miércoles, marzo 24

París Brest





Hacía días que quería subir esta receta, pero por h o por b no he podido hacerlo hasta ahora. Siempre que esté dentro de mis posibilidades y la receta de pie a ello, me gusta traeros anécdotas y curiosidades de la historia culinaria, que a mí me parecen muy interesantes. Hoy os traigo una receta que elaboro desde que empecé a cocinar y que tiene dos historias, la suya propia y la mía. 

Cuando mi madre nos llevaba al pediatra, a mi hermano y a mi, siempre nos hacía un pequeño regalo al que bautizamos con el estimulante título de "regalo sorpresa" :-). Puede que fuera porque mi hermano, dos años menor, siempre quería que le comprara esos llamados "sobres sorpresa", de a duro, cargados de diminutos soldaditos de plástico que había que separar de una matriz, también plástica, y a la que nos encantaba darle vueltas hasta completar el exiguo ejército que salía de su interior. Aunque la emoción era efímera porque luego no había quien los integrara con los madelman, que eran quienes realmente llevaban el peso de la contienda :-). Por lo general se trataba de una tontería, algo para el cole o una chorradita con la que jugar y que nos hiciera ilusión, que normalmente era proporcional al "mal trago" pasado. Cuando abandonaba la adolescencia tuve que someterme a una intervención en Barraquer y recuerdo que antes de venirme a buscar, mi madre, fue a por mi sorpresa. Supongo que por minimizar el mal trago pasado por todos y sacarnos una sonrisa. Mi regalo se llamaba "Cocinar es fácil" (ya entonces me gustaba enredar en la cocina :-) ), de Montserrat Seguí de Queralt, una mujer diplomada en l'école Cordón Bleu de Paris, profesora de l'escola professional per a la dona de la diputació de Barcelona, y autora del que, desde entonces, es mi libro de cabecera en la cocina. De eso hace la friolera de ...pufff ...digamos ...taitantos años, ...bueno, puede que más :-), y aún sigue conmigo.  No tiene nada que ver con los libros de cocina de hoy, de hecho apuesto a que no es el mejor libro de cocina, pero a mi me ofrece la garantía absoluta de no errar con ninguna de sus recetas. De expresión muy clara y sencilla, y sin ingredientes exóticos, este libro está repleto de recetas de toda la vida, de buenos consejos para ponerlas en práctica y que son, por mucho tiempo que pase, totalmente vigentes y válidas. Apenas tiene fotografías y las pocas que lo ilustran recuerdan la estética de los 70's - 80's, pero sus recetas, clásicas y tradicionales, no ven pasar el tiempo, precisamente por eso, porque son clásicos de la cocina.  Es el caso de la receta que os propongo hoy. 

Gracias a este libro, que honestamente recomendaría a todos los que, como yo, sois amateurs de la cocina, el París brest, fue quizás de los primeros pinitos reposteros que hice, después de unas lionesas, claro :-). Típico de la pastelería francesa, es toda una delicia para la vista y para el paladar. Y como no, también tiene su pequeña historia.

A finales del S.XIX (1888), un cirujano veterinario irlandés, llamado John Boyd Dunlop, viendo las dificultades que tenía su hijo para mover las ruedas de goma sólida de su triciclo por los adoquines,  intenta evitarle esfuerzos envolviendo las ruedas en grandes hojas de goma, que pega e infla con una bomba para balones. Ante la funcionalidad del invento decide patentarlo, y poco tiempo más tarde, una empresa de Belfast, fabricante de bicicletas, empieza a producir las nuevas ruedas de manera masiva, lo que originó que la bicicleta experimentara un crecimiento a todas luces imprevisto.

A pesar de la revolución que causó este invento, la opinión general sobre las "nuevas" máquinas a pedales, para algo que no fuera un tranquilo paseo, era francamente escéptica. A la vista de este panorama, un grupo de emprendedores franceses, amantes de las bicicletas, decide demostrar el potencial de estos vehículos con la intención de cambiar esta concepción popular. Así pues en 1891, Pierre Giffard, director de un periódico llamado Le petit journal, organiza y patrocina un evento ciclista para demostrar el carácter práctico de estos artilugios (por englobar de alguna manera toda la suerte de vehículos que participaba) en una carrera de gran envergadura, naciendo así el primer evento ciclista de su tipo llamado París-Brest-París (PBP).  Este agotador evento debía recorrer, en  90 horas, 1200 km, que son los que separan la ida, París-Brest, y la vuelta, Brest-París. Hay que tener en cuenta la dificultad añadida que suponía rodar sobre carreteras que aún no conocían el asfalto.

La convocatoria fue un éxito y se registraron más de 400 inscripciones, a pesar de que los extranjeros y las mujeres no estaban autorizados a participar, y de que la audaz hazaña, que era inaudita en aquel momento,  fuera condenada de antemano como suicida por algunas mentes científicas (agoreras ellas, y me viene ahora a la memoria la reacción de algunos médicos ante los primeros trenes :-) ), llegando a comparar la sobredosis de esfuerzo, en los participantes, a la que provocaría una de arsénico :-). La madrugada del domingo 6 de septiembre, y a pesar de los ridículos augurios, se lanzan a la aventura 206 ciclistas, amateurs y profesionales, con sus respectivas bicicletas, incluidos 10 triciclos, 2 tándems y 1 gran-Bi, un inmenso equipo de médicos y asistentes, mecánicos y entrenadores.  Esta primera convocatoria es ganada por Charles Terrón, que rueda sin dormir 71 horas y 22 minutos. A 8 horas del segundo clasificado y seguido de 100 ciclistas más que son los que terminan la carrera. Algunos de ellos varios días más tarde, habiéndose detenido a pasar las noches en albergues y posadas del camino. Debido a la evidente dificultad, se decidió espaciar la convocatoria una década, siendo ya la siguiente, en 1901, de carácter internacional además de separada en categorías, una profesional y otra amateur. Hubo que esperar 30 años para que fuera mixta y una mujer pudiera participar. Más tarde se separaron definitivamente las convocatorias profesionales y amateur, siendo hoy en día, por lo que tengo entendido, y si no corregidme, un evento reservado solo para estos últimos. Si alguien quiere profundizar en la historia y la actualidad del evento ciclista, que es el más antiguo de larga distancia por carretera en el mundo, y que por encima de todo deja patente el espíritu de competición, enlazo aquí un par de direcciones, PBP History  y Paris-Brest-Paris, para que tengáis por donde empezar. La foto de "Le petit Journal" la he tomado prestada de wikipedia.

El furor alcanzado por el nuevo invento, las bicicletas y la expectación por la carrera, fueron de tal magnitud que un avispado chef repostero, que tenía localizado su negocio en plena ruta, y evidentes aptitudes para el marketing, inventó un dulce en su conmemoración. Para ello, Louis Durand, se valió de dos productos tradicionales, los éclairs y la praline, creando, en honor a los participantes, un éclair sobredimensionado y en forma circular que simulaba la rueda de una bicicleta. Este dulce, confeccionado en pasta choux, debía ser rellenado de una bomba calórica en forma de crema de mantequilla, que aportara energía a los ciclistas. Un circulo interior, también de pasta choux y relleno, que simulara las cámaras interiores del que, por aquel entonces, era el nuevo y revolucionario invento. Decorado con almendras fileteadas a modo de banda de rodadura  y espolvoreado de azúcar glace, en su superficie, para simular el polvo que el camino dejaba en las ruedas. Este pastel, tan bien logrado a mi juicio, se hizo tan popular desde entonces, o más, que el propio evento.

Aquí os dejo mi versión del popular París Brest:

Ingredientes:

Para la pasta choux:
  • 250ml de agua
  • 100 gr. de mantequilla
  • 1 pellizco de sal
  • 150gr. harina de repostería 
  • 4 huevos (enteros)
Para la crema:
  • 500 ml de nata  35% M.G. mínimo (para montar)
  • 100 gr. de chocolate para postres
  • 75gr. de pâte de praline (confeccionado con almíbar)
  • 50gr. de azúcar
Para la decoración:
  • Almendras fileteadas
  • azúcar glace
  • 1 huevo (para pintar)

Veréis, a este París Brest que os traigo le he cambiado un par de cosillas que lo simplifican. En primer lugar la crema de mantequilla, que directamente no me gusta :-), para qué andarme con rodeos, y que sustituyo por una crema de nata. La receta original llevaría una base de crema pastelera donde disolveríamos el praline y el chocolate (si lo llevara, que no siempre lo hace), y que se emulsionaría con otra crema de mantequilla, huevos y azúcar. Incluso en algunas recetas, como la de mi libro, se añaden las claras montadas a punto de nieve, a modo de soufflé. La segunda modificación tendría que ver con la pasta que serviría de relleno o cámara, que debería ser una circunferencia del mismo tamaño que la del propio pastel. Ante la complicación que supondría para mí, cocer, a la vez y en un horno casero, las dos circunferencias, he optado por seguir las instrucciones de mi receta y sustituirlo por pequeñas lionesas o petit choux. Os lo comento, más que nada, para que sepáis como es la receta original, o por si no queréis hacer estos cambios de la mía.


La crema:


Debemos preparar una pâte de praline, tal como os indiqué en esta entrada. Solo que en esta ocasión el preparado será realizado con almíbar y se picará hasta conseguir una crema, lo más líquida que os sea posible. La necesitamos así para que después podamos escudillarla sin problemas con una boquilla rizada.  
Recordad que podéis tenerla preparada con mucha antelación.



Poned 100ml de nata en un cazo al fuego y llevad a ebullición. Disolved el praline. A continuación incorporad el chocolate en pequeños trozos que facilite su disolución.

Retirad del fuego y removed hasta que el chocolate esté bien integrado.

Cuando la preparación esté a temperatura ambiente (no antes), agregad el resto de la nata (líquida) que deberá estar muy fría, y reservad todo en la nevera.




La pasta Choux:


Esta es una pasta muy sencilla pero donde hay que observar meticulosamente todos los puntos a seguir, si queremos hacerla con éxito.

Llevad al fuego el agua junto a la mantequilla que debe estar cortada en trocitos, y el pellizco de sal. Es importante que no se nos quede ningún pegote de mantequilla.

Se podría añadir un poquito de azúcar, eso a vuestro gusto. Pero no es necesario.

En cuanto hierva el agua, y la mantequilla esté completamente fundida, retirad el cazo del fuego y agregad de golpe toda la harina, que debe estar recién tamizada.

Fuera del fuego, removed enérgicamente con un palo o cubierto de madera.







No tiene ninguna dificultad y observareis que os queda una textura similar a la de un puré de patata seco.

En ese momento hay que devolver la pasta al fuego.










En un fuego muy suave, debéis secar la pasta. Este paso es primordial, y determinará que la pasta choux nos quede perfecta. Con una espátula de silicona, id aplastando la masa a la vez que removéis, intentando irla secando por toda su superficie.

El fuego muy suave. Yo estuve secando la pasta así algo más de 10 minutos. Aunque empecéis a ver que se pega, intentad continuar un poco más, hasta que observéis que ya no hay prácticamente evaporación, y el pegote llegue a ser ya muy evidente. Como en la foto.

Trasladad la masa a un bol y dejadla enfríar 10 minutos, para evitar que, al incorporar los huevos, cuajen por el calor.

Aprovechad ese tiempo para batir los 4 huevos. Es importante integrarlos en cantidades muy pequeñas, para que la masa los asimile bien y porque la cantidad de huevo es a priori indeterminable. Esa cantidad vendrá dada por el punto de secado la masa, el tamaño de los huevos o incluso el tipo de harina usado.

Con la ayuda de una espátula integrad el huevo que iréis añadiendo poco a poco. Evitando añadir más sin haber integrado completamente la cantidad anterior. La mayoría de recetas, como la que aparece en mi libro, aconsejan poner los huevos uno a uno. Este margen me parece demasiado amplio y, en mi opinión, es mejor que estén los huevos batidos, lo que nos permitirá ajustar casi milimétricamente la cantidad a añadir.

La masa debe quedar correosa y debe desprenderse con bastante dificultad. Observad que me ha quedado una cantidad de huevo sin añadir. Eso no quiere decir que en otra ocasión los llegue a necesitar todos.


Precalentad el horno a 200ºC. Con función ventilador si es posible.

Preparad un bandeja con papel de horno o alguna plancha de silicona. Si viene mesurada mejor.

Colocad una boquilla lisa, de aprox. 2cm de diámetro, en una manga pastelera que llenareis con la masa.

Tened la precaución de eliminar el posible aire que pudiera tener, para evitar burbujas cuando escudilléis.





Dibujad una circunferencia de unos 18cm de diámetro.

Realizad una segunda en su lado exterior, pero adyacente a la primera.

Y por último, una tercera justo sobre las dos anteriores.

No es muy necesaria la regularidad, si os gustara más podéis usar una boquilla rizada.


Lo ideal sería ahora otra circunferencia del mismo tamaño que esta tercera, pero, como os he comentado, he preferido hacer pequeñas lionesas repartidas por la bandeja. dejad suficiente espacio entre ellas para que crezca la masa. La pasta choux puede llegar a triplicar su volumen fácilmente.

Con el dedo, ligerísimamente humedecido en agua, aplanad suavemente las puntitas de los petit choux.

Pintad de huevo, generosa pero delicadamente, evitando tocar la bandeja. Distribuid las almendras sobre la corona.

Colocad la bandeja en el horno y dejad cocer la pasta a 180ºC. (función ventilador) por un espacio no inferior a 25 minutos.

El horno es otra parte importante de esta preparación. La masa sube muy bien los primeros 10-15 minutos. Y no vuelve a bajar a no ser que tengamos un accidente :-) Aún así hay que dejar que siga cociendo y secándose.

Importante para esta masa:

No abrir el horno durante los primeros 25 minutos. Para nadaSi abrierais la puerta antes de tiempo, o no estando aún bien cocida, la masa bajaría irremediablemente. 


Si pasado ese tiempo observamos que la pasta está bien hecha, abriremos la puerta del horno y la dejaremos hacer, al menos, otros 15 minutos más. Con la puerta medio abierta. (pensad que con la puerta abierta baja drásticamente la temperatura, pero no lo suficiente como para que la masa se baje). De nuevo hay que dejar secar la pasta completamente. Este paso es vital si no queremos que nuestra pasta choux se desinfle. Al estar la puerta entreabierta, pasado todo el tiempo, también podremos comprobar fácilmente si la pasta está en su punto. Debe sonar absolutamente a hueco y ser completamente ligera. 


En cuanto estén, disponed las pastas sobre una rejilla para que enfríen.

En este punto podéis congelar la masa perfectamente. Y decorar el pastel otro día. Incluso, las lionesas que os sobren, las congeláis para otra ocasión. Haced el mismo tratamiento que si fuera pan.










El montaje:



Montad la nata, que deberá estar muy fría.














Con un cuchillo de pan cortad el rosco y algunas lionesas por la mitad.














Con la manga pastelera disponed montoncitos de nata, de tamaño similar a las lionesas.

Para este rizo he usado la boquilla núm. 108 de Wilton.











Cubridlos con las medias lionesas.

Acabad la nata que tenéis en la manga, por encima de las lionesas y cubriendo los huecos entre ellas.

Si os decidierais por un aro, como la receta original, infiltrad la nata a través de una boquilla más pequeña, haciendo  pequeños agujeritos en su base, y colocadlo sobre la capa de nata escudillada previamente. Terminad la nata cubriendo el aro, o con motivos que resulten atractivos al cerrar el París brest.



Colocad la tapa y espolvoread azúcar glace. Creedme, está para chuparse los dedos!!!! :-)

Algunos pequeños apuntes:

  • Si no disponeis de harina de repostería podeis utilizar maizena y harina normal, de cocinar, en una proporción 1:2.
  • Si vuestra experiencia con la pasta choux no es muy positiva, probad a mezclar la masa y los huevos con unas varillas eléctricas. Pero dejadlo como última opción.
  • Si al agregar los huevos os sobrara suficiente cantidad, no la tiréis,  podéis utilizarla para pintar antes de hornear.
  • Si no tenéis manga pastelera podéis hacer un cucurucho con papel de hornear. Reforzando la parte superior con un pliegue y practicando un corte  perpendicular en la punta. Si hacéis un corte en V también podréis decorar con la nata.
  • Se puede sustituir la mantequilla por margarina.
  • Las almendras fileteadas se queman muy fácilmente teniendo en cuenta la envergadura del rosco, podéis sustituirlas por almendras enteras y particionadas. Aún en el caso de que sean tostadas, aguantan mejor que las fileteadas y crudas. Si la almendra fileteada se quemara no podríais abrir el horno para evitarlo.
  • Con esta misma masa podéis hacer  lionesas, profiteroles o deliciosos éclairs.
  • Podeis realizar este dulce con varios días de antelación. O repartiendo el trabajo en varios días. 
  • El parís brest, una vez montado, aguanta perfectamente un par de días en la nevera (no sé si aguantaría más porque no le damos tiempo). Y sigue estando delicioso e impecable, con lo que podeis prepararlo con cierta antelación. Solo que lo aconsejable sería no añadir el azúcar glace hasta el momento de servir.
  • Por descontado, no es necesario seguir la tradición al pie de la letra, así que podéis trufar este dulce de cualquier crema que os guste, menos complicada y que os facilite el trabajo, como he hecho yo :-)
Animaos a prepararlo que es más sencillo de lo que parece y si tenéis invitados no les dejareis indiferentes.

Voy a echar una partidilla al Call of Duty que tengo la mente "agotá"  :-)))))





62 comentaris:

  1. Madre de Dios del amor hermoso!!!! me ha costado llegar al final, pero ha valido la pena....me llevo un pedazo de historia....y un buen pedazo de Paris-Brest no me importaría llevarme...me quito el sombrero a tus pies, Maduixa!

    Estic meravellada. Una abraçada,

    ResponderEliminar
  2. ¡ Madre mía !Menuda entrada.....
    A ver, por partes:
    Por un lado darte las gracias por toda la información que nos traes.Ya te lo dicho alguna vez, me encanta la historia de las recetas, su origen...
    Por otro lado las fotos.Son geniales. Ayudan un montón en particular la foto en la que haces los círculos. Sé que es mucho trabajo hacerlas y publicarlas. Gracias....
    Y por último la receta.Me encanta. Suelo hacer los prefiteroles con frecuencia pero nunca se me hubiera ocurrido hacer una corona gigante.
    Un abrazo,
    María José

    ResponderEliminar
  3. Sonia, bonica! :-)))) ...sí que ha sortit un pel llarga... :-))) pero em semblava tan interessant i curiosa que no me n'he pogut estar.

    Com que has arribat primer et deixo triar el bocinet de París brest :-P

    un petó, guapísima :-)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Mª José!

    Si la receta lo permite, disfruto mucho planteándola así, menos mal que no todas tienen tanta historia! :-))))

    Gracias de nuevo a ti, por leerme y dejar tus comentarios. Un beso :-)

    ResponderEliminar
  5. Por favor , los sobres sorpresa!!! Qué recuerdos... Yo aprendí hace poco a hacer la pasta choux y me parece una cosa riquísima y mucho más fácil de lo que nunca hubiera pensado. La Paris-Brest está inmejorable y las lionesas, ni te cuento!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Miriam, bonita. :-)

    Fíjate que creo que a mí me los compraban de cocinillas, con paellitas, platos... vamos, los "sobres sorpresa" de niñas, pero yo disfrutaba más con los de mi hermano, que además solían estar más llenos :-))) menos mal que no le importaba que jugáramos juntos :-))

    Oye, tu crees que aún existen? ...me da que los niños de hoy se reirían... :-)))

    ResponderEliminar
  7. Yo Maduixa estoy asombrado de todo lo que veo. Primero lo bien que te documentas, y lo bien que explicas todo, tienes una prosa muy buena, no seré el primero que te lo dice. Pero es que además eres muy diferente a todos nosotros porque te preocupas mucho de toda y cada de las propuestas culinarias que nos enseñas. Si es que sólo tienes que fijarte en la pedazo de introducción que has hecho de este postre, que a mí personalmente no me ha dejado indiferente. Fantástico. Y además es que sabes muy bien de lo que hablas, referencias históricas, fechas, una línea explicativa perfecta…. no nos sigas diciendo que eres amateur o una sencilla ama de casa, porque tienes mucho potencial, e insisto, no tengo yo que venir a recordártelo. En conclusión, para mí te has convertido en una referencia en la red que dará mucho de qué hablar próximamente. Todo nuestro apoyo a tu proyecto.

    Y te lo suplicamos, siempre que puedas tráenos estas este tipo de historias fascinantes, porque narradas a pie de receta, y encima explicada paso a paso con unas fotos impresionantes, es algo diferenciador que ya sólo podría estar coronado con una prueba final de los platos, esto sería ya el súmmum ¿verdad?. Pues sí, hablar de cultura gastronómica nunca viene mal, es muy interesante saber de dónde procede todo y las grandes historias que hay detrás. Y que lo compartas con nosotros es meritorio. Te felicito de nuevo.

    Y sobre el postre poco más que añadir, te quedó estupendo, con una textura aparentemente impresionante y un relleno que tiene que estar fantástico. Y sobre lo que comentas del libro de “Cocinar es fácil” es una pena, pero desconozco el mismo y a su autora, pero seguro que ha sido la piedra angular en tu trayectoria entre fogones porque entiendo perfectamente que varios libros hayan sido los culpables de que al final estés por aquí con nosotros.

    Mis libros en cambio han sido tres, el recurrente “1080 recetas” de Simone.Ortega, el antiquísimo libro “Cocina”, escrito por la Delegación Nacional de la Sección Femenina (no te caigas de espaldas), y uno promocional de pastas Gallo del que ya os extraje alguna recetilla para el blog. Tres han sido mis eternos compañeros de viaje todos estos años.

    He disfrutado mucho, y de verdad que merece la pena pasarse por aquí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Carlos ,cielo, de verdad que me has dejado sin palabras y abrumadísima.

    Te agradezco enormemente tu comentario y me alegra infinito que pasarte a leerme suponga para ti un placer. Gracias. :-)

    Bueno, hoy en día, ser ama de casa, no tiene nada de sencillo :-) pero es verdad, soy amateur de la cocina y, en estos momentos, feliz ama de casa. Sin embargo te reconozco que, aunque no tenga relación con mi profesión, la historia siempre me ha apasionado, y soy una devoradora empedernida de cualquier tipo de información. Supongo que es lo que transmito.

    Conozco a Simone Ortega, bueno, tengo su libro. :-) No tengo el de la sección femenina :-) aunque no me importaría porque de todo se aprende, aunque a veces cueste :-), pero yo, Carlos, humildemente te recomiendo el de Montserrat Seguí, tal y como te gusta a ti cocinar, creo que te vendría como anillo al dedo. Y además creo que encontrarías en él un pequeño aire de cocina tradicional catalana que te gustaría mucho.

    Un beso, carlos y Lola, y de nuevo gracias. :-)

    ResponderEliminar
  9. Impresionado, y con ganas de probar. Una delicia.

    ResponderEliminar
  10. Mi madre también era de darnos un regalito cada vez que salíamos del pediatra, normalmente ir a merendar un chocolate con churros y un libro para mí y unos pitufos pequeños para mi hermana, ´que ilusión tan grande teníamos!!! En casa somos unos grandes aficionados al Paris Brest, que delicia, que bueno... Y menudas fotos haces!!!Es que siempre que entro en tu blog, me quedo con la boca abierta!! I no la puc tancar!!!!jajaja. Mil petons bonica

    ResponderEliminar
  11. Sí, lo voy a comprar, voy a ver si lo puedo encargar en la casa del libro ;). Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, futuro bloguero! muchas gracias por leerme y dejar tu comentario. Un beso :-)

    Hola Elvira! i m'ho dius tu que quan entro al teu blog se'm desencaixa la mandíbula!!! sempre surto bocabadada jajajjaa. Un petó, i moltes gràcies preciosa! ;-)

    Carlos! no dejéis de comentarme si lo compráis y qué os parece. :-) Si no lo encontraras, en la página de su escuela de cocina se puede comprar on line. Recuerda elegir el idioma! :-)

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa!!!!
    Jo estic amb el carles Dube.....estic maravillada de tot el que fas....ets una autèntica especialista amb tot el que fas....
    Moltes felicitas ......aqui deuen quedar amb la boca oberta , al veure aquesta Catalana...:-))))

    ResponderEliminar
  14. :-))) Dolors!! preciosa! es que tu em mires amb molt bons ulls! ;-)

    Però mira, ja saps què diem : feina feta no té destorb! i jo afegeixo: i si està ben feta molt millor! :-)) apa! ;-)

    un petó inmens, bonica!!!

    ResponderEliminar
  15. A los buenos días: fascinada estoy como todos mis compañeros.
    No se si he disfrutado más leyéndote, si viéndote o degustando tu postre virtualmente, a ver si hablo con Bill Gates y espabilan e invnetan algo que abriendo la parte del cd, nos salga una muestra de lo que queremos comer, ja ja

    Enhorabuena, pedazococinera!!

    Un beso, desde la Mancha!

    ResponderEliminar
  16. jajjajaj Su, eso mismo le decía no hace mucho a alguien, te imaginas que al visitar una recetilla se abriera el DVD con una muestra?? jjjaajjaa

    buf, entonces sí que sería un problema seguir una dieta!

    un beso preciosa, y muchas gracias por estar siempre ahí. ;-)

    ResponderEliminar
  17. Noia, quina feinada avui! T'has deixat alguna cosa per explicar? Crec que després d'una recepta tan ben explicada ara et mereixes uns quants dies de vacances!
    Jo tamb-é tinc el llibre de la Montserrat Seguí! Va ser el primer llibre de cuina que em vaig comprar, i totes les receptes són boníssimes!
    El París Brest m'encanta, i a tu t'ha quedat fantàstic!
    Un petó a la teva mare (pels regals-sorpresa) i a tu!

    ResponderEliminar
  18. Hola bonica!!, gràcies Margarida, potser si que tens raó i s'han d'aprofitar aquests dies de festa!

    Quan m'has dit lo del llibre he pensat, no podia ser d'un altre manera! jo penso que aquest llibre fa escola, oi? :-) A mi també m'encanta, i tot el que he dit es cert, es senzill i una miqueta espartà, però noia, les receptes i la manera senzilla d'explicar-les valen un tresor.

    No tenia pas la intenció però al final he acabat recomanant-lo, per que realment em sembla un bon llibre, no només per qui comença, fins i tot et pot acompanyar sempre, que no te'l acabes. :-)

    Gràcies per tot, bonica, un petó immens :-)

    ResponderEliminar
  19. Amiguita!!! con la boca abierta sigo!! que cosa más hermosa!! una verdadera artista! mil gracias por compartir, ésto realmente es una joya para guardar!, y obviamente, hacerla..
    Con respecto a las bicicletas, justamente ahora en uno de los museos que recorrí tomé una foto a una bici con la rueda totalmente de metal!! y la bici de madera! imaginate el peso! jajaj...
    Mil gracias por ésta entrada maravillosa soy tu fan number one..
    Besos
    Gaby

    ResponderEliminar
  20. Gaby, cariño, mil gracias! :-)

    Hace un ratito he estado en tu casa y he quedado maravillada del viaje tan precioso que has hecho, pero precioso de verdad. Estoy segura que en cuanto empieces se notará que has llegado con las pilas cargadas!

    un beso gigante y bienvenida de nuevo :-)

    ResponderEliminar
  21. He encontrado tu blog a través de Club Comida y me ha encantado! Me tendrás pora acá de visita seguido.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, Ben, :-) Sé muy bienvenido a mi cocina.

    un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  23. Hola Maduixa:
    Me ha dejado anonadado ver como enlaza, documentalmente, desde los "regalos sorpresa" que recibían de su madre, me supongo que para pasar el mal trago de ir al medico, hasta llegar al porqué de estos roscos de pasta choux, francamente un trabajo excelente.
    Tenga por seguro que me pasaré con frecuencia por su blog, ya que tenemos los mismos intereses, tanto en el desarrollo de los platos como sus connotaciones históricas.
    Entre mis libros de cocina, que son bastantes, tengo uno titulado Chocolate todos los días, A la mesa con el barón de Maldá, Un estilo de vida del siglo XVIII, Premio Sent Sorví 2003 y escrito por Joan de Déu Doménech, en esta publicación se puede apreciar como era la vida de este barón en las fechas de su existencia.
    Ahora permítame una libertad, En la entrada de la Crema de Sant Josep hace un comentario sobre el manuscrito "Llibre de Sent Soví" que se puede ver u obtener en internet. ¿Me podría indicar el enlace, si no he interpretado mal sus palabras?.
    Enhorabuena por el trabajo bien hecho
    Saludos
    Apicius

    ResponderEliminar
  24. Hola Sr. Apicius! ha sido una gratísima sorpresa ver que ha dedicado parte de su escaso tiempo en la lectura de mis peripecias :-)

    De verdad le digo, es un honor que alguien me lea y tenga la amabilidad de dejarme un comentario, pero si el invitado es usted, para mí, el honor es doble, si cabe.

    Es posible que no supiera explicarme correctamente o quizás de tal manera que llevara a confusión. Concretamente "el llibre de Sent Soví" nunca he tenido oportunidad de verlo en internet, aunque no significa que pudiera haber una copia digitalizada. No obstante ya sabrá usted que existen al menos dos copias, una en Valencia, y otra en Barcelona, si no estoy mal informada. Pero sí es correcto que muchas obras clásicas, y manuscritos medievales, pueden consultarse a través de internet.

    Quizás usted ya es conocedor de ello, pero le indicaré que, por ejemplo, el llibre del coch puede usted verlo online gracias a la biblioteca virtual Miguel de Cervantes.

    No creo que suponga un inconveniente para su webmaster que le deje el vínculo al citado libro: aquí 

    Muchísimas gracias por sus comentarios, sea muy bienvenido. :-)

    un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  25. Después de leer mi comentario quería matizar que lo que nunca he visto en internet es una copia del original manuscrito del llibre de Sent Soví, pero sí recopilaciones de sus recetas que pueden consultarse en numerosas páginas. Incluso tengo entendido que no hace demasiado tiempo un periódico adjuntaba un ejemplar de reciente edición, con lo que se han divulgado muy facilmente.

    He añadido también esta referencia a la entrada en cuestión para que sea más comprensible y evitar futuras malinterpretaciones. :-)

    ResponderEliminar
  26. Doncs tota la raó, el llibre de la Montserrat Seguí és ultrarecomanable!!
    Noia, després de tota aquesta història quasi que anem de vacances, no? :p
    El París-Brest, deliciós!! I les fotos, genials!
    Petons!

    ResponderEliminar
  27. Hola mercè, bonica!!! Tu també el tens el llibre de la Montserrat?? :-) em fa l'efecte que el tenim totes! quina gràcia, i jo ho havia dit pensant que potser no seria massa conegut :-) però no m'estranya gens!

    Doncs mira, vacances no, però tinc convidats i gairebé com si les tingués :-)

    un petó ben gros, preciosa, i gràcies.

    ResponderEliminar
  28. Hola! T'acabo dfe descobrir al blog de la Sònia i veig que tens coses sensacionals!!!! Aquest pastís ñes una passda, m'encanta la pasta choux farcida del que sigui!!!
    I jo també tinc el llibre, està molt bé!!!

    ResponderEliminar
  29. Hola Gemma! moltes gràcies per venir i deixar-me el teu comentari.

    Em fa molta gràcia veure que hi ha tanta gent que te el llibre de la Montserrat, jo el tinc des que era molt joveneta i no pensava pas que fos tan conegut. Es cert que es un gran llibre i no me n'hauria d'estranyar, però mira, em fa il.lusió :-)

    un petó ben gros, bonica, sigues molt benvinguda! :-)

    ResponderEliminar
  30. Hola guapa! Moltes vegades no tinc temps de deixar comentaris a tots els blogs que segueixo i avui, que tinc un xic més de temps, m'he proposat a fer una repassada a la llista de blogs favorits i totes les seves fantàstiques receptes. Ja estic arrivant al final de la llista (ja la lletra S), i mira la meva sorpresa, vaig a petar de ple amb aquesta del París Brest! M'ha cridat l'atenció perquè estic fent un repte personal, cuinar totes les receptes (dins el possible!!!) del llibre Cuinar és senzill i quan l'he vist m'he dit: -aquesta recepta està al llibre!!! Doncs no saps lo ve que em van les teves indicacions, fantàstiques! Aquest llibre per mi també és molt especial, fa molts i molts anys que el tinc, el primer!, i li tinc molt d'afecte. T'aniré visitant més sovint, promés!
    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  31. Hola Gemma! moltíssimes gràcies per deixar-me el teu comentari. Estic molt contenta de veure que el llibre de la Montserrat fa escola i la idea del recull de receptes es boníssima.

    Ara em pasaré pel teu bloc. Un petó i sigues molt benvinguda!

    ResponderEliminar
  32. UNO DE MIS POSTRES FAVORITOS, TE HA QUEDADO PERFECTO...sigo mi visita primera por tu blog.. y me quedo.
    besos

    ResponderEliminar
  33. Hola Alimonia! Muchísimas gracias por leerme y por dejarme tu comentario. Me alegro que te haya gustado, sé muy bienvenida, guapa :-)

    un beso

    ResponderEliminar
  34. Estoy realmente impresionada. Yo que estaba buscando una receta parisina cualquiera para ambientar una actividad y me encuentro con este pedazo de pastel cuya sorpresa es tooooda la historia que lo rodea y lo bien contada que está. Me ha encantado y quería darte la enhorabuena más sincera. Sin duda, he añadido tu blog a favoritos, que por cierto también es precioso a nivel estético. Espero poder mirarlo a menudo y atreverme con alguna receta ;-) (aunque la repostería no se me da muy bien).
    Paula

    ResponderEliminar
  35. Hola Paula, muchísimas gracias, guapa.

    espero que esta receta te sirva para lo que andabas buscando, y si tienes alguna duda coméntalo, estaré encantada de ayudarte en todo lo que pueda.

    Sé muy bienvenida :-)

    ResponderEliminar
  36. Me encanta esta masa, pero no sé en que me equivoco, pero siempre se me desinflan, tú me puedes sugerir algo. ¿La masa de repostería, es la que lleva polvos de hornear? Espero me respondas.

    ResponderEliminar
  37. Anónimo, necesitaría que me dieras más datos para saber en qué momento se te desinflan los petit choux, ya que, según cuando sea, la causa es distinta. Te refieres al salir del horno? dentro de él mientras cuecen? o cuando ya están fríos? Especifícame un poco más el problema a ver si puedo ayudarte.

    Respecto a la harina de repostería no lleva necesariamente levadura, se trata de una harina floja, con pocas proteínas, y que normalmente se encuentra en supermercados bajo ese nombre. No se trata de bizcochonas ni nada parecido. Una harina normal de cocina también puede servirte en este caso.

    ResponderEliminar
  38. Hola acabo de descubrir tu blog y me ha encantado, te queria hacer una consulta, hace poco que me he atrevido a hacer este tipo de poster, pero la verdad las mangas pasteleras que he comprado me han salido muy malas, podrias aconsejarme una buena manga pastelera veo que usas la wilton, no la he encontrado con manga, solo mangas desechables y boquillas en caja y sueltas, que me aconsejas, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  39. Roser, la verdad es que no sé si sabré darte un buen consejo. De cuando yo aprendí a hacer este pastel, las mangas eran de tela de algodón, y había que lavarlas después de cada uso. Más tarde tuve de plástico y ahora las gasto transparentes y desechables, porque al final te das cuenta que no es necesario que te duren para siempre, sino que te hagan la función cada vez que las necesitas y listo. Como no las uso muy a menudo siempre tengo de estas últimas. Más higiénico y cómodo.

    También he probado con otros artilugios pero que resultaban más complicados de rellenar y limpiar, que el servicio que te daban. La de la foto es de plástico, pero de esos que se pueden lavar fácilmente y reutilizar. Sin embargo, ahora por ahora, prefiero las desechables.

    Las últimas que tengo las compré en ebay, creo que era un pack de 100, (no recuerdo el nombre pero serían de algún proveedor británico, eso casi seguro) son de plástico más bien grueso y transparente, les haces el corte que te convenga por la boquilla (que esa es otra), se usan y se tiran y a mí me están yendo muy bien.

    Una cosa, la caja con boquillas es un regalo, pero si me permites el consejo, es mejor que te vayas comprando las boquillas sueltas a medida que veas que las necesitas. Muchas veces, tener 3 o 4 de tamaño grande acaban siendo más útiles que todo este batallón.

    En qué notas tú que te han salido malas las mangas? igual por ahí te puedo ayudar algo más.

    Gracias a ti :-)

    ResponderEliminar
  40. Hola Maduixa, gracias antes de nada! y decirte que me salio la masa fabulooooosa jajajjaja, la mejor shoux que he probado, ademas se agradecen los detalles que das para asegurar que la masa quede perfecta, eso es quizas lo mas importante que nadie esplica, pues al ponerle crema revento la manga jajjajaja, ahora tengo otra de IRIS que funciona bien, pero tiene 4 boquillas pero ninguna grande, compro mucho en ebay y he visto de la marca que nombras "wilson" las mangas desechables y boquillas, tambien he visto esa cajita de boquillas alli, me podrias decir los números de las boquillas grandes que me aconsejas? quiero comprarme media docena para hacer mis pasteles. A la hora de hacer por ejemplo lionesas de palo no las puedo hacer porque no tengo boquillas, gracias maduixa.

    ResponderEliminar
  41. Roser, ahora te he entendido mejor. No te compres esos kits de manga con 4-6 boquillas, a veces ninguno de ellos vale para nada. En mi opinión, lo ideal son las mangas desechables y tener una colección de como mucho 10 boquillas, 4 o 5 regulares y el resto grandes.

    Cuales? pues eso tendrás que decidirlo tú en función de los trabajos que más te guste realizar, pero a groso modo, creo que la 1M (gran estrella abierta de wilton) es imprescindible para decoración. Te iría también muy bien para los palos o eclairs, aunque puedes hacerlos con la misma manga y un corte recto, eso no es problema. Fíjate como he hecho yo las lionesas y la corona, solo con la manga.

    También me resulta muy útil la 403, para hacer ondas grandes, la 127D, si te gusta hacer rosas o la 789 para aplicar capas rápidas o hacer enrejados grandes. Pero todo esto te irá surgiendo con la práctica y tú misma verás lo que necesitas para lo que haces. Ve a la web de wilton, allí verás un montón y como se usan, y aunque te compres otras marcas de boquillas, te darán buenas ideas.

    Me alegro que todo lo que me enrollo en mis entradas te haya servido para que te saliera la pasta choux perfecta. Pero no es que nadie quiera contar sus secretos, es que lleva muchísimo tiempo y esfuerzo hacerlo y es normal que no todo el mundo pueda estar por esa labor. :-)

    ResponderEliminar
  42. Hola Maduixa, te agradezco mucho las molestias en esplicarmelo todo bien, pero no entiendo para que sirben las ondas....la estrella 1 M genial, entiendo que sirbe para hacer lionesas, incluso para rellenarlas (creo) comprare las que me dices...algun lisa para hacer lionesas redonditas? y tambien comprare las mangas desechables, gracias!

    ResponderEliminar
  43. Me podrias esplicar bien para que sirben las boquillas 403, 127d y 789 las he visto y no me imagino que se puede hacer con ellas, gracias.

    Tambien he visto estas chulas:

    1M, 2D, 4B, 1A, 8B, 16, 18, 133, 31, 32, 21, 22, 108, tu la usaste para la trufa y 199.

    he visto que dicen open star y close star jeje tambien hay para hojas y flores no? ya que me compro me pillo una cuantas que tengo que pagar los gatos de envio que lo envian desde estados unidos.

    Despues hay para apretar las boquillas de 2 tamaños...y para taparlas eso sirbe para que no se salga la crema etc no? y un estante para aguantarlas de pie....cuantas cosas! jajajjaja

    ResponderEliminar
  44. El meu marit ha fet ja dues Paris-Brest i per coses de la vida aquest estiu no ha pogut fer la tercera..però d'aquí 4 anys hi serem segur amb més representació catalana! i anant a la recepta..no la coneixíem! l'haurem de preparar i mentres la saboregem mirarem les fotografies de la última Paris-Brest.

    ResponderEliminar
  45. Hola,Maduixa!Acabo de comerme un buen trozo de tarta de chocolate que hice ayer!Y te digo esto,porque,para rellenar el biscocho,hice esta crema,con la que has rellenado tu, este fabuloso paris-brest.Me ha encantado,ha salido con la textura de un/a mousse y delicioso!Tambien,muy facil de hacer,debito a tus,tan claras explicaciones.La proxima vez que haré pasta choux,repetiré esta maravillosa crema! Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! muchas gracias! me alegra mucho que te haya gustado y que te haya resultado sencilla. Molts petons!

      Eliminar
  46. Hola Maduixa

    Me ha encantado esta receta, y tenía pensado hacerla para el día del padre... si tengo tiempo :-) tiene una pinta estupenda.
    Si no es mucha molestia, me gustaría que me dieras algunas indicaciones para hacerla con la cooking chef, la tengo desde hace poco tiempo y aunque ya me hago una idea de como adaptar las recetas al robot, agradería mucho que una experta como tú como dijera como manejarla para esta receta.

    Muchas gracias, y enhorabuena por este blog tan estupendo, es genial.

    Saludos
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, no sé si será muy útil aquí la cooking chef. Para hacer el praline es mejor que utilices una sartén con teflón o antiadherente, pues en la olla seguramente te costaría más de limpiar que lo que te has ahorrado. Para la pasta choux, yo te recomendaría que la hicieras a mano, pues es un momento pero debes controlarla muy bien, secarla manualmente, al fuego, y repito, no sé si valdrá la pena que lo hagas en la kenwood. Puedes intentarlo, no obstante, y para ello haz lo mismo que si se tratara de un cazo. Simple y llanamente.

      En cuanto a montar la crema o cremas que utilices sí que te vendrá muy bien, pues aquí podrás aprovechar su potencia de batido.

      verás, la cooking chef es una ayuda fantástica para la cocina, y si sabes cocinar le sacarás un partido estupendo. Pero ella por sí sola no cocina. Quiero decir con esto que no puedes poner los ingredientes y que te haga la pasta choux ella sola, debes hacerlo tú ayudándote de sus tremendas posibilidades.

      Te paso un link hacia la web británica de la kenwood, a lo mejor no te vale para la pasta choux, pero allí encontrarás muchísimas recetas cocinadas íntegramente en ella, que te orientarán y te familiarizarán con el uso de la máquina.

      http://www.kenwoodworld.com/uk/kenwoodCookingChef/Home1/

      ve al menú "recipes" y disfruta :-)

      gracias a ti.

      Eliminar
    2. Hola Maduixa

      Ayer hice las lionesas y el Paris brest, y si que es cierto que para el praliné no utilicé la cooking chef, y para secar la pasta aunque la utilicé la tuve muchísimo tiempo secando, a fuego suave y removiendo con el gancho de amasar, no sé si le puse poca temperatura, porque tardé mucho en decidirme a dejarla enfriar antes de poner el huevo. Después seguí usándola para incorporar el huevo, y como bien dices para montar la crema. Salió delicioso. Es una receta estupenda, la pasta choux sale genial.

      Gracias por el enlace, seguro que aprendo muchísimo.

      Saludos

      Eliminar
    3. Me alegra mucho, Eva!

      Cuando te di el enlace me fijé que había una receta de lionesas o petit choux, pero la hacen sin secar, tal cual, y yo prefiero secarla muy bien para obtener el mejor resultado posible. Te comento un par de cosas por si te sirven parea otra vez.

      Si quieres usa la kenwood para prepararla y cuando esté, antes de poner los huevos, pásala a un cazo y sécala bien. Esto lo harás mucho más rápido (y seguramente mejor) en un cazo que si lo dejas en la máquina. Luego, si quieres, lo devuelves para que junte la masa con los huevos.

      De todas maneras, yo te recomendaría que para otra vez uses el accesorio para cocinar, la batidora flexible, para asegurarte que no se te pega a la olla. Luego, para integrar bien los huevos, puede usar la batidora K, es la más apropiada. El gancho de amasar es más adecuado para otro tipo de masas, como panes.

      Te cuento lo que hago para enfriar. Si sacas la olla y la dejas sobre una superficie fría, como el mármol, se enfriará antes que si la dejas en la máquina. Luego la vuelves a colocar y continúas.

      La web francesa también tiene recetas, ve a echarle un vistazo que te gustará.

      Gracias a ti. :-)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba