lunes, enero 18

Macetohuerto. Lechugas, cebollas y canónigos "frescos" :-)




La verdad es que nunca estas hortalizas han estado tan  "frescas" como ocho días atrás. :-)

Ya sabeis que en la cuestion huertera somos más bien novatos y es por esa razón que hasta ahora no nos hemos planteado el cultivo de invierno en serio, quitando cuatro tonterías. En otoño, bastante avanzado por cierto, quitamos toda la producción pimentera, los tomates, los calabacines y en general todo aquello que requiere temperaturas más bien moderadas-altas para producir.

Este año lo hemos sustituido por cebollas de primavera, canónigos, alguna col y como siempre la lechuga de invierno. Pero ese fin de semana pasado, cuando ví por la ventana lo que había caído, bajé corriendo a ver como estaban mis queridísimos canónigos, desenterré, palpé, observé, soplé :-) ...y pude comprobar que estaban tiesos y saludables, así que me fui a por la cámara y más tranquila hice un par de fotos que os enseño a continuación.




Es el primer año que los tengo. Me paracen realmente sabrosos y pocas son las ensaladas en las que no se los añado. Tanto solos como acompañados de alguna variedad de lechuga. No recuerdo donde leí que ha sido consumida durante siglos en Europa, de donde es originaria, cuando aún no se habían sofisticado los cultivos dando como resultado las lechugas resistentes al frío de hoy en día. Por lo tanto, ha sido considerada siempre la lechuga de invierno. Parece ser que perdió popularidad precisamente por el consumo generalizado de estas lechugas, y como otras muchas cosas, lo que antes era una necesidad ahora parece haberse convertido en una especie de delicatessen, volviendo a estar en boga en las cocinas europeas.

Su nombre científico, o en latín, es valerianella locusta. Es comunmente conocida bajo el nombre de canónigo(s) debido al hecho de que, principalmente, era cultivada en los monasterios. También en algunos lugares la llaman hierba de los canónigos o lechuga de campo, porque es muy común verla crecer de manera silvestre en las zonas más frías de nuestro continente. 

Podemos cultivarla perfectamente en nuestras casas, mediante semillas, cuando el calor del verano empieza a suavizarse. Para ello podeis, logicamente, comprarlas o bien esperar a que florezca con la llegada de los primeros calores. En ese momento se secan y guardan las semillas y se espera a que, otra vez, pase el calor intenso del verano para sembrarla.  No obstante, si os inclinais por esta opción, debereis hidratar primero las semillas para facilitar la germinación, que sería, si no lo hicieramos así, algo más dificultosa de lo normal.

Hay una manera muy sencilla de hacerse con estas plantas si queréis empezar a cultivarlas, sin esperar las semillas.  Debéis seleccionar, de las que hayáis comprado para una ensalada, aquellas que presenten todavía raices. Las limpiais bien y las plantais. Vereis como enraizan rápidamente y se van extendiendo. También las he visto en tiestecitos, en lugares especializados o en grandes superficies.

En principio es una planta muy fuerte que vivirá con muy pocos cuidados. Debereis procurarle un lugar fresquito y húmedo, o al menos que no sufra sequía, para que crezca feliz. Recordad sobretodo que no es amante del calor.

Hay algo importante que debeis saber respecto a los canónigos, si no lo sabeis aún. Actúa eficazmente como diurético, laxante y depurativo, pero además es conocido por ser depresor o inhibidor de la libido, vamos, que hay que acompañarlos de media docenita de ostras para compensar :-)


Una vez hube comprobado que estaban en buenas condiciones puse el tiesto con canónigos en la terraza de la cocina, lo más cerquita posible de la casa y debajo de un pequeño porche, para protegerlos. Espero que esto sea suficiente porque, por mucha planta de invierno que sea, me da no sé qué tenerlos bajo tanta nieve y tanta helada.

Los esquejes que tenía allí de aloe vera fueron directamente al interior de casa, porque si no soportan el frío, menos las heladas. No es que cocine con el Aloe :-) (que podría, pero mi vanguardismo en la cocina no llega a esos extremos) pero es lo primero que utilizo, después del agua fría, cuando me quemo con aceite en la cocina. Cosa que suele pasarme más amenudo de lo que procuro.

Qué os voy a contar del Aloe Vera que no sepais ya, además es una planta super fácil de reproducir. La planta madre se expande con pequeños esquejes que aparecen de sus raíces, de tal manera que, cuando alcanzan un tamaño suficiente, puedes cogerlos con cuidado y trasplantarlos para que se convierta en una planta madura.

Bueno, sí, hay algo que quizás sea interesante comentar y que yo descubrí navegando, aunque no haya probado. Si queréis cocinar con ellos, aunque sea un simple brebaje o aliño, leí que podeis quitarle gran parte de su amargo sabor dejándlos en remojo, en agua salada y hielos, por un periodo no inferior a 12 horas.  El agua salada le quita el amargor y el hielo ayuda a que conserve prácticamente intactas sus propiedades. Si alguien lo prueba que lo comente.


Este año hemos plantado cebollitas de primavera (con esa denominación nos las vendieron, otra cosa es que se llamen así) a tutti plen. Allí donde en verano hemos tenido tomates y pimientos lo hemos sustituido por esta cebolla que, se supone, será una cebolleta tierna en apenas un par de meses. Compramos unas 200 unidades, que vienen en manojos de tres en tres.

Como es la primera vez que las cultivamos no puedo deciros más que, si son como las que planta un vecino en su huerta, salen sabrosísimas tanto para comer en crudo como salteadas. Apenas desperdicio la punta, y solo si está seca,  y es que son muy tiernas y de sabor muy suave.

El sábado anterior, hizo un día extraño, nevaba y a ratos salía el sol, sin embargo la noche del sábado al domingo siguió nevando, con más fuerza aún, y el domingo por la mañana ya sí que no tuvimos más remedio que cortar las lechugas y "pa" la nevera. :-)



Hacía tanto frío que no salí ni para hacer la foto, pero eso de ahí, debajo de la red camuflada de nieve, se supone que son las lechugas... :-)

No duró demasiado esta nevada, apenas tuvimos nieve hasta el martes, en tejados y rincones cara norte, y el miércoles ya estaba lloviendo. Sin embargo empieza a ser una costumbre y llevamos 3 o 4 años que, una semana u otra de invierno, nieva y bastante para ser que estamos a pie de mar.

Tenía intención de subir esta entrada antes, pero me he liado y he querido subir primero una receta de pasta casera, a modo de técnica, que me dará el pie para publicar la próxima que versará sobre pasta también. Con ella me gustaría participar en el HEMC de este mes y me quedan pocos días. Así que la ensalada que nos zampamos con estas lechugas la publicaré la semana que viene. Un proceso crio-informático me permitirá traeros la receta, fresquita fresquita, en 7 días. :-)))

25 comentaris:

  1. Mira, yo creo que en tu paquete que me vas a hacer con los excedentes de tu casa ¿no quedamos en eso? méteme tb unos productosde estos de tu huerta. Donde hay confianza!!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja

    No te digo!, si al final voy a tener que hacerte un paquetito jajajjaa

    un beso, preciosa. :-)

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia me das con el huerto, a ver si me pongo este año y planto algo. Pero es que me echa pá trás eso de que los canónigos sean depresores de la libido... jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Ni que lo digas, Miriam, a mi eso me tiene mosca así que, por si las "flies", los acompaño con langostinos jajajaaa... de momento, de gota, "ná de ná" :-))

    Te animo a que lo pruebes, lo del macetohuerto, no sabes cuantas satisfacciones da.

    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Chica , no entiendo nada de huertos ...y menos cuando estan asi de helados.
    No lo mata todo la nieve,??

    ResponderEliminar
  6. Hola Dolors! :-)

    que va, hay muchas hortalizas resistentes al frío y que se siembran al finales de verano para recolectar en invierno o primavera.

    De hecho, seguro que sabes que una buena col necesita, al menos, una helada. :-)

    Las lechugas son de raza de invierno, aguantan bien los fríos, pero como cuento en la entrada, no resistirían varios días bajo la nieve. Al menos las mías, así que estuvimos cenamos una buena ensalada unos cuantos días. Las cebollas que comes en primavera, los guisantes, las habas, las alcachofas, acelgas, espinacas...etc son cultivos de invierno.

    un petó.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba