenyar com faig les coses, tan si és bona idea com si no, sobretot quan son d'anar per casa.

    Un petó, bonica, i gràcies.


    MIRIAM! Ahora que lo dices sí que recuerdo que nos enseñaste un queso, de untar verdad?, pero no recordaba que lo habías hecho sin cuajo. A mí no me dio tiempo de reutilizarlo jaajaj a ver si para la próxima vez me sobra algo con qué hacer una tarta :-))

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias VIENA, no he tenido demasiadas ocasiones de poner en práctica las recetas de los amigos, pero si alguna vez lo he hecho, he procurado dejar el listón tan alto como me lo encontré :-) Te agradezco muchísimo tus consejos. Un beso :-)


    Hola LUCIA!, muchas gracias. Pues yo las conocía de lo que había visto en otros blogs, además sabía que cerca de aquí ya hace tiempo que las tienen, pero tampoco había visto nunca ninguna en persona. Anímate a probarlo y me cuentas. :-)

    ResponderEliminar
  25. No me digas eso AMANDA!:-) que sea porque no te gusta el queso, pero no porque te parezca complicado ;-) un beso guapísima.



    Moltes gràcies VERMELLS! :-))


    LA COCINERA DE BETULO, sí que se parece al mató, pero de gusto es algo más fuerte, seguramente por el yogurt, aunque no lo sé a ciencia cierta. Pero desde luego vale la pena porque es 100% casero. Un beso guapa :-)

    ResponderEliminar
  26. Ai MARGARIDA! ho he dit moltes vegades que tenim uns gustos semblants :-) al meu home li agraden molt curats, tipus de idiazabal o parmesà, d'aquells que es conserven en oli, però jo no puc, m'agraden els del Cadí, els manxegos tendres, o el mató, i com a molt un bon gruyère o emmental i para de contar ajjajaj

    Sí que ho sabia, el que passa es que no ho havia vist mai. He anat a veure l'enllaç que em portes, perque a la meva mare li faria il.lusió si en tingués alguna prop de casa, i n'hi a tant a Sabadell com a Terrassa, perfecte!. Ella m'explicava que de petita anaven a les vaqueries, a Sants, que no tenien vaques, es clar, peró venien la llet a les ciutats. Però clar, avui dia, amb els tetrabricks que poden conservar la llet tants mesos, i que pot venir de lluny, és normal que ja no hi hagi aquests tipus de establiments, i menys a les ciutats.

    Un petó ben gros, i moltes gràcies! :-)

    ResponderEliminar
  27. HILMAR, guapísima! me alegra que te haya gustado, a veces más que una entrada de cocina parece que acabo haciendo verdaderos testamentos, pero me parecía interesante enseñarlo :-) Un beso, guapa ;-)


    Hola APICIUS! Gracias a usted por leerme :-) Ya me imagino que le costará, pero yo he tenido la suerte de que, cuando llegué, aprendí los nombres tal y como los encontré, entonces para mí es más familiar Hondarribia que Fuenterrabía :-). Lo importante es que le haya traído buenos recuerdos, aunque sea por un momento :-)

    Creo que en Irun también hay una, no se lo garantizo, pero tengo ese convencimiento. Y ambas provienen de una empresa, o cooperativa, ubicada en Oiartzun, donde ya disfrutan de este tipo de dispensadores desde hace más de un año. Por eso pienso, por la proximidad al punto de origen, que esta iniciativa tendrá continuidad.

    Gracias, un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  28. CARLOS! Ya sé que teneis o teníais una dispensadora cerca de casa de vuestros padres, verdad? si es que yo creo que la primera que vi fue en tu blog! jajajaa en serio. :-)

    A mí me pasaba igual, aunque sabía que con ácido se coagulaba, o "cortaba", la leche, es algo que ni me había planteado nunca. Tenía el convencimiento que para hacer queso, aunque fuera casero, necesitaría de cuajo. Y la verdad, no me hacía mucha gracia. Hasta que vi como lo hacía Viena, y me pareció fabuloso.

    Lo de la textura de la gasa le da realismo, verdad? jajaaja A mí me recuerda muchísimo al mató, por la forma, aspecto y textura, y desde luego ha sido un gran hallazgo.

    Ahora solo falta que os animéis a probarlo ;-)

    ResponderEliminar
  29. GEMMA, l'aspecte i la textura es idèntica, però recorda que no es tan suau al paladar. Però es clar, això també és relatiu als gustos personals i possiblement t'agradi tant com el mató. A mi també m'hi agrada molt barrejar-hi panses i fruita seca, amb els formatges cremosos d'untar ho acostumo a fer. El meu preferit és amb pistatxos i prunes, ummmmm boníssim.



