sábado, julio 24

Fettuccini caseros, con piel de calabacín y salsa de menta.





Antes de empezar a enrollarme :-) quiero dar las gracias a Margarida, de quien he copiado la idea de esta receta y ha tenido la amabilidad de permitirme publicarla. Hace pocas semanas nos mostró sus tallarines amb carbassó, y me gustaron tanto que he querido compartir con vosotros mi versión, algo adaptada a nuestros gustos. 

Margarida tiene un gusto exquisito presentando sus platos, los llena de dulzura y flores. Pensando como hacer algo parecido, y como no suelo tener plantas decorativas, me decidí por la propia flor del calabacín. Como ya me dijo ella, cual sombrero de Ascot. :-)



La receta que os traigo hoy es de ejecución muy sencilla y rápida. La pasta casera es, bajo mi punto de vista,  el mejor invento después del pan. Sabe a todos sus ingredientes y es sabrosa y contundente. No os de miedo meter las manos en la masa, cuando pilláis un poco de práctica es más rápido que bajar al super a comprarla :-). Y seguramente más saludable. Os contaré el paso a paso para que lo hagáis todo casero, pero si no tenéis tiempo, o ganas, os quedarán estupendamente también con pasta ya preparada. El calabacín y la menta también son de cosecha propia, así que el plato de hoy es sano y casero 100%. :-)

Vamos a ello:

Ingredientes para 2 personas:

Para la pasta:

  • 2 huevos (medianos)
  • 200gr. de harina de trigo
  • 4gr. de sal
  • 20 ml. aceite de oliva virgen extra
Para la salsa:

  • La piel de 1 calabacín
  • 2, 3 o 4 dientes de ajo ( a vuestro gusto)
  • un par de brotes de menta fresca (podéis sustituirla por hierbabuena)
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.

Empezaremos por preparar la pasta para que tenga tiempo de reposar. Como ya os he comentado, en otras entradas de pasta, uso una regla que me va muy bien para calcular las medidas, que os comento por si os ayuda. Por norma general empiezo contando 1 huevo (entero) por comensal. A partir de ahí añado el doble del peso del huevo (sin cáscara) en harina. 2gr. de sal por persona, y 10ml. de aceite de oliva por ración. El aceite y el huevo son opciones completamente personales, para enriquecerla. Obviamente se puede hacer solo con harina, agua y sal. 

Respecto al tipo de harina, suelo hacerla con harina de trigo duro. Pero leí una entrada de Miriam, de el invitado de invierno,  muy interesante, que habla de la conveniencia de la dureza de las harinas para hacer pasta. Os dejo su enlace aquí por si queréis leerlo. Os lo recomiendo. A quienes no la conozcais la recomendación es doble, porque además de unas recetas estupendas, Miriam, hace unas fotografías preciosas.

Si deseáis ver como hacer pasta sin máquina, cortándola a mano, aquí tenéis una receta de pappardelle que subí hace unos meses. Solo tened en cuenta que, para manipularla mejor, es recomendable que la masa sea algo más húmeda, así que fijaos bien en los ingredientes. Cualquier duda que tengáis respecto a la pasta no dudéis en comentarlo, os ayudaré en lo que pueda. :-)


La pasta:

Si tenéis algún cacharro similar a éste os recomiendo que amaseis con él. Si no, haced el típico volcán e integrad los ingredientes con las manos.

Poned los huevos, la sal, el aceite y la harina en el bol y amasad.







Para acabar de integrar bien, y que la masa absorba toda la harina,  deberéis amasar un poquito con las manos. Una superficie de madera es ideal y más teniendo en cuenta que debemos evitar usar más harina de la indicada.

Hacedlo durante apenas 1 minuto, o hasta que veáis que la masa es uniforme.

Si se pegara la masa espolvoread algo de harina, pero procurad evitarlo.

En ese momento, remeted los bordes hacia abajo, girando la masa en el sentido de las agujas del reloj y remetiendo 4 o 5 veces.  Envolved en un paño limpio (pero no nuevo) de algodón y dejad reposar la masa en la nevera por un espacio de 30 minutos.

Si alguna vez he ido justa de tiempo me he saltado este tiempo de reposo. Pero es aconsejable, la pasta se trabajará mejor.




Recogiendo calabacines:

Os he hecho unas cuantas fotos del calabacín, para que veáis que, a pesar de las circunstancias y de tener la planta temporalmente en un lugar poco adecuado, se ha ido buscando la vida para emparrarse y dar frutos, encontrando el solete que tanto necesita. :-)

Este año el tiesto no es tan grande, por lo que os comenté que tenemos obras en la terraza y poco sitio, aún así se ha hecho preciosa. Por si acaso plantamos dos, y ahora tenemos calabacines por todas partes :-). No es que me guste usar el plural mayestático, es que la cuestión de la huerta es un hobby tanto de mi marido como mío. :-)


En la base de la planta, donde a duras penas toca el sol, nacen muchísimos calabacines, que lamentablemente no llegan a crecer demasiado.











Sin embargo la planta ha recorrido toda la terraza hasta encontrarse los setos donde emparrarse, y donde tiene unas horas de sol por la tarde.

No está aún del tamaño adecuado pero este me valdió perfectamente para la receta de hoy.

Este calabacín lo hemos plantado mediante las propias semillas de los calabacines que obtuvimos el año pasado. Por norma general, cuando queráis recoger semillas para secar y plantar en primavera, debéis esperar que el fruto madure en su totalidad. En el caso de los pimientos deberéis esperar a que se vuelvan rojos, el calabacín basta que alcance un tamaño considerable, tal, que contenga semillas de buen tamaño. En cualquier caso mayor que el de la foto.

Desgranáis estas semillas y las dejáis secar  2 o 3 días sobre un papel absorbente, o de periódico, en un lugar bien ventilado. Una vez secas, como todas las semillas, deben guardarse al abrigo de la luz y la humedad durante el invierno. Nosotros usamos unas probetas de cristal que van con tapón, y a su vez las dejamos en una caja, a oscuras. Pero os vale un simple papel de aluminio. Sí es importante que etiquetéis correctamente las semillas, y no las dejéis más de 2-3 años sin sembrar. Para que las semillas sean viables el fruto debe ser natural, no os valen las semillas de hortalizas compradas en el mercado, que son normalmente híbridas. ...Y a saber cuantas cosas más :-))) 

En primavera deberemos rehidratar las semillas, bien sumergiéndolas en agua un par de días, o sobre una cama húmeda. Plantadlas en tiestos lo más grandes que os sea posible, 45cm de diámetro mínimo. Necesita mucha tierra y mucho sol. Cada pepita de calabacín se convertirá en una planta así que, una vez os haya germinado en los semilleros, no plantéis más de una por tiesto.

Estas que veis en las fotos las hicimos germinar en marzo, entre abril y mayo estuvieron en semillero y hacia finales de mayo ya las plantamos en su tiesto definitivo. Ya os subiré una entrada de como es el proceso.


Cortando la pasta:


Pasado el tiempo de reposo de la masa la dividiremos en partes iguales, a fin de estirarla con la máquina.

Aseguraos que la máquina está bien fijada a la mesa de trabajo. Aplastad un poquito, con las manos, los trocitos de masa para facilitar la entrada. Id acompañándola con la mano libre, mientras con la otra usáis la manivela, tanto antes como después de pasar por el rodillo.

Si notáis que se pega, espolvoread algo de harina.

Veréis, la máquina tiene varios grosores que van desde el más ancho, el número 7 en la mía, al más fino, creo que el 1. Como nos gusta la pasta de cierta envergadura, la empiezo a estirar con el número 7 y paso directamente al número 4, cuyo grosor nos gusta más. Y así se queda. Pasadla otra vez para que quede bien lisa,  si fuera necesario.

Depositad las placas sobre una superficie, si es de madera mejor, ligeramente enharinada. Muy ligeramente.

Una vez estirada incorporad el complemento cortante.

Este modelo tiene dos tipos de corte, para spaghetti y éste, un poco más ancho, para fettuccini. 

Id pasando la masa estirada y con la ayuda de la manivela idla cortando.






La ventaja de hacer la pasta en casa, a parte de la más obvia, es que puedes hacerla del tamaño, grosor y longitud que desees.

Intenta acompañar la masa con la mano libre, para evitar que pueda romperse antes de tiempo.



Os he enseñado ya otros sistemas "apañaos" para secar la pasta, aquí podeis ver como usar vuestra rejilla de horno para ello. Hoy os muestro otro más rudimentario todavía, pero no por ello menos eficaz. Necesitáis una esquina, eso sí :-)

Si algún día me compro un secadero de pasta, decente,  os lo enseñaré :-)

La pasta hecha con huevo no debería dejarse expuesta demasiado tiempo por razones obvias, sin embargo, como yo lo congelo todo :-), necesito secarla un poco para hacer nidos que me faciliten su almacenaje. 

Hice bastante pasta ese día y la que no utilicé para la receta, la congelé para otras ocasiones.

Si queréis hacer lo mismo, una vez la pasta está algo seca, haced nidos, enrollando la pasta en las manos.

Disponedlos en una bandeja, metedla en una bolsa de tela (o envolvedla en un paño) y llevadla al congelador. Una vez la pasta esté congelada, podéis introducirla en bolsas más pequeñas, sin la bandeja, y sin temor a que pueda romperse o adoptar mala forma.


El aliño:


Mientras tenéis la pasta secando, preparad un aliño con el aceite de oliva, los dientes de ajo, y la menta, bien picados.

Nos encanta el ajo y además irá salteado, pero si no os gusta demasiado podéis poner un solo diente.



Poned a cocer la pasta en abundante agua, un pellizco generoso de sal y un buen chorro de aceite de oliva. 

La pasta casera cuece en apenas 2-3 minutos, según el grosor y nuestros gustos. Esta estuvo apenas 3 minutos.

Escurridla y reservadla.

En caso de que no la vayais a utilizar inmediatamente, enjuagadla con agua fría, bajo el grifo, para que pare la cocción. Reservad, bien escurrida, con unas gotitas de aceite en crudo o un poco de matequilla, para evitar que se apelmace y se pegue.

Cortad la piel del calabacín con un pelador de patatas, procurando que tenga un ancho similar al de la pasta.

Colocad apenas unas gotitas de aceite en una sartén y salteadlas a fuego suave. Tened cuidado que se hacen muy rápido.


En cuanto la piel de calabacín tome un poquito de color, apenas un par de minutos, podréis añadir a la sartén el aceite con el ajo y la menta macerados.

Salteadlos brevemente.



Incorporad la pasta e integrad.

Servid y si podéis y os apetece, decorad con alguna flor o brote de menta.





Lo que más me gustó de este plato es que, a pesar de servirse caliente, su aspecto y sabor son muy frescos gracias al aroma de la menta y el colorido de la piel del calabacín. Como soy muy forofa de la menta decidí añadirla también al salteado, con lo que el sabor, para mi gusto, resulta aún más refrescante.

Reservad el calabacín en papel de aluminio y en la nevera. Por la noche os podéis hacer una sabrosa tortilla. :-)

43 comentaris:

  1. Ja m'has ben fotut, Maduixa! no faig la pasta a casa (encara...) i aquests pedazo carbassons ni comparar-los amb els q jo trobo aqui, quina meravella...

    Saps q faré, em guardo la recepta per quan faci jo la pasta i no sé....miraré si puc robar-li els carbassons al pagés d'aqui el costat....;-)

    Molt bon cap de setmana,

    ResponderEliminar
  2. ¡Madre mía!. No pensé que una máquina de hacer pasta fuera tan eficiente. Yo sólo he llegado a hacer ñoquis y esos fueron todo el proceso a mano.
    La receta es estupenda y a estas horas que ya hay hambre dan ganas de pegarle un mordisco a la pantalla del ordenador.
    Besos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  3. Plas, plas, plas!!!!!

    Sí senyora, aquest post es mereix un bon aplaudiment!!!

    Després de llegir-te, ja m'han vingut ganes de preparar jo mateixa la pasta, encara que reconec que és molt més pràctic obrir un paquet... Però no et dic que no ho intenti, perquè amb les teves explicacions tan didàctiques(encara recordo l'últim estenedor de pasta que ens vas ensenyar), tot sembla facilíssim.
    T'he de dir que allò de "segones parts mai van ser bones", és completament fals en aquests cas, perquè has millorat (i molt) la recepta. I el barret d'Ascot queda preciós. Ja el voldria lluir la reina d'Anglaterra!

    I quina enveja d'hortet! Ara he anat a mirar la meva carbassera i està una mica esgrogueïda,fa moltes flors però li cauen. A aquests pas no sé si tindré cap carbassa! Li falten vitamines?

    Bé, maca, celebro molt la teva versió i m'alegra haver contribuït a què descobrissis un plat nou, molt del teu gust.

    Un petó ben fort!

    ResponderEliminar
  4. Maduixa quina enveja de cuina, de carbassons, de pasta fresca i de plat!! M'encanta perquè ho expliques tot tan bé que fas que sembli tot facilíssim de fer i això anima molt a fer-ho.
    M'apunto aquesta recepta, ha de ser una delícia!
    molts petons!

    ResponderEliminar
  5. Bueno, este plato se merece un buen aplauso y tu página en general también, me gusta el aire que le has dado y otra cosa, no puedo estar más de acuerdo contigo en la definición que das en tu perfil en cuanto a la cocina, si Sra, así lo entiendo yo. Un besote y vendre más veces.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maduixa, acabo de leer este nuevo y extraordiario post dónde de nuevo explotas estupendamente tus dotes en la cocina, si es que trabajas todo estupendamente, lo que te propongas lo haces.

    Pues mira, nos has vuelto a recordar el tema de la pasta casera. Nos encanta la pasta hecha en casa, aunque JAMAS la hemos hecho y siempre la tenemos en mente, pero sí que la hemos probado en alguna casa y nos parece sabrosa, con una textura muy especial y diferentes al fin y al cabo.

    La forma de prepararla sin máquina ya se lo vimos a la gran María Lunarillos cuando estaba en Directo al paladar, y nos pareció fantástico el ver que se podía hacer pasta en casa muy conseguida y de forma muy sencilla sin comprar ningún artilugio, artilugio que a todo esto mi hermano tiene en casa desde hace 1 año y que por el niño no tiene tiempo de usar. Se lo podríamos pedir, pero bueno ya veremos que estamos recién llegados y tenemos muchas cosas en la cabeza ;).

    Pues al grano, tu receta Maduixa me parece sabrosísima y muy acorde a estos calores, sencilla de realizar en su ejecución, sin muchos fogones por medio y un plato ligero. Además, con esos calabacines te has lucido, además de apetitosos (y que son tuyos), has conseguido que la siempre imprescindible piel del calabacín, adquiera el máximo protagonismo en una receta.

    Me ha encantado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, qué lujo de pasta casera! La verdad es que está mucho más rica que la comercial. Me ha encantado el invento para secarla, jaja. Y me alegro de que te resultase útil mi post, a mí me encantó descubrir que no me hacía falta comprar sémola, que por mis barrios no es fácil de encontrar. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Pero que belleza!!! todo, todo, todo.
    Me encantó la receta, la pasta, la salsa, las fotos y que calabacines !!..

    Felicitaciones Maduixa eres lo máximo..
    un beso
    Gaby

    ResponderEliminar
  9. Pasta casera, calabacín casero y menta adornado con la flor del calabacín, ha de estar divino.
    Me parece un post muy útil, intentaré hacer la pasta casera, aunque una vez lo intenté quedó demasiado gruesa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hace años que me regalaron la maquinita de pasta fresca y durante un tiempo me estuve peleando con ella. Lo más difícil de conseguir era el punto de la masa para que todo funcione correctamente. Debe quedar bastante seca. La proporción de un huevo mediano por 100 gramos de harina fuerte es la que se recomienda y es la que a mí me funcionó cuando llegué a los buenos resultados, porque al principio y sin referencias, me pasaba horas para conseguir unos fetuccini solventes. Hoy día solo la uso para hacer pasta rellena porque en mi opinión se puede encontrar con cierta facilidad pasta fresca en tiendas especializadas de buena calidad y se ahorra uno mucho trabajo. En cambio, para la pasta rellena, se puede jugar con el relleno, personalizarlo y conocer exactamente su composición. Lo de los calabacines en casa me parece muy interesante, pero no para el calabacín propiamente dicho sino para sus flores, que son una exquisitez rara de encontrar en el mercado y más aún fuera de temporada. Fritas en tempura son únicas por sabor, textura y presencia.
    Un saludo,

    Cuchillero

    ResponderEliminar
  11. Soniaestic segura que si t'hi poses la faràs estupendament, no té cap misteri i tu tens molt bones mans per a les masses. és tant bona, que quan la provis no en voldràs de envasada. :-)

    Noia, et diria que en plantessis tu, però em fa por per que el carbassó vol molta calor, però si veus que teniu un parell de mesos bons, intenta-ho, et sortirà més a conte que pispar-li al veí jajajaj Un petó, bonica!

    Hola Alicia! muchas gracias, guapa. La máquina va muy bien ya no solo para este tipo de pastas, sino para hacer obleas de empanadillas, canelones, lasagna, farfalle, ravioli.. uf! un montón de cosas! facilita mucho la cuestión del estirado y en ocasiones el cortado, aunque a mano se pueden hacer todas también.

    Gracias por dejar tu comentario, sé muy bienvenida :-)

    ResponderEliminar
  12. Gràcies Margarida!, moltes gràcies. :-)

    Mira, tens raó que obrir una bossa és més ràpid, però quan has provat la pasta feta a casa, i agradan-te com t'agrada cuinar, et ben asseguro que ja mai més serà el mateix, és de bon tros molt més gustosa i, per a qui ens agrada la pasta, no hi ha color. Amb una miqueta de pràctica veuràs com al final és més pràctic fer-te-la que comprar-la. :-)

    Es normal que engrogueixin algunes fulles, sobretot a la base, tingues en conte que és un test. Necessita nutrients, abona-la i talla les fulles més grogues. Depèn de com pot ser també un excés d'aigua. Un consell, si veus que un carbassó es fa més maco que els altres, treu els petitons, a vegades en un test, només en pot prosperar un, dos tirant llarg. Notaràs que quan treus el més gros, l'altre creix en dos dies, es una qüestió d'espai i vitamines.

    un petó ben fort, bonica, i moltíssimes gràcies :-)

    Miss Nono estic molt contenta que et resulti senzill per que és el que intento, que tothom s'hi animi :-) La cuina és una qüestió de pràctica, però va molt be que algú t'expliqui la seva experiència. És el que han fet amb nosaltres les nostres avies i mares, oi? :-)

    gràcies preciosa, un petó!

    ResponderEliminar
  13. Hola Sara! Muchas gracias, guapa. Yo aprendí a cocinar de ver a mi madre y a mi abuela. Con los años tengo mi propio estilo, pero sigo pensando que para ponerte el delantal, y que salga bien, hay que tener ganas y estar predispuesto. Puedes seguir una receta al pie de la letra, pero si no te apetece lo que estás haciendo, o no estás de humor, no saldrà bien. Pienso que los purismos no caben en este tipo de cocina, la tradicional es de apaño, de aprovechamiento e improvisación, y aunque es bueno, e incluso pienso que hasta necesario, conocer los orígenes y las liturgias, creo que hay que ser realista y más pragmático. Eso sin tener en cuenta que estamos hablando de algo que hacemos con nuestras manos. Por supuesto, se trata tan solo de mi opinión :-)

    Sé muy bienvenida, otro beso para tí :-)

    ResponderEliminar
  14. Hola!
    Jo la pasta la faig una mica diferent en comptes d'oli unes gotes d'aigua (molt poqueta), el que no he fet mai son les tallarines de carbassó, un cop vaig intentar fer (amb el carbassó sencer... i sem va desfer la meitat...ajjaja, no havia pensat de ferlo només amb la pell, no ho he tornat a intentar (mes que res per que el profe quan va veure el plat li va escapar el riure) encara que no m'extranya amb la que vaig liar.

    Bé pendents de fer de nou quedan (ara només amb la pèll) jajajaj.
    Petons.

    ResponderEliminar
  15. Carlos :-) eres un encanto, siempre tienes una palabra amable para con el trabajo ajeno. Muchas gracias :-)

    Pues cuando os hayáis acomodado, yo, de tí, le pedía prestada-birlaba la máquina a tu hermano :-), en cuanto le pillas el tranquillo es rapidísima y engancha, porque además, quien prueba siempre repite. Ya sabes que yo me la compré hace poco y hasta entonces me hacía todo a base de rodillo y ganas :-). Subí unos ravioli que me llevaron prácticamente todo un día y con la máquina hubiera sido más sencillo. Mucho más.

    Estoy convencida que en una receta como la de hoy, que de verdad se hace muy rápido, gran parte del éxito es el sabor de la pasta. Siempre te digo lo mismo, pero debéis animaros a hacerla!

    Bienvenidos de nuevo, un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  16. Miriam Gracias guapa! Sí que me fue muy útil porque cuando me decidí a hacer pasta solo tenía como referencia la composición de las ya preparadas y tú, además, me diste buenas ideas. Es muy útil explicar en las recetas el por qué hacemos las cosas de una manera y no de otra.

    El secadero chahi, eh? ;-) jajajajaa

    un beso, guapa!

    Gaby! muchas gracias, amiga mía :-) me alegra muchísimo que te haya gustado!

    Un besazo, preciosa!

    ResponderEliminar
  17. Hola Ana! déjame que te comente, puede que si la hiciste a mano debieras estirarla un poco más. También es muy posible que la enharinaras demasiado una vez hecha y esa harina, al hervir, le da un grosor anormal a la pasta. También puede que fuera por el tipo de harina que usaras, este punto es muy importante, porque hay harinas que aumentan su tamaño al cocer lo que hace que la pasta no quede bien definida.

    Prueba a hacerla con harina de trigo duro, estirándola muy bien, que quede bien lisa, enharinando lo mínimo la pasta, y , en última instancia, sacudiéndola antes de cocer. A ver si así sale a tu gusto :-)

    un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  18. Cuchillero, comparto todo lo que comentas exceptuando, al menos para mí, el hecho de que siga saliendo más a cuenta la pasta fresca comprada. En serio te digo que estos fetuccini, para 4, se hacen en un momento, sobre todo empleando la máquina. A mí sigue pareciéndome más gustosa todavía que la pasta fresca comercial, y eso que en casa éramos verdaderos consumidores de pasta fresca y, en muchas ocasiones, de pasta comprada en Italia. Puede que, ciertamente, solo sean manías, pero no nos sabe igual. :-)

    Tienes mucha razón respecto a la pasta rellena, ahora con la máquina es más llevadero, pero si quieres, échale un vistazo a estos ravioli, fueron casi como una penitencia :-) Eso sí, impresionantes de buenos.

    En cuanto a las flores del calabacín, es verdad que son una verdadera delicia. Gaby hizo una sopa de flores de calabacín preciosa, y vi, con cierta envidia :-), los puestos de flores de calabacín que hay en su país. Aquí no los había visto en mi vida, así que la planta para eso sí, me es muy útil, siendo que además el calabacín nos encanta.

    Necesita mucho calor, que tal se hacen en las highlands?, es que sería la solución definitiva :-)

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Hola petita cuina! Doncs em sembla estupendament per que l'oli es una qüestió molt personal, i potser no a tothom agrada.

    Podries procurar de coure'l molt poquet, que quedi més senceret, per que només amb la pell és boníssim i molt vistós, però la carn del carbassó també és molt bona. O potser a daus, que costaria més que es desfés.

    Doncs si els fas així espero que et quedin ben bons i el profe et posi bona nota :-)

    un petó, bonica, i gràcies.

    ResponderEliminar
  20. Te ha quedado impresionante esta pasta!! :D

    A favoritos que va!! :D Y me ha gustado la idea de los nidos!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  21. Nenaaa, ens has deixat de pasta de moniato!! quina tècnica més acurada, quines mans, quines idees, quina recepta! Bravo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Belén, guapa! :-)

    Los nidos son para poder almacenarlos mejor, en realidad congelar más fácilmente porciones de pasta. Para ello es importante que la pasta esté algo seca, si no, los fettuccini, se pegarían entre sí. Si vas a hacer la pasta justa para el plato los nidos no son necesarios.

    un beso!!

    Hola vermells! :-) moltíssimes gràcies!

    un petonàs per a tots dos.

    ResponderEliminar
  23. Querida Maduixa:
    Genial este post, que me traslada a lo mejor de lo que podemos aprender de un blog a otro, haces referencia a dos blogs estupendos.
    EStupenda combinación, me encanta, y no te compres un secadero de pasta, este tiene mucho encanto ja ja
    Besotes

    ResponderEliminar
  24. Su, cariño, aún estoy dándole vueltas a como debes secar tu la pasta... jajajajaa Solo recuerdo que no querías ni contarlo!! :-) tienes que animarte que yo ya he enseñado todas mis vergüenzas!! jajjajja ;-)

    un besazo!

    ResponderEliminar
  25. Un plat de pasta molt nutritiu y refrescant
    Petons

    ResponderEliminar
  26. Amiga mía:) otra asignatura pendiente y no creo que sea ni para septiembre jaja en fin he disfrutado mucho con la entrada y las fotos después de leerte no sé ni como me atrevo a escribir algo en el blog jaja
    Ando con ordenador de prestado a ratitos así que no sé cuando volveré, por si acaso aprovecho para desearte buen veranico, estoy a dos pasos de las vacaciones que serán maravillosamente aburridas disfrutando de la inactividad, los niños y el sol -para mi lo mejor del sol es la sombra pero con los peques es lo que hay- besos sorianos.

    ResponderEliminar
  27. Encara no he provat de fer la pasta a casa i això que tinc la maquineta, però em sembla que m'animaré a fer-la, gràcies per les teves explicacions!

    ResponderEliminar
  28. Hola Sion, bonica, moltes gràcies! :-)

    Raquelita cielo, :-) no digas nunca jamás, jajajaj apuesto lo que quieras a que solo es cuestión de que te pongas a ello. Ya verás, está "chupao" :-) disfruta de las vacaciones que siempre son cortitas. Un beso, guapa :-)

    Visc a la cuina, hola guapa! doncs prova-ho, de debò que és molt senzill, i quan li agafes el punt, fins i tot és ràpid! :-) un petó bonica.

    ResponderEliminar
  29. oh! quin plat més bonic! la idea del carbassó m'ha encantat! jo també he fet algun cop pasta i és divertidíssim!
    I ja saps que tinc un hortet, però encara no he aconseguit fer carbassons...
    enhorabona!!

    ResponderEliminar
  30. Caram, quina pasta més polida que has fet? M'ha entrat salivera ara que és hora de dinar!

    M'ha agradat molt allò que m'has contat del pa negre/moreno... Crec que història que has contat s'adiu força al recorregut històric que jo he contat, oi?

    Besades!

    ResponderEliminar
  31. Hola:
    Mira que buscando las ofertas del Lidl de Hendaya, ¡te he encomntrado a tí! Me voy a salsear por tu blog. Lo que he visto me parece muy ameno e interesante. ¡Ya tienes otra lectora!

    ResponderEliminar
  32. Hola Gemmota!, doncs l'any que ve, busca un test ben gros i planta'n una. Es molt agraïda, i et farà un munt de flors i carbassons. No cal que et digui que no s'assemblen en res als que comprem, però absolutament en res, de suaus i tendres. :-) un petó bonica.

    Xavier gràcies maco :-) és curiós però les històries que t'expliquen quan ets petit les recordes tota la vida :-) jo només he recordat una anècdota, tu has explicat una història molt ben documentada. :-) un petó!

    Hola María!, pues sé muy bienvenida, guapa :-) salsea cuanto gustes que estás en tu casa. un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba