martes, diciembre 15

Turrón de trufa, almendras y avellanas, al Cognac






Mi madre me ha contado muchas veces que, cuando era pequeña, esperaban el día de Navidad con una ilusión tremenda. No porque viniera Santa Claus, o Papá Noël, sino  porque era el día que "cagaba el tió". El "tió" no es más que un tronco. El mismo que se quemaba en los hogares, proporcionando algo tan importante como luz y calor, antes de que existiera la electricidad. El día de Navidad, tradicionalmente en Catalunya y de manera simbólica, se le pedía al "tió" que ofreciera otro tipo de bienes, casi tan preciados, como dulces y turrones.

En las ciudades catalanas, y con el transcurso de los tiempos, se ha mantenido esta tradición. Mi madre, como todos los niños, disponía un tronco en el centro de la estancia principal,  con un palito golpeaba una vez el tronco y se alejaba de la habitación, seguida del resto de la familia como si de una conga se tratara, dando brincos y cantando bien fuerte:


Caga tió, Caga torró!
d'avellanes i pinyons,
No caguis arangades
que són molt salades,
tant si cagues com si no
et donaré un cop de bastó.
Caga tió!

 Cuando acababa de cantar ya estaba de regreso y encontraba siempre algún turrón o dulce junto al tronco (y algún que otro regalo, que el último de la fila se encargaba de colocar). Volvían a empezar y así hasta agotar las existencias. Sobra decir que, el tronco, daba tantos dulces como hubiera en la casa y los niños no querían ni entendían que hubiera que dejar de intentarlo. :-)

Hoy en día la tradición se mantiene, pero como podéis comprobar en la foto, mi tió, no tiene el aspecto espartano que tenía, seguramente, el de mis padres. Además, los nuestros no dan turrones ya sino regalos. Aunque seguimos la tradición, colocamos el tió bajo el árbol de navidad junto a todos los regalos, porque también hemos globalizado la fiesta adoptando a todos los gorditos, vestidos de rojo, conocidos. :-)
En Euskadi hay otra bonita y antigua tradición, que hace las funciones de Papá Noël, que algún día os contaré.

Para que lo pongáis en vuestro "tió", hoy os he traído un turrón de trufa que hará las delicias tanto de pequeños como de mayores.


Ingredientes:

Para el relleno de trufa:
  • 250gr. de chocolate para postres.
  • 100ml. de nata líquida (35% M.G.)
  • 75gr. de azúcar
  • 50gr. de mantequilla
  • 50gr. avellanas (tostadas)
  • 50gr. almendras (tostadas)
  • 2 cucharadas de Cognac (o el licor que más os guste)
Para la cobertura de chocolate:

  • 100gr. de chocolate de cobertura.

En primer lugar voy a enseñaros como apañar, de manera casera y económica, un recipiente a modo de molde para el turrón. Si es que carecéis de otro molde más adecuado.


Quitadle, a un brick de leche, la parte plástica que hace las funciones de tapón. Aprovechando ese hueco, insertad unas tijeras y empezad a cortar, procurando, en la medida de lo posible, que el corte mantenga una equidistancia con el borde.

Este brick en concreto, de esta marca de leche, es de los más altos y estrechos  y  tiene practicamente el mismo tamaño que una barra de turrón. Algunos brick de caldo preparado también tienen este tamaño.




Lavad y secad bien ambas partes.
















Derretid el chocolate de cobertura y volcadlo en el recipiente de mayor capacidad. Pintad parte de las paredes, procurando que quede bien cubierto.

No os preocupe el grosor o la poca uniformidad, por fuera, el turrón, nos quedará inmaculado. Y recordad que éste es un turrón casero.

Dejad enfriar totalmente. Podéis dejarlo en la nevera en cuanto alcance la temperatura ambiente.




Preparad el resto de ingredientes para la trufa. Los frutos secos, si son tostados mejor, si no lo son, tostadlos por unos minutos al grill de vuestro horno.

Podéis picar los frutos secos a vuestro gusto, a mi personalmente me gustan enteros y así los pongo.









Poned al fuego, la nata, el azúcar y la mantequilla. En cuanto alcance el punto de ebullición, y los ingredientes estén bien disueltos, retirad del fuego e incorporad el chocolate troceado.

Removed bien hasta que el chocolate adquiera una textura cremosa y muy brillante. En ese momento añadiremos el Cognac. Si los niños van a comer de este turrón, añadidlo mientras hierve la nata y dejad que pierda todo el alcohol.








Una vez disuelto el Cognac, incorporad los frutos secos integrándolos con la ayuda de un palo o cubierto de madera.

Veréis que se emulsiona todo muy fácilmente.










Verted la mezcla de trufa y frutos secos sobre el chocolate de cobertura que  debe estar completamente frío y solidificado. Si es necesario aplanad un poquito la mezcla para que quede bien repartida y, a la vez, no queden huecos. Sobretodo, en las esquinas.

Tapad con la parte menos profunda que hemos recortado del brick. Presionad un poquito los laterales entre dos superficies o cantos planos, con la intención de ejercer la presión justa para que el brick no pierda su forma. No es del todo necesario, pero así nos aseguramos que, después, el turrón, no tendrá forma abombada. Dejad enfriar completamente hasta el día siguiente, o hasta que se solidifique.


El material interno del brick actuará como una superficie deslizante que os permitirá desmoldarlo sin ningún esfuerzo, y lo que es más importante, sin romper o deteriorar la capa de cobertura.
Colocad un plato, boca abajo, sobre el turrón y proceded a darle la vuelta. Acabando de quitar el envase de manera delicada.
Observareis que la parte inferior del turrón se mantiene rugosa apreciándose los frutos secos, mientras que la parte superior, queda lisa y perfecta gracias a la cobertura.

Ya está listo para ser degustado.




Se mantiene perfectamente a temperatura ambiente, pero os aconsejo que lo guardéis en la nevera, mientras no lo consumáis, porque contiene nata. Tampoco lo dejéis para después de Reyes, aunque casi estoy segura de que no llegaría... ;-) Con estas cantidades podréis hacer una barra hermosa, como he hecho yo, o dos más finas.

Os aseguro que el sabor es insuperable, comparado, por supuesto, con los turrones comerciales que se publicitan en televisión. Más de uno dirá "esto no es turrón" y tendrá toda la razón del mundo pero, hoy en día, se ha sofisticado tanto el mercado que se pueden encontrar hasta turrones salados, así que yo lo hago de mi sabor preferido. Ya sabeis que no pretendo dar recetas magistrales, entre otras cosas porque no las tengo, ni lo pretendo, pero esta es mi manera de hacer un turrón casero, el turrón que más nos gusta. Espero que si os decidís a probarlo sea ya para siempre. :-)



21 comentaris:

  1. Si,si,si...me lo pido.
    Me vais a matar entre todas. Me voy a pasar los fines de semana haciendo turrones,polvorones,roscos,hojaldrinas.
    Vamos,menudo paso a paso,si no nos sale es que ya somos torpes,torpes.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Su y Lur. Por estar ahí, por tomaros el tiempo de leerme y además dejar vuestros comentarios.

    Lur, en serio, pruebalo, está "impechonante" :-)

    Un besazo, para las dos.

    ResponderEliminar
  3. Caram , quin torró, semble de profesional !!!!

    Les tallarines , no se d´on est , però n´hi han aquí i n´hi han a fora i el nord també. Un altre nom pot ser coquines,,??
    Abans n´hi havien moltes més qu´ara.
    Fins aviat

    ResponderEliminar
  4. Moltíssimes gràcies Dolors.

    Soc de Barcelona, però ara soc a un poblet costener prop de Donostia, hi ha molt de peix i molt maco però, amb els noms, no n'encerto ni una :-)

    No sé pas si s'en diran coquines, li he dit al meu marit i diu que no ho coneix, però, com que aquí no n'havia vist mai, he pensat que només es feien a la costa mediterrània.

    ResponderEliminar
  5. Holaaa!!! no saps com m´ha agradat el teu bloc!! i aquesta recepta de turró ja l´he apuntat, ha de ser boníssimaaaaa...un petonet

    ResponderEliminar
  6. Hola Mª Jose!

    moltes gràcies per la teva visita i el teu comentari tan encoratjador.

    Sí que n'és de bo aquest torró. A mi és que m'agrada molt la trufa i està per llepar-se'n els dits. :-)

    apunta't tot el que vulguis que per això és. Sigues molt benvinguda, maca.

    un altre petó per a tu.

    ResponderEliminar
  7. He descobert el teu bloc, i a banda que m'encanta, m'her decidit a fer el torró de trufa, però com que soc "novatilla" tinc un dubte. Quan dius nata liquida, et refereixes a nata per muntar o a nata liquida per cuinar?
    Moltes gràcies!!
    Mireia

    ResponderEliminar
  8. Hola Mireia, no t'amoïnis si no ho saps, que tots aprenem :-)

    Això es mira sempre pel índex de matèria grassa (M. G.). Quan la nata te un percentatge del 35% de greix (matèria grassa) vol dir que és nata adequada per a muntar. Quan té un 15% - 18%, a les hores, és més lleugera i és nata ideal per a cuinar.

    En aquest cas es del 35%, per tant, has de fer servir nata per a muntar.

    De res bonica, Bon Nadal :-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 
Ir Arriba