    Hola INGRID! m'encanta que t'hagis animat, és molt senzill de fer i surt molt bo, si ho fas m'ho dius eh :-)

    ResponderEliminar
  30. GLORIA, bonica, m'alegro molt que t'hagi agradat. Un petó! :-)


    Gracias SU, cariño :-)


    Gràcies TERESA! estic contenta que t'hagi agradat. Proba-ho també amb pistatxos i prunes, queda boníssim.

    ResponderEliminar
  31. Hola GEMMOTA! Em fa molt contenta quan em dius que ho provaràs, i la Viena també ho estarà, per que a ella li fa il.lusió que tothom faci aquest formatge a casa. No t'oblidis de venir a dir-m'ho!! :-)

    Gracias EU!! anímate a prepararlo que te gustará :-)

    ResponderEliminar
  32. LOLA!! esto de visitar blogs es un no acabar de recetas buenas :-), yo tengo una lista larguísima de maravillas pendientes de hacer. Y me encanta :-) un beso, preciosa, y gracias ;-)


    Hola SION! és curiós per que a mi la llet tampoc m'agrada però, els formatgets, tots, i si son tendres millor! Si els hi fas als de casa vine a dir-me què tal t'ha quedat, eh :-) un petó, bonica.

    ResponderEliminar
  33. Nosaltres també som habituals de la màquina de la llet. :) I aquest formatge t'ha quedat espectacular i la versió amb fruits secs, brutal!
    Les fotos, precioses!
    Petons artista!

    ResponderEliminar
  34. Madre mía como he disfrutado esta entrada, que ya ni me quiero ir de aquí!

    Sabes, tengo de hace años un libro que se llama el Gourmet Vegetariano, y alli trae una receta muy parecida, y siempre dije ''algún día lo voy a hacer'' y se paaasa el tiempo y nunca hice. Ahora con lo de Viena y este tuyo que se ve una delicia, ya lo voy a hacer sin falta.

    Yo quiero una de esas máquinas en mi cocina! jaja no quiero nada, ni pido en mi barrio, .. en mi cocina!

    un besote y gracias por estas entradas MARAVILLOSAS!
    Gaby

    ResponderEliminar
  35. Felicitacions pel teu blog, molt bones receptes, explicacions i fotografies, tot plegat perfecte. El formatge l'he fet i m'ha quedat molt bé, també em queda molt bé la pizza, ara ja només faig la teva versió. Gràcies.

    ResponderEliminar
  36. Maduixa,

    Como siempre es un placer leerte. Me ha encantado la elaboración de este queso y las posibilidades que se abren a la hora de aromatizarlo creo que en algún momento me animaré a probarlo. Sin embargo me ha sorprendido lo que nos comentas sobre el expendedor de leche fresca. Supongo que será igual que el que vi el verano pasado en un pueblecito de Santander, por las imágenes juraría que sí. Me emocionó tanto cuando la descubrí que como aquel día la máquina no tenía botellas para rellenar me fui a un super, compré un par de botellas de agua, las vacié y allí que me fui a probar esa deliciosa leche. No me pude resistir y nada más llenar la primera botella le di un buen trago, como si aquello fuera el desierto y yo llevara varios días sin beber. Y la verda, me llevé una decepción tan grande. La familia de mi abuela materna toda su vida han tenido vacas. Recuerdo de pequeña haber bebido esa leche deliciosa después de hervir y a pesar de que por razones higiénicas sabía que no me iba a encontrar con algo exactamente igual pero pensaba que por lo menos se aproximaría un poco pero lamentablemente no fue así. De hecho hace un par de semanas compré en el super una botella de leche "fresca" para ver si merecía la pena y era exactamente igual que la que probé en la maquinita expendedora. Vamos que no se parece a la leche fresca de verdad mas que en el nombre. Supongo que es lo que pasa cuando depositas muchas expectativas en algo de lo que guardas tan buenos recuerdos. De todos modos, me alegro de que a vosotros os gustara. En muchos países europeos este tipo de maquinitas expendedoras están muy extendidas así que a la gente le debe gustar. Bueno preciosa, no me enrollo más que hoy me estoy alargando mucho.

    Un besito,

    Sacer

    ResponderEliminar
  37. Gràcies MERCÈ, bonica ;-)

    GABY!!! y qué harías con una máquina de leche en la cocina??? jajajajaa si te la compras me la pido yo también jajajaja

    ANÒNIM: moltíssimes gràcies, estic molt contenta que t'hagi quedat tant be, i que t'agradi tant la meva pizza. Sigues molt benvingut/uda. :-)

    SACER: Creo que tienes razón en cuanto a las expectativas que depositamos en algunas cosas, incluso, muchas veces, también en el recuerdo que tenemos de ellas. Siempre me ha sorprendido, al volver a los lugares que frecuentaba en mi infancia, que no eran tan grandes como los recordaba...

    No obstante estoy convencida que tienes razón respecto a la leche. No es que deje de ser "auténtica", más bien pienso que para comercializarla con garantías, hoy en día, debe pasar unos procesos que, lamentablemente o no, modifican su aspecto y sabor.

    También soy de la opinión que, aunque esto es a título personal, no sabría asegurar si es realmente bueno, necesario, ni recomendable, para un adulto, tomar leche fresca sin pasteurizar. Sin mencionar las grasas.

    un beso muy fuerte, preciosa :-)

    ResponderEliminar
  38. Muchísimas gracias por tu comentario y por pasarte por mi blog!, no sabes la ilusión ke me hace!!! ...Y encima me has dejao con la boca abierta con los platos ke preparas, me encanta!!!... Me he parao en concreto en esta entrada porke precisamente yo también tengo una entrada de paaner, y me ha llamo la atención!!... Ahora tendré ke probarlo con frutos secos ;)

    Oye y ke lujo lo de la máquina de leche, no? así te tiene ke salir un keso más ke delicioso!!!

    Bueno, voy a seguir andurreando un rato por akí...Me kedo contigo!!

    Muakssssss

    ResponderEliminar
  39. Hola VANESSA! me alegro mucho que te haya gustado, se muy bienvenida, preciosa. :-)

    ResponderEliminar
  40. Aquí estoy de nuevo con otra de tus entradas. Me ha gustado mucho lo que has contado sobre la elaboración de este queso; me queda por ver lo que cuenta Viena sobre su experiencia.

    Dices que te daba pena tirar el suero, y te diré que al menos el suero que suelta la mantequilla, conocido en inglés como "buttermilk", es usado en la repostería para hacer muffins y bizcochos. Y la cosa es que el "buttermilk" casero se elabora con leche y vinagre o limón, y tú ya lo tenías hecho.

    Me apunto tu idea, y ahora a ver cuándo hago este queso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. Hola YOLANDA! Muchas gracias por tu visita y por tus amables comentarios. Te agradezco lo que me cuentas del buttermilk casero, en ningún momento se me ocurrió relacionarlo y tienes razón que aparece en muchas recetas. Quiero volver a hacer este queso, pero en esta ocasión quiero estudiar hacerlo algo más dulce, independientemente de esto, aprovecharé el suero porque da pena no usarlo :-)

    Muchas gracias por todo y sé muy bienvenida. Un beso, guapa :-)

    ResponderEliminar
  42. Hola Maduixa,m'has fet venir ganes de provar de fer el formatge fresc.I he estat indagan una mica sobre el tema.Aquí al costat de La Bisbal ,hi ha el poble de Fonteta que s'elaboren ells el recuit i variants,i abans en el temps dels avis elaboraven el formatge amb un cuall natural ,amb una planta de nom carxofera borda (herba-col),la deixaven secar i l'afegien a la llet .(les qüantitats no les sé però serà cuestió de començar a fer proves).Un petó ben grós.

    ResponderEliminar
  43. Hola desde Albacete!, acabo de hacer la receta de este queso, y buscando posibles modificaciones me he topado con esta entrada de tu blog gracias al amigo Google. Me ha gustado mucho la idea de los piñones-avellanas-pasas mezcladas, debe estar estupendo.
    Una pregunta, crees que el usar cuajo o limón influye en la estructura que tiene el queso? una mujer de mi pueblo lo hace con cuajo y leche de sus cabras nada más, y un poquito de sal, y pensaba emular ese queso con leche de vaca (de esa que venden en Consum marca Puleva, antes Lactel) y bueno, el sabor, la verdad es que me recuerda mucho más al requesón que al queso en sí. Se parece solo en el color al que hace la mujer esta.. Con miel está estupendo, eso sí.
    Además, una vez se ha cuajado todo y lo he colado no quedaba nada más para hacer requesón, el suero casi parecía agua!!. Lo he usado al final para regar las plantas también, aunque me gustaría darle algún otro uso. Sin embargo no me parece bien usarlo para bollería, porque la leche le da más cuerpo a esas cosas...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba